Datos | ¿Qué probabilidades de éxito tiene la agenda que plantea Guaidó?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Datos | ¿Qué probabilidades de éxito tiene la agenda que plantea Guaidó?



Con poco más de tres meses de anticipación a las elecciones parlamentarias, convocadas para el 6 de diciembre, el presidente de la Asamblea Nacional y mandatario interino, Juan Guaidó, está convocando al resto de la oposición, salvo la que firmó el pacto de la Casa Amarilla con el gobierno de Nicolás Maduro, a definir una nueva «agenda» para lograr la transición en Venezuela.

La discusión de tan relevante asunto debe hacerse en solo 10 días, según la bitácora del dirigente, quien puso sobre la mesa una agenda propia que supone 4 puntos claves:

– 1 La reconfiguración de una amplia unidad de la oposición en torno a una línea de acción común.

– 2. La convocatoria de una consulta popular alternativa, en Venezuela y el exterior, cuyo objeto sería someter a votación la agenda de transición y la conformación del gobierno de emergencia. Posiblemente, este puede el mecanismo de legitimación para una eventual prórroga de la administración Guaidó.

– 3. El reconocimiento de los errores cometidos en ese sector político.

– 4. Llamado a activación de la protesta y movilización para impedir usurpación de la AN.

Aparte de la premura de este nuevo diálogo, cabe preguntarse cuáles son los escenarios en los que se mueve la oposición a tan poco tiempo del proceso electoral, de por sí muy cuestionado por las condiciones en las que ha sido convocado.

Puede leer también: #YoTePregunto Andrés Caleca (ex presidente del CNE): «estas elecciones no le sirven a nadie, ni a Maduro»

– Los números de la oposición –

En qué condiciones entra la oposición en este nueva etapa. La más reciente encuesta de DatinCorp, cuyo trabajo de campo concluyó el pasado 2 de agosto y entrevistó a 1.198 electores registrados a escala nacional, con un error muestral de 2,8%, y un nivel de confianza de 95%, puede dar una idea concreta sobre la situación política general del país.

El presidente de DatinCorp, Jesús Seguías, destacó algunos elementos que considera claves:

– El escenario electoral: votar o no votar. 52% de los venezolanos considera que la “Vía Electoral” es la que más garantiza una solución real a la crisis del país. El 81% de los chavistas prefieren la vía electoral, al igual que el 59% de los No Alineados.

En cambio, el 43% de los opositores apuesta a una intervención militar internacional, el 16% de estos prefieren un golpe militar, y el 11% una rebelión popular. En total, 70% de los opositores cree que la solución a la crisis pasa por la vía insurreccional y militar.

47% de los venezolanos es propenso a votar en elecciones parlamentarias:  Los “totalmente decididos a votar” constituyen el 37% de los electores. Un 10% “probablemente irá a votar”.

Un 28% “con toda seguridad no irá a votar”.

70% de quienes se auto definen como chavistas está «totalmente decidido a votar», mientras que el 52% de quienes se auto definen como opositores «con toda seguridad no irá a votar». Pero el 43% de quienes se auto definen como No Alineados a ningún bloque político (hoy son la mayoría relativa de los venezolanos) están decididos a votar.

Seguías apela a la historia electoral de la oposición para poner las cosas en perspectivas: «En las elecciones parlamentarias de 2015 la participación fue del 74% de los electores (la oposición salió a votar y arrasó). En 2010 la participación fue del 66% (chavismo y oposición quedaron técnicamente igualados en votación). En 2005, la participación fue de 25% (la oposición se abstuvo y el chavismo arrasó)… simple lógica política».

Desde el punto de vista político el desafío para la oposición es muy importante, porque las elecciones parlamentarias convocadas, independientemente de las condiciones, por el CNE designado por el Tribunal Supremo de Justicia, podrían tener una participación suficiente para ser consideradas legítimas, pues incluso podrían llegar a una votación teórica de al menos 50%, aunque ninguna norma legal establece un quorum para considerar válido un evento electoral.

Aunque la posición mayoritaria de la dirigencia opositora, que es boicotear el proceso de diciembre, pareciera corresponder a los deseos de su base social, hay un evidente divorcio con el resto de la población.

– ¿Quién es el presidente? –

Juan Guaidó se proclamó presidente interino del país el 23 de enero de 2019 y mantenido el apoyo de más de 50 países; no obstante, su ausencia de resultados en términos de generar una transición y tomar el poder, ha hecho que dentro del país su gobierno interino haya perdido reconocimiento de manera contundente, mientras que Nicolás Maduro ha ganado más reconocimiento como mandatario, independientemente de las condiciones en las que fue reelecto.

Según los números de DatinCorp, Guaidó es reconocido como Presidente Constitucional por 16,21% de los encuestados, mientras que Maduro lo es por 50,28%. 

Si se mira la data histórica de la encuestadora, Guaidó comenzó con un reconocimiento de 49,37%, una medida de un enorme capital político. En enero de 2019, Maduro tenía un reconocimiento de su investidura presidencial de 33,75%, pero su control sobre la Fuerza Armada y las instituciones parece haber puesto las cosas en un lugar más apegado a los hechos.

Sin embargo, Maduro mantiene un rechazo de 81%. El nivel de insatisfacción con la gestión de Guaidó llega a 62,52%, alta aunque ha reducido desde el 67,01% de diciembre de 2019.

Ciertamente, los datos de aprobación del mandatario interino parecen aconsejarle una negociación con el resto de la oposición. Según DatinCorp, Juan Guaidó tiene un apoyo de 11,96%, seguido muy de cerca por María Corina Machado, con 11,37%. Más atrás se ubican Leopoldo López (7,69%), Claudio Fermín (4,26%), Henrique Capriles Radonsky (4,01%) y Henri Falcón (2,26%). 

– Con las tendencias en contra –

Otros datos de la encuesta de DatinCorp son reveladores. Uno clave, sin duda, es que 53% de los entrevistados considera que la oposición debe participar en los comicios parlamentarios de diciembre, «con el actual CNE».

En unas elecciones competitivas, ninguno de los dos sectores que antagonizan la política venezolana tendría mayoría en un nuevo parlamento. De hecho, la intención de voto luce tremendamente fragmentada: 27,87% de los entrevistados apoyaría a candidatos «independientes»; 24,62% sufragaría por los aspirantes del PSUV (este dato es plenamente coincidente con la población que se autodefine como chavista); 16,26% elegiría candidatos de la oposición; y 26,36% no sabe o no opina.

Además, en un momento cuando la crisis económica es el principal problemas de los venezolanos, los niveles de confianza en el liderazgo político vive un momento complejo. DatinCorp reporta que 49% de la población encuestada dice tener «poca confianza» en los líderes políticos. 61% de no confía ni apoya a ningún dirigente del chavismo y 49% afirma lo mismo sobre los líderes de la oposición.

Así que el éxito probable de la nueva agenda que intenta definir la oposición tiene retos considerables.

Te podría interesar también