Dolarización llega al sector asegurador: conozca qué cubre una póliza de salud en divisas

// Por: Reymar Reyes Moncayo

Dolarización llega al sector asegurador: conozca qué cubre una póliza de salud en divisas


A pesar de que el sector asegurador en Venezuela ha perdido cerca del 50% de su cartera de clientes en los últimos tres años, según informó la Cámara de Aseguradores de Venezuela, en 2019 se popularizó la oferta de pólizas en dólares que pareciera devolverle el atractivo a estos servicios previsionales dentro de Venezuela. 

Informa Jorge Michael —corredor de seguros con más de 20 años de experiencia—, a Banca y Negocios, que las pólizas en dólares que se ofrecen en el mercado asegurador venezolano, de acuerdo con la propuesta de valor de cada compañía, tienen niveles de cobertura que van entre 10.000 y 200.000 dólares por patología como suma tope, según  la edad del asegurado y su capacidad de pago.

Mientras que según la Encuesta Nacional de Salarios, un acto médico básico en una clínica cuesta, aproximadamente, entre 3.500 a 5.000 dólares.

Por su parte, fuentes vinculadas al sector agregan que una hospitalización sin cirugía podría costar entre 100 y hasta más de 200 millones de bolívares, que equivalen a entre 1.000 y 2.000 dólares por día. 

Un asegurado de bajo riesgo como una persona de entre 20 y 29 años podría adquirir una de estas pólizas por una prima de entre 200 y 450 dólares anuales. No obstante, las empresas aún mantienen pólizas de seguro en bolívares para quienes así lo prefieran.

Pero estos servicios no son accesibles para la mayoría de la población, afectada por el recrudecimiento de la crisis económica y el deterioro de la salud pública en el país, de modo que solo los que obtienen ingresos elevados en divisas, para los estándares de un mercado laboral lastrado por la hiperinflación, podrían esquivar esta dificultad.

En medio de la crisis inflacionaria más aguda del mundo en la actualidad, las pólizas de seguros de salud, vehículos y resguardo del patrimonio que se ofrecían en bolívares Venezuela perdieron prácticamente todo su atractivo, debido a que cualquier monto asegurado en bolívares quedaba rápidamente y casi totalmente erosionado en su capacidad de cobertura de contingencias de salud o patrimoniales, al poco tiempo de ser acordado, por lo que el uso de las divisas como refugio ha sido uno de los paliativos más significativos para oxigenar la actividad económica dentro del país.

Así, cada vez son más las empresas que ofrecen la cobertura de sus pólizas en moneda extranjera y, de cara al público, se han desdibujado los baremos de costos de los servicios médicos que tradicionalmente se empleaban para mantenerse al tanto de los costos, dependiendo de la emergencia.

Las clínicas y las aseguradoras aliadas acuerdan convenios para «garantizarle al contratante que, hasta la suma asegurada, va a estar cubierto y no tendrá que desembolsar más dinero», aclara Michael.

No obstante, agrega Michael, las sumas aseguradas en divisas se comportan como una referencia, pues los servicios clínicos se cotizan en dólares, pero siguen facturándose en bolívares.

Además, algunas empresas ofrecen la oportunidad de convertir una póliza en bolívares en una póliza en dólares, gozando de la continuidad de cobertura. Para este proceso, que es opcional, se considera la suma asegurada que el cliente tiene en bolívares, la edad del asegurado y la antigüedad de la póliza.

– Algunas condiciones aplican –

Sobre el supuesto atractivo que han cobrado los seguros médicos en dolares, se debe agregar que, a pesar de que el servicio ofrezca la cobertura de la suma asegurada por cada patología que enfrente el contratante durante el año de su póliza, esto está sujeto a ciertas condiciones.

Los accidentes y las enfermedades de origen infeccioso tendrán cobertura inmediata, pero hay enfermedades para las que se aplica un plazo de espera de entre tres y nueve meses.

En la cobertura inmediata se incluye a la fiebre reumática, apendicitis, bronquitis, gastroenteritis, abscesos adoniditis, vértigo o laberintitis, admigdalitis, otitis, trastornos de la laringe, dengue, malaria, meningo-encefalitis, neumonia, pielonefritis, así como los gastos ocasionados por las siguientes enfermedades virales: parotiditis, rubéola, sarampión y varicela.

Se establece un plazo de espera de nueve meses para la cobertura de la póliza para enfermedades como adenoiditis no infecciosa, cefaleas vasculares (migraña), hemorroides, hicrocele, incontinencia urinaria otitis no infecciosa, trastornos de laringe, trastornos de piel y anexos, tumores de piel y del tejido celular subcutáneo y Virus de Papiloma Humano (VPH).

También aplican plazos de espera para intervenciones quirúrgicas por obesidad mórbida y las enfermedades del aparato reproductor femenino que requieran intervención quirúrgica.

Por su parte, se establece una plazo de tres meses para cualquier otra alteración de salud del asegurado, siempre que no esté excluida temporalmente  en las condiciones anteriores.

– Balances financieros –

La dolarización llegó al sector asegurador y, según fuentes del sector, se ha convertido en la moneda de referencia para 100% de las operaciones, aún cuando los reportes y algunos productos se sigan registrando en bolívares.

En términos de dólares, el total de primas cobradas a noviembre de 2019 -el registro más reciente disponible en la Sudeaseg- del sector se ubicó en 99,2 millones de dólares al cambio oficial del referido período, mientras que al mismo mes de 2015 el primaje era de US$362,3 millones. En 1998, el sector asegurador facturaba sobre US$2.000 millones.

Te podría interesar también