Banca y Negocios Informe Privado
16/11/2022 03:47 PM
| Por Alejandro Ramírez Morón

#Exclusivo | Bonos de PDVSA se cotizan a 3% de su valor: El demonio de la deuda externa está al acecho

La deuda externa en default representa una pesada carga. Venezuela tiene pocos activos liquidables para asegurar una deuda en bonos de US$80.000 millones más los pasivos derivados de 59 demandas de arbitraje, de las que se han perdido 22… por ahora.

#Exclusivo | Bonos de PDVSA se cotizan a 3% de su valor: El demonio de la deuda externa está al acecho

Al parecer, los bonos de la deuda pública de Venezuela (PDVSA-República) han comenzado a despertar cierto interés en los inversionistas. ¿La razón? Un posible armisticio entre EEUU y Venezuela. Parece inminente la reanudación de los diálogos en México, y analistas al tanto intuyen que el gigante del norte podría proceder con una flexibilización de sanciones.

Gobierno y oposición se reunieron en Paris recientemente, como un previo, bajo la mirada atenta del presidente Emmanuel Macron. Banca y Negocios conversó en exclusiva con varios expertos para poner la lupa sobre este tema.

Alejandro Grisanti tiene un Ph.D. en Economía otorgado por la Universidad de Pensilvania. También ostenta una maestría en Economía, summa cum laude, en el Economic Institute en Boulder. Es economista egresado de la Universidad Católica Andrés Bello e Ingeniero en Computación de la Universidad Simón Bolívar.

El analista comienza por recordar que ambas deudas, PDVSA y República, están en default. Pero, además, “los fondos de inversión internacionales tienen prohibición de incrementar sus posiciones en deuda local”, rompe el celofán.

Una deuda sin liquidez

Grisanti explica que eso hace que sea una deuda sin ninguna liquidez, con precios “irrisoriamente bajos”. La deuda global de Venezuela se puede comprar a 7 y 8% de su valor efectivo. Y la deuda de PDVSA entre 2 y 3%.

NOTICIA RELACIONADA: #Exclusivo | ¿Por qué montar restaurantes es el negocio de moda? Estas son las claves del «boom» gastronómico

Dice que mucha gente le pregunta si debe comprar o vender deuda. Pondera que es un issue que no debe ser para los tenedores al detal, sino para los grades tenedores de deuda, que puedan litigar con la República.

“Nosotros en Ecoanalítica recomendamos a los que tienen deuda al detal no vender ni comprar a estos precios. No vemos ninguna posibilidad en el futuro cercano de que Nicolás Maduro pueda entrar en una renegociación de la deuda, y que se puedan reestructurar las deudas tanto de Venezuela, como de PDVSA”, se va por la libre.

Alejandro Grisanti deuda externa

Alejandro Grisanti: “Venezuela no tiene manera ahora, además de que está sancionada, de salir a reestructurar su deuda porque no tiene activos que ofrecer».

¿Por qué Venezuela y PDVSA no pueden reestructurar sus deudas? Por la situación tan precaria de las cuentas externas. “Venezuela no tiene manera ahora, además de que está sancionada, de salir a reestructurar su deuda porque no tiene activos que ofrecer. Los bonistas aceptan siempre a cambio de una reducción de capital o intereses. Para eso hay que tener no solo voluntad de pago, sino capacidad de pago”.

Recuperación con «techo bajo»

Alejandro Grisanti dice que el proceso de recuperación de Venezuela tendrá un techo bajo, porque no vendrá acompañado por financiamiento. “La posibilidad de que eliminen sanciones, tiene limitantes”, afirma.

Luego está el tema de los activos: los dos que están más cerca de poder tomar activos son Crystalex y Conoco Phillips. Están intentando demandar y forzar la venta de Citgo para poder recuperar sus recursos, pero no lo van a poder hacer mientras estemos sancionados. “Pensamos que se va a tardar porque no le van a dar licencia a los acreedores”.

La experiencia de Argentina demuestra que los acreedores van a buscar todos los medios de litigio, y pueden hacer mucho daño. En el caso de la nación sureña hubo incluso embargo de valijas diplomáticas. “Los acreedores van a hacer todo lo posible por cobrar su deuda”, enfatiza.

Un monto muy grueso

En su trinchera, Ramón Escovar Alvarado y Andrés Carrasquero son socios, abogados ambos, y forman parte de un equipo que evalúa el problema de la deuda externa en CEDICE Libertad. Ambos ofrecieron sus puntos de vista. El proyecto de CEDICE parte de la base que la deuda es el problema más grande que tiene el país, porque trasciende lo político. Es una cruda realidad, esté quien esté en la silla caliente.

NOTICIA RELACIONADA: #Indicadores | Sudeban reporta aceleración de créditos agrícolas y comerciales en octubre

Abre el contrapunto Andrés Carrasquero. “La deuda está en default desde noviembre de 2017, cuando el gobierno anunció la renegociación, y dejó de pagar salvo el bono PDVSA 2020 que igualmente cayó en impago en 2019. Se trata de 25 ofertas públicas de bonos que fueron emitidas entre 1997 y 2016. A octubre de este año son 80 millardos de dólares en capital más los intereses el monto de la deuda”, roza un filo álgido.

Expone que la administración de Maduro ha tenido una vocería favorable a la renegociación de la deuda derivada de los bonos. En 2017 –echa la cinta atrás- vinieron varios tenedores de bonos a reunirse con Tarek El Aissami. Pero hay tres obstáculos: el problema político, cuando tanto EEUU como Reino Unido reconocen el interinato de Juan Guaidó; el segundo, la falta de inclusión del FMI y Banco Mundial, que “han mantenido una posición poco clara con respecto a Maduro”; y el tercer punto en contra son las sanciones.

