Así triunfan los jóvenes empresarios venezolanos que no se van del país

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Así triunfan los jóvenes empresarios venezolanos que no se van del país


Un reciente estudio de BBVA Research mostró como la migración venezolana ha generado efectos positivos en la economía peruana, mientras que las cámaras industriales de Colombia revelan que los venezolanos han incrementado 30% el número de nuevas pequeñas empresas en el vecino país, en el país aún queda un capital emprendedor que tiene éxitos que mostrar, a pesar de la crisis.

En un evento reciente denominado Cumbre de Líderes Empresariales, organizado por la empresa Explosión Creativa, con la participación  de más de 200 gerentes y empresarios, se mostraron casos notables de emprendimientos, montados por jóvenes, quienes han apostado por crear nuevas marcas en sectores donde los grandes actores del pasado se han ido o han desaparecido.

Uno de ellos es un puesto de jabones, desinfectantes, lavaplatos y detergentes patrios que se llaman Ivón. La marca lleva solo cinco meses comercializándose pero ya llega a todos los supermercados del país. Su fundador es Romer Espinosa, un empresario que todavía no pasa de los 40 y ya se ha hecho millonario con su idea.

Romer Espinosa, empresario venezolano y creador de la marca de aseo 'Ivon'

«Las grandes transnacionales se han ido del país y el consumidor estaba ávido de un producto de calidad que pudiesen encontrar siempre en los anaqueles de los supermercados, así que inventamos un producto que no dependa de las importaciones. Nosotros hemos desarrollado toda la cadena de producción», expone.

Y parece sencillo cuando se explica, pero en un país bloqueado como Venezuela, producirlo absolutamente todo o prever cualquier incidencia que pueda interrumpir el flujo de la elaboración del producto se torna, en ocasiones, en una aventura de ciencia ficción.

«Tenemos que ser indiscutiblemente resilientes y aunque parezca un discurso trillado, tenemos que capitalizar la crisis», continua Espinosa.

En su puesto de Comidas Empacadas, Ricardo Pérez vende comida casera a domicilio. Menús elaborados y saludables para la gente que no tiene tiempo para cocinar o que simplemente no le gusta, con la ventaja de que ellos se encargan del envío, algo que pudiera parecer normal o cotidiano en cualquier país del mundo, pero no en Venezuela donde el servicio delivery brilla por su ausencia. 

Ricardo Pérez, emprendedor venezolano y fundador de 'Comidas Empacadas'

«Hace un año decidí emprender un sueño y no hacer la maleta», explica Ricardo. «Tenemos que hacerlo por nuestra cuenta y dentro de unos años contaremos esta crisis como una historia bonita que nos permitió construir un sueño», remarca el emprendedor.

La marca se promociona a través de las redes sociales donde diariamente anuncian los menús del día siguiente y atienden los pedidos vía Whatsapp cada mañana antes de las 10:30.

Y son tres pisos de exposición comercial, 103 stands y más de 20 conferencistas que han puesto su mejor empeño en mostrar sus experiencias en las diferentes temáticas de las ponencias: Transformación digital; claves para hacer buenos negocios; el futuro de las finanzas; nuevas tendencias en marketing y publicidad.

Con las criptomonedas en Venezuela aplica la misma lógica del bloqueo económico que sufre el país. Sin capacidad para realizar transacciones financieras internacionales, con los fondos embargados y sus bancos perseguidos, promover un sistema de transferencias y movimientos interbancarios es fundamental para su supervivencia; y es aquí donde empresas como la de Óscar Sánchez han visto su nicho de mercado.

Óscar Sánchez, director de ventas de la empresa venezolana 'Intercambio', que trabaja con criptomonedas

Se trata de Venezolana de Intercambio (Veinte) que se dedica a cambiar criptomonedas por moneda fiduciaria y que ya ha instalado dos cajeros ATM en Caracas.

«Vienen remesas de fuera por medio de criptomonedas y les ofrecemos a los comerciantes y a las personas naturales que puedan pagar aquí con esas criptomonedas por medio de diferentes puntos de venta o que puedan cambiar sus bitcoins o el tipo de divisa virtual de la que dispongan por moneda física», expresó Sánchez.

Las criptos no se rigen por las normas de Wall Street ni del Departamento del Tesoro de EEUU, y en un país sancionado como el caribeño, ayuda mucho poder sortear las normas internacionales en lo que a economía se refiere. Básicamente, permite hacer como que se vive en un país normal donde cualquier ciudadano puede comprar o vender cosas, hacer transferencias internacionales o recibir, por ejemplo, un salario de una empresa extranjera.

«Los comercios se están dando cuenta de que es un sistema alternativo para manejar la economía en el país», explica Óscar.

Esther Manguerret es la gerente general de La Paletería, la marca que está detrás de este boom gastronómico que lleva dos años triunfando en Caracas y en Maracaibo, la principal ciudad petrolera del país, ubicada en el estado Zulia. De Maracaibo es originaria Esther y sus dos socios fundadores.

Esther Manguerret, gerente general de La Paletería

«Aquí hay muchos nichos que explotar y muchos que han quedado vacíos. Y los que hemos apostado por quedarnos en el país debemos emprender, no dejar de soñar y hacer cosas nuevas. Imprimir amor y el empeño. Esa es la clave del éxito», sostiene.

Lea el reportaje completo de Sputnik aquí

Te podría interesar también