Banco de Japón teme una recuperación económica más lenta de lo previsto

// EFE

Banco de Japón teme una recuperación económica más lenta de lo previsto



La junta de política monetaria del Banco de Japón (BoJ) considera que la recuperación económica de la tercera economía mundial podría ser más lenta de lo previsto debido al continuado lastre de la pandemia, según consta en las actas de su última reunión publicadas hoy.

En dicho encuentro, celebrado a mediados de mes, el BoJ señaló que la economía nacional atraviesa una situación «extremadamente grave», y calculó una contracción del PIB del 4,7% para el ejercicio 2020 y una vuelta al crecimiento en 2021 del 3,3%, según consta en su informe trimestral de perspectivas económicas.

Varios miembros del máximo órgano de gobierno del BoJ, no obstante, advirtieron de que la actual coyuntura interna en Japón y en el resto del mundo podría deparar una evolución económica peor de lo que apuntan esas estimaciones.

«Incluso en el ejercicio fiscal de 2022, es poco probable que la economía pueda volver al nivel previo al brote de COVID-19», señaló en la reunión uno de los miembros de la junta de política monetaria, quien también advirtió de que «llevará tiempo lograr un cambio estructural que permita superar el impacto de la pandemia».

Otro de los integrantes de la junta del BoJ señaló que la entidad «no puede ser optimista sobre cuándo tendrá lugar la recuperación económica», puesto que ésta se vería retrasada en caso de que haya nuevas oleadas de contagios, según consta en las actas, que no atribuyen los comentarios a ningún miembro concreto.

Las intervenciones durante la reunión mostraron especial preocupación en «los problemas de solvencia» entre particulares y empresas que pueden comenzar a aparecer conforme pase el tiempo y se noten más los efectos de la pandemia, lo que podría crear «un círculo vicioso de desempleo, bajos ingresos y menos gasto»

En su última reunión, la entidad decidió mantener sin cambios su política ultraflexible, con tasas de interés a corto plazo en el -0,1% y mantener en torno al 0% el rendimiento del bono estatal a largo plazo, además de su cuantioso programa de inyección de liquidez al sector privado.

El Banco de Japón ya indicó entonces que sus previsiones económicas trimestrales eran «extremadamente poco claras, ya que podrían cambiar dependiendo de las consecuencias de la COVID-19 y la magnitud de su impacto en las economías nacionales y extranjeras».

Te podría interesar también