Termoeléctricas de Carabobo solo producen 17% de la electricidad requerida en la entidad

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Termoeléctricas de Carabobo solo producen 17% de la electricidad requerida en la entidad



Detrás de los cortes eléctricos que afectan a los carabobeños hay un problema estructural. De las seis termoeléctricas existentes en el estado, solo una genera electricidad: la planta Pedro Camejo, en Los Guayos, la cual aporta 100 megavatios de los 600 que en promedio requiere Carabobo actualmente. Esto representa una cobertura de solo 17% de la demanda interna.

Así lo informó en entrevista para El Carabobeño el vicepresidente del Colegio de Ingenieros de Carabobo, Nizar Richani, quien recordó que hace aproximadamente 15 años la demanda interna de la entidad carabobeña era de al menos mil 500 megavatios, de los cuales unos 700 correspondían al consumo de su otrora robusto y pujante parque industrial. Sin mayores inconvenientes, este requerimiento podía ser cubierto al 100% con generación interna, ya que solo Planta Centro generaba hasta dos mil megavatios.

El vicepresidente del gremio de ingenieros resaltó que, en total, Carabobo producía tres mil megavatios distribuidos entre Planta Centro, Pedro Camejo, Castillito y Planta del Este. Las últimas dos dependían de la empresa Electricidad de Valencia, posteriormente expropiada por el gobierno, y cubrían todo el circuito centro norte de la ciudad, así como también gran parte de la Zona Industrial de Valencia.

Se trata de un “sistema blindado” que contaba con la generación interna de las regiones, mediantes sus plantas termoeléctricas, más la energía suministrada por el Complejo Hidroeléctrico Simón Bolívar, más conocido como Hidroeléctrica de Guri, en Bolívar. Ambas formas de generación conectadas al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y al sistema interconectado, por lo que cuando una fallaba, la otra cubría la falla y viceversa.

Pero ese panorama cambió. Con el parque industrial prácticamente paralizado, la demanda interna pasó de mil 500 megavatios a 600, mientras que la generación registró una caída mucho más estrepitosa debido a la falta de reinversión de recursos y ausencia de mantenimiento: de los sólidos tres mil megavatios que generaba el estado, hoy solo produce 100.

El déficit reportado en Carabobo es cubierto por el ya colapsado SEN, que también debe enviar energía al resto de las regiones del país que se encuentran en las mismas condiciones, sin capacidad de producir su propia energía a través de las plantas termoeléctricas. “Es una situación crítica”, advirtió el especialista.

El servicio eléctrico es de suma importancia porque de él depende el funcionamiento de todo el sistema de distribución, tratamiento y potabilización del agua. Plantas como la Alejo Zuloaga, encargada de potabilizar el agua que es enviada a la Gran Valencia, requiere de electricidad para mantenerse operativa.

Además, debido a la aguda escasez de gas que se registra en el estado desde hace más de cinco meses, la electricidad se convirtió en una alternativa para los carabobeños para poder cocinar.

Puede leer la nota completa en El Carabobeño.

Te podría interesar también