Arreaza: sanciones contra Rosneft agreden a la economía local y atentan contra la libre empresa

// AVN

Arreaza: sanciones contra Rosneft agreden a la economía local y atentan contra la libre empresa



Las medidas coercitivas y restrictivas impuestas este martes 18 de febrero por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la empresa Rosneft Trading S.A, filial del grupo energético ruso, Rosneft, agreden a la economía y al pueblo de Venezuela, en el afán de la administración estadounidense de generar sufrimiento y dificultades, sostuvo el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza.

“Las medidas coercitivas unilaterales de EEUU contra Rosneft Trading, van dirigidas contra nuestra industria petrolera, sus trabajadores y la economía venezolana. Siguen agrediendo al pueblo de Venezuela, tratando de generar sufrimiento y dificultades”, expresó el diplomático a través de la red social Twitter.

El canciller venezolano informó que estas nuevas acciones ilegales serán incorporadas a la demanda que Venezuela elevó ante la Corte Penal Internacional contra EEUU, pues a su juicio atentan contra el libre comercio y empresa.

Arreaza indicó que las instituciones venezolanas también deberán aplicar las normas y sanciones de ley a quienes las promueven la intervención extranjera en el país.

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional debe identificar, no sólo a los responsables de emitir estas medidas perversas en Washington sino aquellos indolentes confesos que las solicitan y las celebran en Venezuela. La justicia venezolana, hará la propio”, señaló.

Más temprano, el secretario del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos, Steven Mnuchin, afirmó que Rosneft Trading y su presidente, Didier Casimiro, negociaron la venta y el transporte de petróleo venezolano, y en ese orden anunció la imposición de medidas ilegales contra la compañía Rosneft Trading SA por sus vínculos comerciales con Venezuela.

Las acciones comprenden restricciones para impedir la comercialización e intercambio de petrolero venezolano como parte de la estrategia del gobierno estadounidense para deponer al presidente Nicolás Maduro.

Te podría interesar también