Más de US$1.000 pagaron venezolanos varados en Argentina para retornar

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Más de US$1.000 pagaron venezolanos varados en Argentina para retornar



Más de US$1.000 debieron pagar los casi 100 venezolanos que lograron cumplir los requerimientos de la embajada venezolana y la aerolínea para poder regresar a Venezuela en el primer vuelo de repatriación autorizado para Argentina.

“Primero nos informaron que solo se podían ir los que tenían boleto con Estelar. Te llamaba alguien designado por la embajada y la aerolínea para comunicarte que había que pagar una diferencia de US$390 por el boleto que ya había costado anteriormente 400 dólares”, explicó a HispanoPost. Esto significa que solo el pasaje de regreso tendría un costo de US$790.

María añadió que esa misma persona les hacía saber a los posibles pasajeros que para poder volar de regreso a casa debían cumplir con otra serie de requisitos impuestos por las autoridades migratorias, con el fin de no infringir las normativas sanitarias.

Entre 220 y 400 dólares es el monto que debía cancelar cada retornado para cumplir mínimo cuatro noches de cuarentena preventiva, mientras esperaban los resultados de las pruebas de Reacción en Cadena de Polimerasa -mejor conocidas como PCR, por sus siglas en inglés-, que debían efectuarse en Argentina antes de subir al avión, por un monto de 50 dólares.

“Nos llamaron de la embajada el otro día y nos dijeron que teníamos que hacer una reserva en el Hotel Alto Mar o en el Eurobuilding, el primero cuesta 55 dólares la noche y el segundo 100. Tienen que hacer mínimo una reserva de cuatro noches, si se extiende la cuarentena deberán seguir pagando las noches consumidas hasta que le den el alta”, denunció María HispanoPost.

Confesó que debido a la forma como llegó a Argentina, pocos días antes del inicio de la pandemia y para responder a una oferta laboral que el coronavirus frustró, no estaba en la lista de pasajeros con boleto de regreso, pero gracias a los contactos logrados durante meses de reuniones con la embajada, la llamaron para ofrecerle un puesto en el avión.

“Eso fue horrible, yo de verdad que no pude pagar eso. Yo no pude porque no tengo, me llamaron por palanca y me dijeron que ‘si usted desea pagar, debe cancelar 790 dólares del pasaje, más 220 dólares de la reserva de las cuatro noches en el hotel’ y, obviamente, como muchos otros que nos quedaremos aquí, no pude pagar todo eso. Mi familia me hubiese ayudado, pero es que es demasiado dinero”, dijo.

Añadió que el llamado fue “de un día para otro». «La gente estaba como loca, decepcionada. Mucha gente echó para atrás, otra gente parió los reales. Ciento y piquito son los que se podrán ir este jueves, de los más de 700 venezolanos que estamos en este país. Eso es una locura, yo ando en shock todavía. La peor pesadilla en mis 34 años de vida”, aseguró María en la conversación telefónica.

– Otros testimonios –

Juan lamentó no contar con los recursos necesarios para subir al avión. “Qué más quisiera yo que estar en ese plan de vuelo y volver a Venezuela. Yo podía pagar un pasaje, pero no a ese precio, 1.010 dólares, imagínate tú. Por ese monto me quedo viviendo aquí unos 10 meses más, pagando un alquiler cómodo y barato. No tengo ese dinero y si los tuviese no los pagara tampoco”.

Explicó que por no poseer boleto de regreso no fue contactado. Conoció la situación a través de terceros en los grupos de WhatsApp y redes sociales, donde se reúnen los venezolanos varados en las distintas ciudades de Argentina. “Nos dijeron que les estaban dando prioridad a las personas de tercera edad, mujeres embarazadas y a los que tuvieran boleto. Yo podía pagar hasta 450 dólares por mi pasaje, pero ese monto no”, expresó Juan a HispanoPost.

Advirtió que los recursos que le quedan los está usando para sobrevivir y combatir el frío del invierno sureño. “Menos mal que donde me estoy quedando, mi amigo tiene un poco de chaquetas viejas. Ando con dos camisas, dos chaquetas y dos pantalones para poder dormir, porque el calentador se dañó y no hay plata para mandar a arreglar ese aparato”.

Coincidió con la denuncia de su compañera Ana, quien recordó las diligencias que se han hecho con María Teresa Belandria, encargada diplomática de Venezuela en Brasil, designada por el gobierno interino de Juan Guaidó, para que se les autorice el ingreso a ese país y luego cruzar por vía terrestre hacia a Venezuela.

Ana se quejó de “la guerra política en Venezuela, con la existencia de dos gobiernos, que a la larga no resuelven nada”. Hace un par de meses lograron canalizar, a través de una agencia de viajes con sede en Brasil, un vuelo desde Buenos Aires hasta Roraima y de ahí cruzar la frontera en autobús, pero el gobierno brasileño les exigía una autorización firmada y sellada por la representante diplomática del gobierno interino.

“La autorización nunca llegó, por el contrario, los venezolanos hemos denunciado malos tratos y burlas por parte de la delegación diplomática, quienes nos han dicho que no van a firmar la autorización y que el gobierno de Brasil no nos quiere allá”, agregó.

“Nosotros aquí prácticamente estamos presos, porque Brasil ya abrió sus vuelos internacionales”, afirmó Juan. “Hemos hecho una labor con la agencia de Roraima Internacional para permitirnos hacer tránsito en Brasil y entrar por tierra, pero no nos han dado la autorización. Espero irme en el próximo o si abren en septiembre el aeropuerto acá me iré por Brasil. Lo más cumbre es que aquí sale un vuelo semanal a Sao Paulo, pero no nos dejan a nosotros abordarlo”, señaló Ana.

Segun HispanoPost, para efectos de estos relatos, fueron cambiados los nombres de todos los entrevistados a solicitud de ellos mismos, por temor a represalias y futuras prohibiciones de ingreso al país.

Te podría interesar también