Carrasquero indica que la deuda en default puede afectar los activos de Venezuela si los acreedores litigan y se emite una sentencia. Crystalex y Conoco Phillips, refrenda lo dicho por Grisanti, son los dos principales.

Desde 2018 –asevera- el país tiene 15 demandas en EEUU y una en Reino Unido. Cuatro de ellas cuentan con sentencia firme, por lo que pueden ser ejecutadas. Sólo se ha demandado un 2,3% de la deuda total de los bonos. Pero no todos los activos de Venezuela pueden ser ejecutados por un tribunal extranjero.

De hecho, los ejecutables son aquellos que tienen un destino netamente comercial. Por ejemplo, el oro que está en el Banco de Inglaterra no puede ser ejecutado porque tiene lo que se llama “inmunidad de ejecución”. No así las acciones de Citgo “que sí pueden ser ejecutadas porque tienen un destino comercial”, redondea.

Ramón Escovar y Andfrés Carrasquero CEDICE deuda

Ramón Escovar Alvarado y Andrés Carrasquero de Cedice califican a la deuda externa como el mayor problema financiero del país.

59 casos de arbitraje

En su lado del tablero, Ramón Escovar Alvarado aborda otros puntos cruciales del tema. “Los casos surgidos por arbitraje son 59. De los cuales, 22 han terminado con condena contra la República y PDVSA. Otros 15 casos que han sido desestimados por razones procedimentales, y 15 están todavía en curso. Hay 7 casos de acuerdo entre el inversionista y la República o PDVSA”.

Escovar explica que esta deuda por arbitraje –si bien no es la más grande- es la más urgente, porque todos los acreedores han comenzado un proceso arbitral de cobro, y varios de ellos están en ejecución forzosa. Venezuela –argumenta- si bien tiene las mayores reservas de crudo del mundo, no tiene muchos activos. ¿Quiénes van a cobrar primero? Los que están primeros en la fila, que son aquellos que están por arbitraje.

NOTICIA RELACIONADA: BCV no intervino en el mercado este #15Nov: Dólar paralelo ha subido 22% y el oficial 9,75% este mes

Relata que el equipo investigador de CEDICE ha tratado de separar la deuda total de los descuentos que se han dado por arbitraje.

Por ejemplo, si se toma el descuento de los casos que han terminado por condena, ese descuento es de 80%. “Lo que quiere decir que si Venezuela debe 100 va a terminar pagando 20, lo que se dice en cuanto a deuda de bonos es que ese descuento es de por lo menos 90%, y nadie quiere vender deuda venezolana. Pero sí puede ser una buena oportunidad de inversión, pero incluso para el propio Estado que puede pagar su deuda”.

Cuenta que no pagar la deuda tiene consecuencias sobre varias generaciones. Pero “hay esperanzas”, se lleva una mano al pecho. ¿Por qué? “No ha habido una tormenta de demandas. Lo que hemos visto es que los acreedores están dispuestos a reestructurar su deuda, y les conviene que Venezuela mejore”.

Tiene que haber consenso entre las partes. Se ha hablado de hacer un fondo de protección. “Sería similar a las órdenes ejecutivas del caso Irak, ya que hubo una protección internacional a los activos de ese país. Eso sería bueno para Venezuela. En el caso de Irak se creó un fideicomiso. Tanto Maduro como Delcy Rodríguez han hablado de este fondo, y también la AN de 2015, con la apertura de las multilaterales y la comunidad internacional”, dice Escovar León.

Pilar Navarro deuda externa

Pilar Navarro. «Hay que tener en cuenta que, dadas las sanciones y la imposibilidad de comprar y vender los bonos soberanos y de PDVSA en el mercado secundario estadounidense, hablamos de un mercado muy ilíquido»

Deuda poco sexy

Por su parte, Pilar Navarro es economista, y analista para Latinoamérica de la firma Medley Advisors. Le hicimos un par de preguntas, para rematar, partiendo de su especialidad.

-¿Vale la pena comprar deuda venezolana cuando está en default?

-Quizás para algún portfolio manager con apetito por el riesgo o que se especialice en distress debt sí considere invertir en deuda venezolana como una buena opción, mientras que otros fondos ni lo consideran y otros ya salieron de sus posiciones. Hay que tener en cuenta que, dadas las sanciones y la imposibilidad de comprar y vender los bonos soberanos y de PDVSA en el mercado secundario estadounidense, hablamos de un mercado muy ilíquido.

«Lo que como analista sí puedo decir es que los últimos acontecimientos apuntan a una mayor probabilidad de retomar las negociaciones entre el gobierno y la oposición, las cuales podrían llevar a un relajamiento de las sanciones petroleras, lo que podría traer una mejora en los precios de los bonos. Aun así, una reestructuración de la deuda la veo aún lejana», apunta Navarro.

-¿No es posible reestructurar la deuda?

-La condición previa principal para iniciar un proceso de restructuración de la deuda es resolver el problema del “doble gobierno” venezolano. Tenemos un gobierno que controla los flujos de caja del país y su territorio, pero que no es reconocido en Estados Unidos, y otro que es el gobierno interino, que si es reconocido en la principal jurisdicción internacional, pero que no tiene control efectivo sobre el país.

Puede leer más contenido interesante y exclusivo de Banca y Negocios en: Noticias sobre Finanzas / Economía Nacional


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo