“Si uno no sale todos los días, no come”: Miles se exponen al #Covid19 en gran mercado de Caracas

// Foto: Reuters

“Si uno no sale todos los días, no come”: Miles se exponen al #Covid19 en gran mercado de Caracas



Sin importar el miedo al coronavirus (Covid-19), cada día los comerciantes deben ir a vender sus productos en el mercado de alimentos más grande de Caracas, una zona afectada por contagios y donde se extreman las medidas para evitar un cierre.

Tres días a la semana, menos que los seis antes de la cuarentena que rige desde marzo, unas 10.000 personas, incluidos minoristas y consumidores, ingresan al mercado mayorista estatal de Coche, que alimenta a buena parte de la ciudad de cinco millones de habitantes.

“De este mercado depende la gran Caracas”, dijo en una entrevista su gerente, Walter Rivera, quien agregó que en Coche cada mes se venden alrededor de 17.000 toneladas de productos.

Pero el mercado al aire libre, donde la gente presta poca atención al distanciamiento físico aunque la mayoría usa tapabocas, trastorna los esfuerzos del gobierno del presidente Nicolás Maduro para evitar que un mayor número de casos de coronavirus sobrecargue al débil sistema de salud de Venezuela.

El 29 de julio, las autoridades informaron nuevas limitaciones en el horario de apertura de 13 mercados municipales de la capital, entre ellos el de Coche.

Coche “como cualquier mercado o sitio de alta interacción social sin mascarilla, sin distanciamiento o medidas de prevención es un potencial sitio de alto contagio”, dijo a Reuters el diputado y médico José Manuel Olivares, del equipo asesor de salud del líder opositor Juan Guaidó.

Maduro ordenó una cuarentena nacional en marzo, en un intento por frenar la propagación del virus, pero la escasez de bienes básicos obligó a muchos comerciantes a permanecer en los mercados mayoristas para ganarse la vida.

“Si uno no sale todos los días, uno no come”, dijo Moisés Rojas, de 23 años, que vende zanahorias y papas en Coche.

Rojas, uno de los 3.500 trabajadores del mercado, señaló que en los días previos a la pandemia podía vender tres sacos de zanahorias de 45 kilogramos cada uno. Ahora solo vende 5 kilos en un día.

Algunos comerciantes que cargan sacos y empujan carretillas por el mercado dijeron que temían infectarse, pero destacaron que lo que más temen es que gobierno decida cerrar Coche.

“Si nos cierran este mercado (…) nos la vamos a ver fea más de uno”, dijo Ángel Serrano, quien aseguró que ha trabajado 32 de sus 44 años vendiendo allí. “Este es el sustento de todos aquí”.

Keila Santana, de 34 años y madre de cuatro hijos, dice que teme contagiarse al ir a Coche a hacer sus compras porque prepara en su casa comida para vender, pero agregó que no tiene opciones. “Tenemos que comer todos los días”, agregó.

El administrador de Coche dijo que en las últimas semanas realizaron más de 4.500 pruebas rápidas de anticuerpos en el lugar, con solo un resultado positivo. “Estamos trabajando para que no cierren” el mercado, destacó.

Te podría interesar también