Estas son las medidas de la FED para el rescate de la economía real de EE.UU.

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Estas son las medidas de la FED para el rescate de la economía real de EE.UU.



«Main Street» es el programa de préstamos comerciales presentado por la Reserva Federal de Estados Unidos para apalancar a las pequeñas y medianas empresas que sufren los estragos de la pandemia de coronavirus.

Estos programas alcanzarán un total de 2,3 billones e incluirán, entre otras medidas, el Programa de Protección de Nóminas.

Y es que los detalles de los préstamos y otras iniciativas vinculadas a paliar el impacto económico que ha generado el covid-19 fueron presentados este jueves, 8 de abril: «según ha explicado el banco central de EEUU, sus préstamos se orientarán a empresas con hasta 10.000 empleados y que hayan contado con hasta 2.500 millones de dólares en ingresos en 2019», informó El Economista.

Los préstamos a Main Street tendrán un mínimo de un millón de dólares y un máximo de 25 millones de dólares. La cantidad total en dólares destinada este programa es de 650.000 millones. Un vehículo de propósito especial que la Fed ha creado conjuntamente con el Departamento del Tesoro comprará el 95% del préstamo, mientras que la institución financiera tendrá el otro 5%.

La Fed también ha dicho que expandirá los programas de préstamos corporativos anunciados previamente para incluir algunas clases de deuda de mayor riesgo que anteriormente había sido excluidas.

De esta forma, ahora aceptará tramos con calificación triple A de valores comerciales respaldados por hipotecas y obligaciones colaterales de préstamos recientemente emitidos. Bajo el Mecanismo de Préstamo de Valores Respaldado por Activos a Plazo (TALF, por sus siglas en inglés), ya instaurado durante la crisis de 2008, la Fed presta dinero a los inversores para comprar valores respaldados por préstamos con tarjeta de crédito y préstamos de consumo. La Reserva Federal ha destinado 100.000 millones de dólares para este programa.

Uno de los vehículos respaldará la emisión de deuda de empresas altamente calificadas, pero también incluirá a aquellas compañías que contaban con un grado de inversión a mediados de marzo, pero posteriormente su calificación crediticia se ha rebajado a un nivel de triple B a doble B.

El segundo vehículo permitirá la compra de una cantidad limitada de deuda sin grado de inversión en fondos negociados en bolsa.

Con información de El Economista.

Te podría interesar también