Exbanquero, conservador y aliado de Guaidó: Guillemo Lasso derrotó al ´correísmo´ en Ecuador

// AFP – Banca y Negocios / Foto: AFP

Exbanquero, conservador y aliado de Guaidó: Guillemo Lasso derrotó al ´correísmo´ en Ecuador

Exbanquero y del Opus Dei pero ante todo anticorreísta, Guillermo Lasso conquistó el poder para la derecha conservadora en Ecuador tras sobreponerse a dos derrotas en las urnas que parecían haberlo liquidado.

Lasso revivió políticamente a los 65 años y este domingo venció en segunda vuelta a Andrés Arauz, un economista casi tres décadas menor que él y delfín del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

El conservador venía de caer en la primera vuelta del 7 de febrero, pero se recuperó en la segunda vuelta o balotaje y se impuso con al menos el 52,51% de los apoyos. Antes de que terminara el 100% del escrutinio, su rival concedió la derrota.

«Desde hace años he soñado con la posibilidad de servir a los ecuatorianos para que el país progrese, para que todos podamos vivir mejor. Hoy, ustedes han resuelto que eso sea así», señaló en su discurso de victoria en su fortín de Guayaquil (suroeste).

En vísperas del balotaje, un Lasso de canas y bastón, aunque remozado en su atuendo (vaqueros y zapatos deportivos rojos), ya se mostraba seguro de su triunfo. «Voy a ganar, amigo», le dijo a un periodista de la AFP. El 24 de mayo asumirá la banda presidencial.

Lasso hizo suya la sentencia de persiste y vencerás. Con el regreso a la democracia en 1979, la derecha fue la opción preferente en las urnas hasta 1996, tras lo cual vino una década de inestabilidad con gobiernos de opción diferente que no completaron su mandato.

El panorama cambió radicalmente con la llegada de Rafael Correa y su socialismo del siglo XXI, quien de paso se convirtió en la «bestia negra» del apacible exbanquero nacido en Guayaquil.

En 2013, Lasso perdió estrepitosamente en primer turno con Correa y en 2017 volvió a caer, pero ya en segunda vuelta y por estrecho margen con Lenín Moreno, el exvice y hoy adversario del exmandatario socialista.

– Flexible y bromista –

Una fuente que trabaja de cerca con Lasso lo describe como muy creyente pero flexible. «Hace algunos años viene abriendo su mente y respetando las decisiones de otras personas más allá de lo que él pueda pensar», contó bajo reserva.

Además «es un hombre muy inteligente, sensible. Eso sí, es muy ordenado; super chistoso, le encanta hacer bromas, burlarse de él mismo», agregó.

En campaña planteó que los electores debían escoger entre «dos modelos: volver al pasado de la violación de Derechos Humanos, corrupción, mal manejo de la economía» o «del futuro que conduzca a la prosperidad, a una sociedad libre, democrática y de oportunidades».

Lasso encarnó ese mensaje de renovación paradójicamente ante un rival mucho más joven que él. El nuevo mandatario ecuatoriano está a favor de los acuerdos de libre comercio, por lo que -dijo- de manera urgente su país será parte de la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, México y Perú).

De una familia de clase media, es el último de 11 hermanos y adquirió fama como banquero, escalando hasta la presidencia del Banco de Guayaquil, uno de los más grandes del país y del que sigue siendo de los principales accionistas.

Se separó de la actividad bancaria en 2012, cuando fundó el movimiento Creando Oportunidades (CREO), que en su momento contó con el respaldo de la derecha. Sobre su pasado como banquero cabalgan sus opositores.

– Un pasado de discordia –

Hacia finales de los 90, Ecuador vivió una severa crisis financiera originada en la entrega de préstamos fraudulentos que llevó al congelamiento de depósitos, y que además terminó pulverizando la moneda local y entronizando al dólar como moneda oficial.

Cientos de miles de ecuatorianos migraron hacia Estados Unidos, España e Italia, principalmente.

Lasso se desempeñaba entonces como secretario de Estado (superministro) de Economía en la administración del expresidente Jamil Mahuad (1998-2000), quien fue derrocado en medio de la crisis. Antes había sido gobernador de la provincia del Guayas (capital Guayaquil).

Su hermano Xavier, dos años mayor que él y correísta, llegó a describir al futuro gobernante como «un ser humano muy poderoso desde el punto de vista económico».

«A la gente muy poderosa, aceptar el ‘no’ se le hace muy difícil, el ‘no’ es casi como una herejía», afirmó. Desde entonces Guillermo Lasso rehúsa entrar en controversia pública con su familiar.

«Por respeto a la memoria de mis padres (…) no toco ese tema», ha expresado.

Si bien nunca llegó a completar sus estudios de Economía, Lasso es un experimentado empresario que se precia de haber trabajado desde los 15 años para financiar sus estudios en un colegio católico. Entonces «anotaba en una pizarra las cotizaciones de las acciones» en la Bolsa de Valores de Guayaquil, recuerda.

Está casado con María de Lourdes Alcívar, tiene cinco hijos -uno banquero y otro que desistió de ser sacerdote en el seminario- y espera el nacimiento de su octavo nieto en junio.

