04/09/2022 09:28 PM
| Por AFP / Banca y Negocios

Chile rechazó abrumadoramente proyecto de Constitución: ¿Y ahora qué?

Los elementos que más divisiones provocaron del proyecto fue haber consagrado la plurinacionalidad indígena y haber incluido en su nuevo catálogo de derechos sociales el aborto, el derecho a la vivienda «digna» en un texto con un marcado énfasis medioambiental que sin embargo mantenía el modelo de economía de mercado.

Chile rechazó abrumadoramente proyecto de Constitución: ¿Y ahora qué?
Una contundente mayoría en Chile rechazó este domingo 4 de septiembre la propuesta de Constitución que buscaba cambiar la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989) por otra con más derechos sociales, en un resultado que superó las expectativas más optimistas de la oposición conservadora.

Más de 15 millones de electores estaban convocados a las urnas en una jornada con alta participación por voto obligatorio y en gran parte del país se impuso la opción en contra de la Constitución.

Con el 88,08% de los votos escrutados, el «Rechazo» se imponía con 62% frente al «Apruebo» que obtuvo 38%, informó el servicio electoral.

El proyecto consagraba una «plurinacionalidad» indígena y establecía un nuevo catálogo de derechos sociales en salud, aborto, educación y pensiones, con un marcado énfasis medioambiental y de protección de nuevos derechos, aunque mantienía la economía de mercado.

«Es una derrota a la refundación de Chile», dijo Javier Macaya, presidente del partido ultraconservador UDI. «Vamos a continuar con la voluntad de continuar el proceso constituyente, vamos a cumplir nuestro compromiso», prometió en una rueda de prensa, rodeado de seguidores del «Rechazo» que festejaban.

«Tremenda paliza del rechazo sobre el apruebo. Nadie anticipó esta distancia de más de 20 puntos porcentuales», indicó la socióloga Marta Lagos, fundadora de la encuestadora Mori, que calificó el resultado como «fracaso estrepitoso», escribió el Twitter .

El plebiscito de octubre de 2020 para decidir entrar a un proceso constitucional, tras la gran revuelta social de 2019 en reclamo de mayor justicia social, contó con el apoyo de casi 80% del electorado.

El «Apruebo» venció casi únicamente entre una mayoría de los chilenos en el exterior, donde había unos 100.000 electores inscritos.

El nuevo texto, de 388 artículos y elaborado durante un año por una Convención Constitucional, consagraba un «Estado social de derechos», en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones de octubre de 2019.

Los elementos que más divisiones provocaron del proyecto fue haber consagrado la plurinacionalidad indígena y haber incluido en su nuevo catálogo de derechos sociales el aborto, el derecho a la vivienda «digna» en un texto con un marcado énfasis medioambiental que sin embargo mantenía el modelo de economía de mercado.

Todas las encuestas habían anticipado el triunfo del «Rechazo» pero ninguna con tanta holgura.

«Es un desastre, estoy super triste. No puedo creer esto. Hemos pasado muchas cosas en la calle para terminar así», dijo a la AFP María José Pérez, de 33 años, partidaria del «Apruebo» frustrada en Plaza Italia, donde cientos se juntaban a compartir su frustración.

– Unidad Nacional –

El presidente de Chile, Gabriel Boric, había asegurado horas atrás que cualquiera fuese el resultado convocará a la «unidad nacional» en un ejercicio con «más democracia» para superar fracturas sociales, al votar entre aplausos en su ciudad natal de Punta Arenas.

La expresidenta Michelle Bachelet, muy popular en el país, dijo que de ganar la opción «rechazo» como anticipan los sondeos, «las demandas de los chilenos no van a quedar satisfechas» y se debería convocar a un nuevo proceso constituyente. La exmandataria votó en Ginebra, Suiza, donde acaba de dejar su cargo como alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Los actos de cierre de campaña el jueves en la capital de este país de casi 20 millones de habitantes, dieron dos fotos que contrastan con los pronósticos.

La fiesta callejera del «Apruebo» había convocado entre 250.000 y 500.000 personas, según los organizadores, mientras el acto de cierre del «Rechazo» consistió en un evento de apenas no más de 400 personas.

