Samsung logra resultados de récord entre abril y junio

// EFE


Apoyada en sus divisiones de chips y componentes, Samsung Electronics logró beneficios y facturación récord para el segundo trimestre que a priori la sitúan como empresa más rentable del mundo en dicho periodo, por delante de Apple.

Entre abril y junio la empresa logró una ganancia neta de 11 billones de wones (unos 8.419 millones de euros/9.880 millones de dólares), lo que supone un 89 por ciento interanual más.

Además registró un beneficio operativo de 14,1 billones de wones (10.791 millones de euros/12.664 millones de dólares), un 72,7 por ciento más, apoyada en un máximo histórico en cuanto a facturación trimestral de 61 billones (46.685 millones de euros/54.797 millones de dólares), un 19,76 por ciento más, detalló en un comunicado.

Su ganancia bruta de explotación (ebitda) creció un 23,6 por ciento hasta sumar 14,47 billones de wones (11.076 millones de euros/12.999 millones de dólares).

En términos operativos estos números situarían al gigante con sede en Suwon (al sur de Seúl) como compañía más rentable del mundo en el trimestre abril-junio -ganó unos 5,65 millones de dólares a la hora- si se cumplen las predicciones sobre los resultados de Apple.

Se espera que la empresa californiana, que presenta resultados el 1 de agosto, registre una ganancia operativa de en torno a 10.500 millones de dólares (unos 8.958 millones de euros).

Samsung Electronics cayó hoy sin embargo un 0,08 por ciento fruto de la captura de beneficios de los inversores de la Bolsa de Seúl, que llevan meses anticipando estos datos récord y han llevado en la últimas semanas el precio de sus títulos (y al selectivo Kospi, donde el es valor con mayor capitalización) a máximos históricos.

El «boom» que ha experimentado la demanda global de chips en un marco de escasa oferta ha disparado los precios de las memorias NAND y DRAM e impulsado claramente a Samsung, mayor fabricante mundial de este tipo de productos, desde principios de año.

Memorias y semiconductores han generado ventas por valor de 25,25 billones de wones (19.330 millones de euros/22.661 millones de dólares), un 37 por ciento más.

Esto ha supuesto para esta rama un incremento en el beneficio operativo de esta rama del 227 por ciento interanual hasta los 9,69 billones (7.415 millones de euros/8.694 millones de dólares).

Los analistas consideran que Samsung continuará cimentando su dominio en este mercado gracias a la creciente demanda de memorias para móviles de alta gama y servidores en un momento en que la compañía acaba de inaugurar su planta de chips de Pyeongtaek, que cuenta con la mayor línea de producción del mundo.

Además de aquí a 2021 tiene previsto invertir mas de 22.000 millones de euros/26.000 millones de dólares en esta instalación y otros 4.500 millones de euros/5.200 millones de dólares en su planta de semiconductores de Hwaseong.

Por otro lado, el beneficio operativo de su unidad de telefonía fue un 5,5 por ciento inferior a nivel interanual (3.108 millones de euros/3.643 millones de dólares), duplicó el del primer trimestre, cuando esta división aún se encontraba recuperándose del fiasco del Galaxy Note 7.

Las buenas ventas (se estima que unos 20 millones) del Galaxy S8, su «smartphone» de alta gama, estarían detrás de una recuperación que se consolidaría a partir del próximo agosto con el estreno del Galaxy Note 8.

No obstante, la propia Samsung dijo hoy que el resultado operativo de julio-septiembre podría ser algo menor por los costes de mercadotecnia derivados del lanzamiento de este nuevo «phablet».

Por otro lado, la junta directiva de la empresa aprobó hoy el inicio de la tercera fase de su plan para recomprar y cancelar acciones comunes y preferentes de títulos bursátiles por un total de 9,3 billones de wones (7.114 millones de euros/8.354 millones de dólares) a lo largo de este año.

En esta reunión no estuvo el presidente de la compañía, Lee Jae-yong, que está en prisión preventiva por su participación en la trama de corrupción que supuso la destitución de la expresidenta surcoreana en marzo.

De este modo la mayor incógnita que planea sobre Samsung es el destino de Lee, cuyo juicio quedará previsiblemente visto para sentencia el próximo 4 de agosto y al que le podrían caer hasta 20 años de cárcel.

Te podría interesar también