Así es la vida de lujo de los ricos en Venezuela en medio de la crisis humanitaria

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Así es la vida de lujo de los ricos en Venezuela en medio de la crisis humanitaria



Una de las frases más recordadas de Hugo Chávez es la de «ser rico es malo». No obstante, el modelo socioeconómico que implanta el chavismo está alejado de ciertos valores del «socialismo del siglo XXI» que el expresidente predicaba, algo evidenciado en las desigualdades que se han acrecentado en los últimos años, tal como lo reseña DW.

Según los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI), que realizan las principales universidades y observatorios en Venezuela, el 96.3% de los hogares venezolanos son pobres, y casi el 80% de ellos se encuentra en pobreza extrema. Estas cifras reflejan lo grave y complejo de la crisis humanitaria. La evidencia está en la ayuda de alimentos y medicinas que recibe Venezuela de organismos internacionales, y en los millones de venezolanos que han emigrado del país.

Pero a pesar de la crisis y la pobreza, ha surgido una comercio paralelo de costosos productos de lujo que solo una minoría adinerada puede pagar.

Algunos empresarios y emprendedores venezolanos pudientes de larga tradición han sabido detectar y aprovechar oportunidades para sobrevivir, e incluso crecer en sus negocios, según explica a DW el economista Rudi Cressa.

Sin embargo, también «existen nuevos empresarios que se han visto favorecidos por sus nexos y relaciones con las cúpulas de poder, y han tenido acceso a contratos, concesiones y oportunidades de manera poco transparente o ética, y al margen de la legalidad», señala Cressa, que añade que estos nuevos empresarios «han visto crecer su riqueza de manera exponencial, demostrando apoyo de forma abierta al chavismo».

“El dólar manda” en Venezuela, dijo la socióloga Angela Oraa.

– Evidente desigualdad económica –

Las desigualdades económicas se han hecho más evidentes en los últimos años, incluso en medio de la pandemia.

A medida que aumentaba la crisis humanitaria surgieron tiendas donde se venden productos importados y de lujo, los llamados bodegones. También se han visto las aperturas de tiendas de ropa de marca, zapaterías, mueblerías y negocios de artículos para el hogar.

Para algunos analistas, mucho de este mercado de lujos es producto del lavado de dinero que surge del narcotráfico y de otros negocios ilícitos o producto de la corrupción, de los cuales existen muchas denuncias.

Al respecto, Cressa aclara que «no obligatoriamente es lavado, sino que ahora existe un pequeño porcentaje de la población que es muy pudiente, mientras que a la gran mayoría a duras penas le alcanza para cubrir lo básico».

– Los gustos de los nuevos ricos –

La clase pudiente en Venezuela no procura la austeridad, y más bien hacen gala visible de las riquezas, según cuenta a DW la socióloga y periodista Ángela Oraa. Entre los comercios de alta gama que han tenido más éxito en los últimos años, el de la gastronomía «está en plena alza» dice Oraa.

«Existe un rosario de restaurantes, cuyos estacionamientos parecen concesionarios de Beverly Hills, con aerodinámicos carros deportivos y camionetas de equipo completo, muchas blindadas y custodiadas por guardaespaldas, o motos con escoltas uniformados. Son símbolos visibles de riqueza y ostentación» agrega Oraa.

Los gustos de los ricos han cambiado en los últimos años, y con una nueva clase social y política que ha desplazado apellidos de empresas multimillonarias, salvo excepciones, como los Mendoza, del grupo Polar, y los Vollmer, de Ron Santa Teresa. Por ejemplo, el consumo de cirugías plásticas ha disminuido, y los precios de las obras de arte están por el suelo, explica Oraa.

Además «los clubes, como el Country Club, de los apellidos de rancio abolengo, están venidos a menos».

Según la socióloga productos que antes eran considerados un lujo, ahora no lo son, ya que “adquirir arte y buena lectura, así como escuchar música, son productos culturales que, para ser consumidos, requieren de una educación de élite, y esta nueva clase emergente carece de ello”.

Entre las tiendas que están en auge, Oraa indica que “el dólar manda” y que la escasez solo afecta a quien no tenga acceso a las divisas. Según ella, la pandemia tampoco ha sido limitante.

Continúe leyendo el especial de DW, haciendo click aquí

Te podría interesar también