Banca y Negocios Informe Privado
14/03/2021 11:01 AM
| Por Por: Orianna García

Poca capacidad diagnóstica y crisis hospitalaria: el panorama que no cambió en un año de pandemia

Poca capacidad diagnóstica y crisis hospitalaria: el panorama que no cambió en un año de pandemia

A un año de haberse decretado la pandemia en Venezuela, el panorama sigue evidenciando numerosas fallas en la respuesta de las autoridades a la emergencia sanitaria.

Pese a que en comparación con otros países de la región Venezuela mantiene un número muy bajo de casos positivos por COVID-19, con apenas 144.786 contagios y 1.422 muertes según cifras oficiales, especialistas aseguran que dicha data obedece a un subregistro que impide conocer la dimensión real de la pandemia en el país.

Para la doctora Patricia Valenzuela, especialista en Medicina Interna e Infectología, la respuesta gubernamental a la pandemia no ha sido lo suficientemente organizada y efectiva.

A su juicio, hay una deuda con relación a la capacidad diagnóstica de casos positivos, cercanos y sospechosos. “Seguimos teniendo un solo laboratorio, lo que hace difícil realizar una vigilancia epidemiológica y tener políticas públicas que nos ayuden a conocer cuáles son las cifras reales de la pandemia. Hay un subregistro importante y eso no permite que la respuesta sea más efectiva”, apuntó la especialista.

“Hemos tenido apoyo de organizaciones internacionales como la OPS que han tratado de ayudar a organizar la respuesta a la pandemia, pero la verdad es que no se han seguido todas las normativas que se han planteado”.

Valenzuela menciona además que el acondicionamiento de hospitales públicos ha sido insuficiente. “Ahí también estamos en deuda, no hay abastecimiento de equipos de protección personal, hay fallas en el servicio de agua, no hay jabón líquido para lavarse las manos, y muchos centros de salud siguen dependiendo de plantas eléctricas auxiliares ante las fallas del servicio”.

Por ello, asegura que “el panorama no ha cambiado mucho en un año de pandemia”.

Consultada sobre la efectividad del esquema 7+7, la infectóloga señaló que no es muy lógico “tener 7 días en los que puedas hacer lo que quieras y 7 días te quedas en tu casa”. Desde su punto de vista, la medida además promueve que los ciudadanos dejen de practicar las medidas de prevención durante los siete días de flexibilización.

La especialista asegura que, en lo que se debe insistir, es en el uso del tapabocas, el distanciamiento físico, así como evitar aglomeraciones y reuniones en espacios cerrados. “Ese debería ser el mensaje, esas medidas deberían practicarse todo el tiempo”.

En cuanto a las políticas de prevención que deberían estar aplicándose, Valenzuela destaca que las campañas deben ser más constantes y efectivas con mensajes claros, insistir en la posibilidad de que las empresas permitan que sus empleados hagan teletrabajo y que tengan las herramientas necesarias para ello, y hacer énfasis sobre la importancia de la vacunación, pues “solamente veremos beneficios si nos vacunamos todos”.

– Vacunación lenta, pero segura –

Sobre el proceso de inmunización que se está llevando a cabo en el país, destacó que se está vacunando al personal de salud que está en primera línea, tanto en hospitales centinela como en clínicas privadas.

Es un poco lento el proceso y con la burocracia asociada pero se está haciendo. Lo ideal sería contar con un mayor número de dosis y que se vacunara a un mayor número de personas diariamente, pues mientras vacunemos más personas la transmisión del virus va a disminuir y disminuye también la aparición de otras variantes”, indicó.

Aseveró que la normalidad va a llegar en la medida que la vacunación se haga más extensa y más universal, “y eso toma tiempo”.

“Aunque tengamos todas las vacunas disponibles, vacunar a todos los venezolanos tomará tiempo y puede que ese proceso se extienda por lo menos hasta el primer semestre de 2022”, estimó.

– Bajo número de casos obedece a incapacidad diagnóstica –

Valenzuela aseguró que la principal explicación para el bajo número de casos detectados en Venezuela es la capacidad insuficiente de hacer diagnóstico, pues actualmente hay un solo laboratorio que está autorizado y capacitado para realizar pruebas PCR en tiempo real.

“En la medida que no hagas pruebas porque no tienes buena capacidad diagnóstica, amplia y de acceso universal para todos aquellos pacientes que lo necesiten, siempre vas a tener un subregistro, el cual aumenta si además te retrasas en entregar los resultados”.

Explicó que en otros países del mundo también hay un subregistro por aquellos casos leves que se quedan en casa. Sin embargo, en el caso de Venezuela, no solo existe ese subregistro sino el problema de la poca capacidad diagnóstica.

Valenzuela destacó como factores positivos de este año de pandemia el hecho de que el personal de salud ha aprendido a hacer telemedicina, ayudar y orientar a distancia, y a acercarse más a los familiares de los pacientes.

Hemos aprendido que el trabajo en equipo es fundamental para tener buenos resultados con los pacientes COVID; nos ha tocado cambiar los paradigmas y eso siempre es bueno porque nos convierte en mejores profesionales”, finalizó.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo