De Viana: súper cisternas son un «espejismo» ante la poca capacidad para transportar agua

// Banca y Negocios @bancaynegocios

De Viana: súper cisternas son un «espejismo» ante la poca capacidad para transportar agua



El ingeniero civil José María De Viana, expresidente de Hidrocapital, aseguró que la falta de agua potable se debe fundamentalmente al bajo nivel de operaciones que tienen las 14 grandes estaciones de bombeo que se encuentran fuera del Distrito Capital.

«Los sistemas electromecánicos, que tienen la capacidad de elevar el agua, tienen que se reparados de manera continua porque jamás dejan de trabajar», expresó siguiendo la denuncia de que se han abandonado las rutinas de mantenimiento de operaciones que necesitan los sistemas hídricos Tuy I y II que ya operan a mitad de su capacidad operativa, «lo que quiere decir poca agua en las fuentes».

El ministro del Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, denunció el pasado jueves 14 de mayo «un acto de sabotaje» al Sistema Eléctrico Nacional, provocando la interrupción del bombeo de agua a la ciudad de Caracas.

De Viana cuestionó este argumento y explicó que se trata de un «accidente» ocasionado principalmente por las fallas de las protecciones eléctricas, lo que implica la afectación de los interruptores de las estaciones de bombeo.

Este sábado 16 de mayo, Reverol recibió 252 súper cisternas que arribaron al país mediante el convenio con China, «a fin de abastecer de agua al pueblo venezolano» que serían distribuidas en 188 municipios del país.

«Tenemos activo un plan de contingencia complementario para atender las áreas que se han visto afectadas por el ataque al sistema Tuy II», destacó.

Según el profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, las compras de súper cisternas se trata de un «espejismo» porque la cantidad de agua que almacena es una mínima parte de lo se puede transportar por los tubos.

En su opinión, las personas que deben resolver esto, no tienen las competencias técnicas para hacerlo.

Indicó que la ciudad de Caracas recibe la mitad del agua que recibía hace 20 años, por lo que solo está llegando entre 10.000 y 11.000 litros de agua, «el deterioro fue progresivo en los últimos cinco años».

«Consumíamos 20 mil litros por segundo, lo que permitía el abastecimiento de los Altos Mirandinos y al Estado vargas», acotó.

Informó que el Tuy I está funcionando a la cuarta parte de su capacidad, cuando deberían entrar 3.000 litros. Mientras que el Tuy II entran 1.000 litros, cuando se trabajan 7.000 litros.

La ciudad se está manteniendo gracias a la capacidad de resistencia del sistema Tuy III, «pero sigue siendo muy poca agua».

Precisó que en toda su gestión, no hubo «ni un solo sabotaje» (…) «Lo que pasa es que existe una tendencia a echarle la culpa a los demás», opinó.

Te podría interesar también