El peso de la sobreoferta vuelve a hundir al petróleo

// Eleconomista.es


Los futuros de petróleo para entrega de octubre vuelven a sufrir una fuerte sacudida. El West Texas, de referencia en EEUU, cae más del 3% hasta los 46,6 dólares, mientras que el Brent, de referencia en Europa, corrige un 2% hasta los 49 dólares por barril. La sobreoferta de crudo no desaparece y la el fantasma de la discrepancia vuelve a rondar en el interior de la OPEP.

La Agencia de Energía de EEUU ha publicado un sorprendente dato de reservas de petróleo. Los expertos habían pronosticado una caída de los inventarios superior a los 400.000 barriles (señal de que la sobreoferta va desapareciendo, sin embargo, las reservas se han incrementado en 2,5 millones de barriles hasta alcanzar los 523,6 millones de barriles. 

Tariq Zahir, analista en Tyche Capital Advisors, explica que todo el mundo creía que la sobreoferta estaba llegando a su fin, «pero en lugar de esto estamos viendo como se acumulan reservas. El consenso se ha vuelto a confundir otra vez, con las predicciones sobre el equilibrio del mercado». 

Por otro lado, Olivier Jakob, director de PetroMatrix, comenta que «parece existir una carrera para alguien asegura que habrá una congelación de la producción, pero aún no hemos visto nada substancial». 

El ‘fantasma’ de la OPEP

Jim Ritterbusch, analista de Ritterbusch & Associates, cree que la semana que viene «podemos ver el West Texas en los 45 dólares, aunque los esfuerzos de la OPEP para restringir la producción puede fomentar la especulación y los flujos de capital, que pueden mover el precio entre 2 y 3 dólares». 

Parecía que Irán iba a apoyar una acción conjunta de la OPEP para impulsar los precios del petróleo en la reunión del cártel en Argelia entre el 26 y el 28 de septiembre. Pero como ocurre en el 99% de las veces que se reúnen los grandes productores de petróleo, las semanas previas a la reunión están cargadas de informaciones especulativas sobre la posición que tomarán los grandes jugadores. El petróleo se mueve al son de estas especulaciones, que ayer impulsaron con fuerza los futuros de petróleo. 

Sin embargo, en la jornada actual no parece tan claro el apoyo de Irán a los acciones que proponga la OPEP. Como han señalado varios expertos, en los niveles actuales de producción una congelación de la misma podría ser ineficaz. Mientras que Irán podría no apoyar un recorte del bombeo de crudo, una maniobra que podría ser bastante más efectiva que la congelación para impulsar el precio del oro negro.

Te podría interesar también