Disposición a votar en parlamentarias cae a 46,6% si Guaidó y sus aliados no participan

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Disposición a votar en parlamentarias cae a 46,6% si Guaidó y sus aliados no participan



Más del 60% de los venezolanos manifiesta que votaría en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre si Juan Guaidó y sus aliados participan, tal como lo revela el estudio de coyuntura nacional más reciente realizado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Ucab, con apoyo de la encuestadora Delphos.

Pero tal inclinación a votar cae a 46,6% si el dirigente opositor y los partidos del G4 (Voluntad Popular, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia) no compiten en los comicios, un escenario que parece ser el más probable. Las proyecciones se presentaron durante la segunda sesión del foro Prospectivas II Semestre 2020 organizado por la casa de estudios.

La consulta fue realizada a través de 800 entrevistas directas en el hogar entre el 3 y el 17 de Julio, en Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, San Cristóbal, Barcelona, Puerto La Cruz, Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana.

El estadístico y director de Delphos, Félix Seijas, estima que la participación en las elecciones no llegará a 40% si el G4 no participa y se considera que cerca del 10% del Registro Electoral está fuera del país.

El deseo de votar aumenta en los sectores más empobrecidos, específicamente en los niveles socioeconómicos C, D y E. “En la medida que es más bajo el estrato social, hay más disposición a votar, llegando hasta 73,4% en el sector E”, expresó.

Las personas que afirman que no van a votar en diciembre si el G4 no acude a la cita electoral representan un 25%.

Un comportamiento similar se observó al discriminar las respuestas según la autodenominación política de los encuestados. 9 de cada 10, entre quienes se calificaron como chavistas, votarían. Entre los opositores la proporción es menor, pero la disposición a votar no baja de 50%.

La aparición de la Mesa de Diálogo Nacional (MDN) y de la estructura de partidos de la oposición con dirigencia aprobada por el TSJ tiene un impacto en la configuración de la oposición. En el escenario de que el grupo del presidente encargado, Juan Guaidó, participe, la intención del voto a la oposición es de 50,1%. Pero de esa cifra 12,6% representaría a los candidatos de los partidos con nueva dirigencia y otro 6,7% para los partidos minoritarios de la MDN. Entre ambos le restaría 19,3% a la oposición liderizada por Guaidó. Los candidatos del PSUV obtendrían en tal escenario 22,9%.

Gráfico de la encuesta realizada por la UCAB | Foto Cortesía

– Elecciones en tiempos de pandemia –

El encuentro tuvo como finalidad brindar un panorama certero de lo que pudiera suceder en el país en los meses próximos. Durante su realización, el director del CEPyG UCAB, Benigno Alarcón, presentó la proyección de escenarios posibles. Para ello partió del análisis de variables determinantes en la dinámica política.

Alarcón mostró cómo Venezuela descendió en los principales índices de democracia, ubicándose en 2019 en el puesto 140 entre 160 que incluye la prestigiosa The Economist Intelligence Unit. Llamó la atención al hecho de que el país esté por debajo de Rusia y a la par de muchas naciones del continente africano, donde se concentra la mayor cantidad de regímenes autoritarios.

Respecto a las elecciones parlamentarias del próximo diciembre, consideró que se está en un proceso de mayor autocratización por razones imputables al gobierno. El análisis de distintas variables hace prever que serán unas elecciones multipartidistas, pero no competitivas. Esto se debe a que en ella participarán partidos que fueron intervenidos judicialmente y otros que decidieron participar sin exigir suficientes condiciones electorales, aceptando las reglas que el gobierno impone.

“Es poco probable que la oposición consiga una mayoría de la Asamblea Nacional”, vaticinó.

Al referirse a la coyuntura generada por la incidencia de covid-19, indicó que la crisis le ha servido al gobierno nacional como justificación para activar mecanismos represivos y para un mayor control social. Con esto se logró desarticular las estrategias de movilización de la oposición, que había iniciado en febrero al regreso de la gira internacional de Juan Guaidó.

Alarcón afirmó que ante la previsible pérdida de espacios institucionales de representación, como la Asamblea Nacional, la oposición democrática necesita recomponerse superando la frágil cohesión que presenta en la actualidad.

Te podría interesar también