Venezolanos en el exilio abrazan a sus madres detrás de una pantalla

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Venezolanos en el exilio abrazan a sus madres detrás de una pantalla



Mujeres venezolanas afirman que el día de las madres, que se conmemora este domingo 10 de mayo, más que un día festivo, se ha convertido durante los últimos años en sinónimo de lucha y resistencia ante la crisis económica, social y cultural provocado por el gobierno de Nicolás Maduro. Muchas de ellas «hacen milagros» para sostener de alguna forma sus hogares.

Salir un día a buscar comida no es nada fácil, algunas son el sostén de sus casas ante el abandono de sus parejas y deben luchar por sus hijos en una nación donde conseguir tan solo harina de maíz resulta una tortura.

“Salir a comprar algo aquí en el país es casi que imposible si no tienes dólares, a veces les tengo que dar arepitas solas a mis hijos, yo soy una mujer guerrera y no le pido nada a nadie, pero no puedo negar que la estamos pasando mal por esta situación”, relató la señora Agustina Pérez, quien aclara de forma tajante que nunca fue seguidora del oficialismo.

Grecia Rondón contó a Sputnik que desde que fue madre, en estas fechas la pasaba con familiares, comiendo algo a la parrilla, con bebidas y música a todo volumen.

Sin embargo, asegura que no dejará pasar el día por «debajo de la mesa», y se reunirá con sus seres queridos, tomando las debidas precauciones que impone la pandemia del COVID-19.

«No se puede celebrar porque están prohibidas las multitudes de personas; sin embargo, creo que por ser venezolanos, y somos como somos, nos cuesta el distanciamiento social, así que creo que haremos alguna comida entre mi pequeño grupo familiar, tomando en cuenta las precauciones que se deben tomar como usar el tapabocas y lavarse las manos, al menos, cada 20 minutos», acotó esta mujer de 28 años, residente del estado Miranda (norte).

Por su parte, Beatriz Álvarez, quien asiste a una iglesia evangélica en el estado La Guaira (norte), donde todos los años era fijo que rindieran homenaje a las madres, lamentó que por primera vez en más de 30 años esta significativa celebración no se lleve a cabo.

«Este año no tendré la actividad especial para las madres que se hace el domingo en la iglesia como lo hacía años anteriores. Además, podía ir un rato a visitar a mi suegra y luego volver a casa a celebrar con mi mamá; este año no podremos ir debido a la cuarentena», acotó la mujer.

Cada segundo domingo de mayo, la tradición venezolana llevaba a todos sus ciudadanos a preparar sus mejores regalos, hacer un festín o tan solo reunirse a echar cuentos, era un momento sagrado que la familia entera disfrutaba con amor; reseñó LaPatilla.

Desde hace varios años todo esto cambió, y el exilio pasó hacer el gran protagonista, siendo a través de una pantalla la única forma de abrazar de forma imaginaria a sus seres más queridos.

“La única forma que tengo de saber de mi mamá es por videollamada, este régimen nos obligó a buscar una mejor vida, yo le dejé a mi hijo a mi mamá para poder ayudarlos, no es justo que sigamos padeciendo esta situación”, agregó Valentina Quintero desde España.

El dolor, las lágrimas y el acostumbrarse “al algún día toda esta historia acabará” figuran en las conversaciones de los que todavía aún suelen reunirse, deseando regresar a esos días en donde las discusiones eran tal vez el elegir que ingrediente de la mesa dejar fuera para satisfacer una tarde formidable.

– Celebración por videollamadas –

Las videollamadas tendrán un papel importante en esta celebración que busca rendir homenaje a las madres por su entrega y dedicación en la educación de sus hijos.

A Johanna Hernández le encanta recibir felicitaciones por el Día de las Madres, pues siente que es una forma de que su esposo e hijos le retribuyan su labor diaria.

Aunque al igual que muchas madres no podrá tener la celebración acostumbrada, este año le tocará festejar por medio de una videollamada.

«Vamos a estar en casa y tenemos planificado hacer un almuerzo especial; no vamos a poder salir ni visitar pero tenemos pensado hacer unas pequeñas videollamadas para poder sentir ese afecto que siempre hace falta en la familia. Este año va a ser imposible reunirnos pero con una llamada o mensaje uno puede sentir ese afecto», relató.

En la familia de Rocío Hernández hay cuatro madres y en vista de que todas están separadas y una vive en el exterior, dijo que celebrarán por videollamada.

«Este año creo que mi familia y las familias en general optarán por regalos más orgánicos, como un desayuno especial, algún postre y tiempo para compartir, puesto que las condiciones económicas no son las más óptimas y no podemos aglomerarnos todos en una misma casa por la cuarentena. Y por supuesto, las videollamadas para sentirnos cerca aunque estamos lejos», sostuvo.

En Venezuela rige una cuarentena nacional desde el pasado 16 de marzo, en la cual están prohibidas las aglomeraciones, las fiestas, y los restaurantes solo pueden vender la comida para llevar.

Los dos últimos fines de semana, el Gobierno ha flexibilizado la medida de cuarentena al permitir la salida de niños y adultos de 65 años y más para realizar actividades deportivas, cumpliendo con la medida de distanciamiento de dos metros entre personas y haciendo uso obligatorio del tapabocas.

Te podría interesar también