La amnistía fiscal como medida para la recuperación de capitales

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Ante el fenómeno de la fuga de capitales y la necesidad de recuperar fondos para inversiones y mejorar el funcionamiento de sus economías, algunos países han optado por adoptar políticas de amnistía fiscal. 

Pero, ¿qué es una amnistía fiscal y cómo se puede explicar su funcionamiento?

La firma internacional Litwak & Partners explica que varios gobiernos de Latinoamérica aprobaron programas de reporte voluntario, conocidos como amnistías fiscales, que permiten a los contribuyentes que mantienen activos sin declarar, regularizar su situación fiscal. 

Estos procesos incluyen penalidades que varían por país. En la actualidad hay procesos abiertos en Argentina, Brasil y Colombia.

En Argentina el régimen aprobado permite que los bienes sean repatriados o que permanezcan en el exterior. También ofrece la posibilidad de invertir las tenencias y/o valores declarados en Fondos Comunes de Inversión, destinados al financiamiento de la economía real argentina, o a suscribir títulos públicos que emitirá el Poder Ejecutivo a tres y siete años (BONAR 17 y/o GLOBAL 17).

Recientemente, un equipo de Bank of America realizó un viaje de tres días a Buenos Aires en que se reunió con hacedores de política, empresarios privados, inversionistas y otros actores del mercado local. 

Entre los puntos resaltantes de su visita, concluyeron que el proceso de amnistía fiscal desarrollado por el actual gobierno argentino podría recaudar entre 50 y 60 millardos de dólares (con algunas proyecciones más optimistas que se ubican incluso por encima de los US$ 100 millardos). 

Sin embargo, detectaron que muchos de los posibles participantes podrían esperar hasta último minuto, y que en cualquier caso una gran parte de los capitales permanecerán en el exterior. 

La clave para el éxito del proceso, al parecer, radica en el atractivo que se ofrezca a través de la adquisición de los títulos involucrados en la operación. 

Te podría interesar también