La socióloga Marta Lagos había anticipado que la foto de Santiago, donde finalmente también gano el «Rechazo», no significaba que el ‘Apruebo’ ganara porque «tiene mucha desventaja en el sur y en el norte del país», zonas que sufren violencia e inseguridad, agrega Lagos.

Mientras en el sur hay conflictos sobre tierras que reclaman grupos de indígenas Mapuche, en el norte se produce un incesante ingreso de inmigrantes sin papeles que viven en las calles y que ha generado la aparición de mafias de traficantes de personas.

-Boric: la democracia sale reforzada –

La reivindicación de la democracia y el funcionamiento de las instituciones, aparte del rechazo del proyecto constitucional que obliga a elaborar una nueva propuesta que «nos incluya a todos» son las dos lecciones que el presidente chileno Gabriel Boric extrae de una contundente derrota política ante el primer y fundamental reto de su administración.

«la intolerancia, el maximalismo y la violencia deben quedar a un lado. Hay que escuchar la voz del pueblo», dijo el mandatario en un discurso pronunciado en su despacho del Palacio de La Moneda, en Santiago.

Boric anunció que este lunes se reunirá con los líderes del Congreso bicameral para trazar la continuidad del proceso constituyente, y abrirá un diálogo con «todas las fuerzas políticas». Llamó a deponer las diferencias para definir a la brevedad un nuevo proceso constituyente, del cual el Congreso «debe ser el gran protagonista».

«Ya antes hemos superado divisiones y heridas profundas… hoy lo volveremos a hacer y no partimos cero. Sabemos que hay injusticias, abusos y desigualdades que deben ser enfrentadas, las mujeres de nuestra patria no dejarán de ser escuchadas», dijo Boric.

El mandatario llamó a construir una Constitución que reconozca a la inmensa mayoría. «Los desafíos no se agotan en la cuestión constitucional, y esperan soluciones a los importantes y ajustes desafíos».

Indicó que habrá cambios en el equipo de gobierno.

«Chile ha demostrado ser exigente y quiere cambios con responsabilidad», enfatizó.

– ¿Y ahora qué? –

Ahora, el parlamento bicameral asume el protagonismo del proceso constituyente, ya que los chilenos dijeron masivamente en el plebiscito «de entrada» que desean un nuevo texto constitucional; sin embargo, las fuerzas políticas buscarán acordar un modelo de redacción que permita conseguir un texto más potable para la mayoría, lo que posiblemente suponga un nuevo esquema para elegir la convención constituyente.

Analistas locales señalaron que los grupos políticos ahora acordarían unas «líneas rojas» que la nueva carta magna no debería violar, en función de asegurar que este segundo intento sea aprobado con el mayor consenso.

Esas «líneas rojas» tendrían que ver con mantener el parlamento bicameral, abandonar el modelo de estado plurinacional, mantener la propiedad individual sobre las pensiones, reforzar el reconocimiento de la propiedad privada, aunque parece consensual que Chile se definirá como un estado social de derecho, un modelo con el que parece estar de acuerdo, incluso, la mayoría de la derecha.

La convención constituyente fue duramente criticada por el radicalismo de algunos de sus líderes y el estilo generalmente pugnaz del debate, con algunos elementos graves como el desconocimiento de acuerdos en el proceso final de redacción.

La izquierda radical, de la que el presidente Gabriel Boric se había venido desmarcando en los últimos días, fue la gran derrotada.

Boric corre el riesgo de mantenerse más debilitado, por lo que se estima que reestructurará su gabinete de forma amplia con un equipo que gire más hacia el centro.

Chile, que ha sido uno de los países considerados más exitosos de América Latina en términos económicos, ha venido sufriendo una creciente crispación política que llevó a protestas que han sido calificadas como «estallido social», las cuales anularon la gobernabilidad del expresidente de centro derecha, Sebastián Piñera.

Con la promesa de una reforma constitucional que cambiaría el modelo político y económico del país, el joven Gabriel Boric fue electo, en segunda vuelta, en 2021. La izquierda más radical llegaba al poder y amparada en ese triunfo llevó un proceso constituyente con propuestas y estilo muy radical que, evidentemente, generó temor en la mayoría.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo