#27Jul El oro confirmó su histórico récord y cerró sobre US$1.930 por onza

// EFE-AFP

#27Jul El oro confirmó su histórico récord y cerró sobre US$1.930 por onza



La onza de oro ha marcado este lunes un nuevo máximo histórico durante el día al rebasar los 1.945 dólares y superar los 1.921,17 dólares que alcanzó en septiembre de 2011, un hito que se ha producido por la incertidumbre del mercado ante la expansión del coronavirus y las disputas entre EEUU y China.

El metal dorado ha llegado hoy a 1.945,23 dólares por onza, aunque al cierre cotiza en torno a los 1.934 dólares.

El oro superó el pasado viernes los 1.906 dólares por onza, pero cerró en 1.902 dólares.

Hasta la fuerte subida de las últimas semanas, el precio máximo del oro al cierre de una sesión se había registrado el 5 de septiembre de 2011 -1.900,2 dólares, nivel que superó el viernes-, aunque el 6 de septiembre de ese año llegó a tocar los 1.921,17 dólares por onza intradía, una cota que ha pulverizado hoy.

Según los analistas, hay varios factores que impulsan el alza del oro, uno de los activos considerado refugio por los inversores en momentos de incertidumbre como los actuales, en los que diversos rebrotes del coronavirus en todo el mundo hacen peligrar la recuperación económica mundial.

Asimismo, la situación de debilidad del dólar y la rentabilidad cada vez más negativa de la deuda estadounidense impulsan al metal, cuyo precio también se ha elevado en los últimos días ante las renovadas tensiones entre EEUU y China.

Y es que el incremento de dichas disputas ha provocado que el dólar haya abierto la sesión de este lunes fuertemente a la baja frente al resto de divisas, después de que las autoridades chinas entrasen en el consulado estadounidense en Chengdu tras ordenar el abandono de las instalaciones como represalia por el cierre, la semana pasada, del consulado chino en Houston.

«Esta noticia, probablemente ayudó al incremento del precio del oro hasta niveles de récord tras haber ido avanzando durante las últimas sesiones», dicen los expertos de Monex Europe.

También el analista de IG, Aitor Mendez, asegura que los contratos de materias primas en general se suelen nominar en dólares, y que un dólar débil supone que hacen falta más unidades de esa moneda para adquirir la misma cantidad de una materia prima, en este caso el oro.

Por eso, ha añadido, «la debilidad del dólar juega a favor del oro», en cuya evolución también influye el «miedo» de los inversores al avance de la pandemia y las tensiones entre EE.UU. y China.

Para el analista, el alza que registra el precio de oro también se produce por la intervención de los bancos centrales, ya que además de que acaparan este metal desde hace un par de años, su insistencia en los tipos de interés prácticamente en torno al cero hacen que aumente su demanda.

Aunque los analistas consideran que el precio del oro mantendrá su tendencia al alza en los próximos meses, desde Julius Baer prevén que el dólar estadounidense pueda lograr un respiro en las próximas sesiones si se aprueba el nuevo programa de ayuda económica a las familias de EE.UU.

Desde Julius Baer consideran que aunque el oro puede mantener su impulso aún más a corto plazo, a medio y largo plazo, niveles tan elevados no están justificados si la economía sigue mejorando.

«A medio y largo plazo, un entorno económico mejorado debería eventualmente afectar la demanda de inversión, lo que llevaría a los precios a un nivel algo más bajo», precisan.

– Un valor refugio de miles de años –

Las primeras minas de oro descubiertas datan de 3.000 años antes de nuestra era, y fueron explotadas por los egipcios. Pero la relativamente equilibrada repartición del oro a escala planetaria ha hecho que numerosas civilizaciones antiguas se hayan interesado muy pronto por este metal.

Al principio, el oro era sobre todo apreciado por su aspecto estético, pero luego se convirtió, a partir de 700 años antes de Cristo, en la base del sistema monetario, junto con la plata.

El metal amarillo, escaso, relativamente fácil de extraer, maleable –se hace líquido a 1.064 grados  Celsius– e inoxidable, tiene así numerosas cualidades, además de su belleza, lo que lo convierte en muy práctico y en el metal precioso por excelencia.

El oro mantuvo una predominancia en el sistema monetario internacional hasta  1971 y la decisión del presidente estadounidense Richard Nixon de suspender la convertibilidad del dólar en oro, con lo que se puso fin al sistema de Bretton Woods heredado de la II Guerra mundial.

Pero hoy, al ser la oferta de oro constante en el tiempo, comparada con la de otras materias primas como, por ejemplo, el petróleo, el metal amarillo goza de una imagen de estabilidad.

Entre 2018 et 2019, la producción minera apenas cambió, registrando un alza de 1%, y solamente el aumento del reciclaje permitió aumentar la oferta en un 3%.

Aunque el oro es muy apreciado por los inversores, tiene en cambio conocidos detractores, como el multimillonario Warren Buffett, que lo denosta por su improductividad.

Más lejos en el tiempo, el economista John Maynard Keynes se había mofado del precioso metal al calificarlo de «reliquia bárbara».

Te podría interesar también