pacto de la casa amarilla