– Aglutinó al anticorreísmo –

«El 24 de mayo próximo asumiremos con responsabilidad el desafío de cambiar los destinos de nuestra patria y lograr para todos el Ecuador de oportunidades y de prosperidad que todos anhelamos», dijo Lasso antes sus partidarios en Guayaquil.

El dirigente de 65 años, quien aglutinó buena parte del anticorreísmo bajo las banderas de la derecha, obtenía el 52,51% de los apoyos con el 93,14% de la votación escrutada, según el Consejo Nacional Electoral.

Arauz, de 36 años y delfín del expresidente Rafael Correa, captaba el 47,49% de los respaldos. El voto nulo que promovieron los indígenas -factor desequilibrante en esta elección- se sitúa en un 16%, un avance notorio frente al 9,55% del primer turno.

Con la ventaja de cinco puntos porcentuales que le sacaba Lasso, el izquierdista reconoció públicamente la derrota y anunció que lo llamaría para «felicitarle por el triunfo electoral obtenido y le demostraré nuestras convicciones democráticas».

Finalmente, el exbanquero se quedó con el duelo de generaciones y estilos que protagonizó con un rival 29 años menor para dirigir durante cuatro años un país en crisis por la pandemia.

Lasso tomará las riendas de este país de 17,4 millones de habitantes en reemplazo del impopular Lenín Moreno.

Acosado por las críticas ante la lenta vacunación contra el covid-19, el presidente también deja una economía dolarizada en números rojos: en 2020 el PIB retrocedió un 7,8% y la deuda pública total alcanzó el 63% del Producto Interno Bruto.

Apenas concluyó la votación, Arauz se había anticipado al escrutinio oficial y se proclamó ganador con base en un exit poll que le daba una supuesta ventaja de 1,6% sobre Lasso.

Ya con los resultados de la autoridad electoral, recogió sus palabras. «Este es un traspié electoral pero de ninguna manera es una derrota política y moral. Nuestro proyecto es de vida, de lucha», manifestó en Quito.

– El protagonista ausente –

Arauz no pudo votar en Ecuador porque está empadronado en México, donde cursaba un doctorado antes de postularse. En la capital acompañó a una simpatizante a emitir su apoyo.

Lasso en cambio sufragó en Guayaquil con un mensaje a los indecisos. «Los invito a darnos una oportunidad para servirlos (…), porque con humildad les digo: le entregaré mi vida al pueblo».

Aunque lleva fuera de Ecuador los últimos cuatro años, Rafael Correa es el gran derrotado de esta contienda.

El exmandatario, que se instaló en Bélgica con su familia tras concluir su mandato (2007-2017), rompió con Moreno apenas éste se instaló en el poder, desatándose una feroz disputa que fraccionó a la izquierda entonces dominante.

Correa arrastra una condena de ocho de cárcel por corrupción que tacha de «persecución política».

«Si gana Arauz, va a seguir el correísmo. Si gana Lasso, de pronto vamos a parar esto del correísmo, que es una terrible situación desde hace años», expresó a la AFP tras sufragar Judith Viteri, de 41 años y vendedora en una farmacia.

– El voto indígena –

Los indígenas, que quedaron a las puertas del balotaje con su candidato Yaku Pérez, un anticorreísta de izquierda que alegó un supuesto robo de elecciones, aparecían como una fuerza determinante este domingo.

El partido de Pérez, Pachakutik, no dio su apoyo a ninguno de los candidatos.

El futuro presidente no gozará de mayoría absoluta en el Congreso y tendrá que negociar con Pachakutik, pues el partido indígena quedó segundo en las legislativas celebradas en febrero por detrás de Unión por la Esperanza (Unes), el movimiento de Arauz. Creando Oportunidades (Creo), la fuerza de Lasso, tendrá una representación mínima.

Este domingo Pérez anuló su voto públicamente con la leyenda «Yaku presidente resistencia», prometiendo una oposición de «resistencia» en caso de que el vencedor incumpla con sus promesas.

«Hay crisis económica, sanitaria y de gobernanza en este momento (…) Cualquiera que gane tiene un panorama completamente dividido, bien difuso», apuntó Wendy Reyes, consultora política y catedrática de la Universidad de Washington.

– Venezuela –

El gobierno de Nicolás Maduro había previsto el triunfo de Andrés Arauz, lo que significaría quitarle a Juan Guaidó -quien sigue reivindicando la presidencia interina del país y es reconocido por más de 40 países, encabezados por Estados Unidos- una pieza relevante del tablero regional.

El chavismo se quedó con las ganas de ver la restitución del «correísmo» por mandato interpuesto y tendrá que ver en la presidencia de Ecuador al más crítico de los candidatos, Guillermo Lasso, quien ya intercambió tuits de salutación con Juan Guaidó y anunció que invitaría al líder venezolano a su toma de posesión, pues lo reconoce como líder legítimo de Venezuela.

Perú va a una complicada segunda vuelta, pero la candidata que había anunciado el reconocimiento de Maduro como una de sus primeras decisiones, Verónika Mendoza, no parecía tener opciones de pasar, de acuerdo con los primeros cómputos que favorecían a Pedro Castillo, un profesor populista radical que postula la pena de muerte, y al economista liberal, Hernando de Soto, con una votación importante para Keiko Fujimori.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también