Bonaire busca seguir los pasos de Curazao para vender petróleo venezolano

// Banca y Negocios / Foto: Reuters

Bonaire busca seguir los pasos de Curazao para vender petróleo venezolano



Otra isla holandesa del Caribe está compitiendo para salvaguardar y posiblemente vender petróleo venezolano antes de que se cierre el período de sanciones de Estados Unidos en diciembre. Se trata de Bonaire, que alberga la terminal petrolera de 10 millones de barriles de petróleo de la estatal venezolana Pdvsa, Bopec, uno de los pocos activos en el exterior que permanece en manos de la empresa con sede en Caracas.

Después de años de falta de mantenimiento en la terminal, el gobierno de la isla caribeña ordenó a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) vaciar los tanques y oleoductos en su terminal Bopec, debido a riesgos ambientales, antes del 1 de octubre.

El fuel oil con alto contenido de azufre se transferirá de cinco tanques a dos más grandes que serán certificados en septiembre por un contratista holandés a tiempo para cumplir con el plazo.

De acuerdo con la agencia especializada Argus Media, a medida que avanzan los preparativos para la transferencia obligatoria, Bopec busca seguir los pasos de Curazao, que vende combustible venezolano almacenado para pagar las deudas locales bajo los términos de una licencia especial de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Este mes se vendió un cargamento a Vitol y hay otra venta pendiente.

En una estrategia similar, Bopec está buscando el permiso del ILT para el uso único de un embarcadero para vender el combustible a fin de pagar las obligaciones laborales locales. La restauración de Bopec requiere reparaciones extensivas en los muelles, tuberías, tanques, equipos de extinción de incendios y sistemas eléctricos. Pero con mangueras flexibles y otros equipos, y el apoyo técnico del puerto de Rotterdam, el trabajo se puede realizar de manera segura, dice el funcionario de Bopec.

Las circunstancias de Bonaire son más complejas que las de Curazao, pues la infraestructura portuaria está en mejor forma. Pdvsa, un objetivo clave de las sanciones de Estados Unidos, todavía es dueño de Bopec, y Bopec retiene el título del petróleo. En el caso de Curazao, el título se transfirió a un corredor local después de que Pdvsa se retirara en diciembre de 2019 cuando expiró su refinería Isla y el arrendamiento de la terminal Bullen Bay.

Para complicar aún más el caso de Bonaire, está la adquisición relacionada con la deuda en marzo de 2020 por parte de RdK, propiedad del estado de Curazao, de las acciones de Propernyn, la subsidiaria holandesa de Pdvsa propietaria de Bopec.

La licencia Ofac de Bonaire también vence en diciembre, por lo que se está acabando el tiempo para abordar los engorrosos requisitos burocráticos y comercializar el petróleo, a menos que la OFAC otorgue una extensión de la licencia de seis meses, informó Argus.

Te podría interesar también