Claves para entender por qué la oposición ahora busca negociar con Maduro y no derrocarlo

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Claves para entender por qué la oposición ahora busca negociar con Maduro y no derrocarlo



Han pasado más de dos años desde que comenzó el enfrentamiento entre el dirigente opositor Juan Guaidó, y el presidente Nicolás Maduro, el izquierdista al mando durante uno de los colapsos económicos más profundos de la historia moderna.

A medida que el apoyo internacional en torno a Guaido se debilita, él y algunos segmentos de la oposición están planteando una negociación con observación para que se organicen elecciones presidenciales y parlamentarias a cambio del «levantamiento progresivo» de sanciones contra el país.

Para muchos venezolanos, las preguntas son menos relevantes que la lucha diaria por sobrevivir en un país asolado primero por la hiperinflación y ahora por el coronavirus (COVID-19).

1. ¿Qué ha pasado?

Guaido fue rápidamente reconocido como líder de Venezuela por Estados Unidos y más de 50 naciones. Atrajo a multitudes a las concentraciones callejeras que fueron respondidas con una represión policial. Pero su intento de desencadenar un levantamiento y ganar desertores de los militares en abril de 2019 fracasó. Los altos mandos militares se han beneficiado bajo el régimen de Maduro de contratos gubernamentales y concesiones mineras, y ahora de la distribución del escaso combustible.

Los vínculos de Maduro con los militares se remontan al gobierno de su mentor y predecesor, Hugo Chávez, el coronel del ejército de izquierda que fue elegido presidente por primera vez en 1998 después de haber sido encarcelado por liderar un golpe de Estado fallido en 1992. Maduro también ha mantenido el control de los medios de comunicación, la policía y PDVSA.

2. ¿Quién apoya todavía a Guaido?

La mayoría de los países que lo apoyaron después de que asumiera el liderazgo de la nación se han alejado discretamente, aunque Estados Unidos sigue respaldando al líder opositor. La UE ahora sólo lo considera un «interlocutor privilegiado». Otros países siguen apoyando oficialmente a Guaido, pero en la práctica evitan el tema. Maduro ha logrado mantener el apoyo de aliados clave como Rusia, China, Turquía e Irán, que le ayudan a sortear las sanciones de Estados Unidos con envíos de gasolina, alimentos, medicinas y vacunas Covid.

3. ¿Qué tipo de conversaciones se están llevando a cabo?

A medida que los esfuerzos de Guaido se desvanecen, un segmento de la oposición liderado por el ex-candidato presidencial Henrique Capriles concluyó que su único camino hacia adelante es a través de las urnas, a pesar de haber boicoteado las elecciones anteriores que, según ellos, estaban amañadas. Empezaron a negociar discretamente con el gobierno en disputa de Maduro, tratando de obtener garantías de imparcialidad en la ronda de elecciones de gobernadores y alcaldes que se celebrará en noviembre.

Esas conversaciones condujeron al nombramiento de un nuevo Consejo Electoral en mayo, con dos de sus cinco miembros procedentes de la oposición por primera vez desde 2004. Estados Unidos no rechazó el nuevo órgano electoral, pero dijo que corresponde a los venezolanos decidir si contribuirá a encontrar una solución política que incluya elecciones libres y justas. La UE lo calificó como un buen primer paso.

4. ¿Está Guaido involucrado?

Según reseñó la agencia Bloomberg, sí y no. Tras el nombramiento del nuevo consejo electoral, Guaido abandonó su exigencia de un cambio radical de régimen y dijo que está abierto a negociar las garantías para la celebración de nuevas elecciones. Pero, a diferencia de otros segmentos de la oposición, insiste en que las conversaciones deben incluir la repetición de las elecciones presidenciales de 2018 y las legislativas de 2020.

Maduro se ha negado a discutir esa idea. Aun así, la apertura fue lo suficientemente amplia como para convencer a los funcionarios noruegos de hacer un nuevo esfuerzo diplomático, buscando retomar las conversaciones que Maduro abandonó en 2020.

5. ¿Cuál es la estrategia de Maduro?

Confiando en que su permanencia en el poder no se ve seriamente amenazada, Maduro ha hecho una serie de pequeñas concesiones. En lo que se considera un esfuerzo por mejorar las relaciones con Estados Unidos, anunció en abril que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU comenzaría a operar en el país, cediendo por primera vez cierto control sobre la distribución de alimentos de la nación.

Seis altos ejecutivos estadounidenses de Citgo Petroleum Corp. detenidos por el gobierno desde 2017 fueron trasladados de la cárcel al arresto domiciliario. Los movimientos parecieron un guiño de Maduro a la administración de Biden con la esperanza de un alivio de las sanciones, mientras que figuras estadounidenses con buen acceso a Washington y Caracas están sirviendo como intermediarios.

6. ¿Qué pasa con las sanciones?

Guaido ha insinuado que si las negociaciones conducen a un acuerdo real, el tema de las sanciones podría ser discutido, y algunas podrían ser levantadas. Hoy en día, Venezuela vende muy poco petróleo, principalmente bajo el radar a aliados como China. Los compradores tradicionales tienen demasiado miedo a las sanciones de Estados Unidos como para comprar petróleo venezolano y Estados Unidos, el principal comprador durante décadas, obviamente ya no está comprando petróleo venezolano.

7. ¿Cuál ha sido la reacción del público?

En las calles, donde los venezolanos se enfrentan a una hiperinflación incesante y a una transición caótica a una economía no oficial basada en el dólar, la gente parece prestar cada vez menos atención a la política. Muchos pasan sus días tratando de conseguir suficiente dinero para comprar comida, esperando horas en la cola para llenar sus tanques de gasolina o haciendo largas colas para las pocas vacunas chinas y rusas disponibles.

8. ¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia?

Venezuela sigue atravesando una segunda oleada de contagios de covirus, y los hospitales y clínicas alcanzaron sus niveles más altos de ocupación en marzo y abril. Las cifras oficiales de 238.013 infecciones y 2.689 muertes se consideran ampliamente subestimadas, ya que el país está realizando pocas pruebas. Pocos venezolanos pueden seguir las estrictas normas de cierre, ya que la mayoría trabaja en el sector informal.

El salario medio mensual es de sólo 55 dólares (según un informe de la Asamblea Nacional, liderada por la oposición, y la empresa local Anova), mientras que el coste medio de una cesta básica de alimentos para una familia de cinco miembros supera los 200 dólares al mes.

9. ¿Qué ha supuesto políticamente?

La pandemia ha reforzado el control de Maduro. Por un lado, ha repartido arbitrariamente los menos de 3 millones de vacunas que han llegado al país, restando relevancia a Guaido. Aunque en febrero se creó una «mesa técnica» con representantes de Maduro y Guaido para llegar a un acuerdo de vacunación a través del sistema Covax, respaldado por la OMS, Maduro ha dejado de lado las conversaciones y ha dicho que su gobierno pagó las vacunas Covax por su cuenta (aunque el pago no se ha completado y las vacunas no han llegado).

Con información de Bloomberg*

 


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también