Aristimuño: Reactivación puede ser caótica si no se enfrenta crisis de servicios y combustibles

// Por: Kevin Hernández

Aristimuño: Reactivación puede ser caótica si no se enfrenta crisis de servicios y combustibles



De acuerdo con el economista y director general de la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados (AH&H), César Aristimuño, desarrollar un proceso de «normalización relativa» en el país conllevaría a enfrentar una serie de grandes retos que si bien, «antes de la pandemia estaban presentes, ahora son apremiantes», por lo que exhortó «llegar a un consenso» con los sectores determinantes de la sociedad y «analizar muy bien la situación», teniendo en cuenta el estado en que se encuentra la economía del país.

«La normalización es urgente porque el país requiere entrar en un proceso de calma, con la minimización de conflictos, ante el nivel de incertidumbre que se vive actualmente», expresó.

Para Aristimuño es una «buena noticia» iniciar un proceso de flexibilización, «porque el país ya no puede seguir paralizado, inclusive desde el punto de vista psicológico, es importante que la sociedad inicie un proceso progresivo de incorporación a sus actividades».

Tras la parálisis económica, estimada en un 90% debido al confinamiento social y la situación que experimentan las empresas que se encuentran produciendo en su mínima expresión, para el director de AH&H siguen estando presentes las deficiencias en los servicios básicos, entre ellos, la electricidad, a la vez que destacó la aguda escasez de gasolina, por lo que advierte de «un caos» si no se atienden estos principales elementos que implican mayor consumo con la flexibilización  y los cuales se encuentran «mucho más graves de lo que eran antes». Agregó, que se están buscando soluciones y alternativas que apuntan a las consecuencias y ninguna a las causas de la crisis.

Desde que Nicolás Maduro decretó el aislamiento social para prevenir la propagación de la pandemia, la crisis entró en otra fase. Y a pesar de que el oficialismo informó que se daría prioridad al sector salud, seguridad, transporte de alimentos para surtir gasolina, la realidad es que cientos de venezolanos pasan hasta 48 horas seguidas fuera de una estación de servicio para llenar sus tanques.

Para mediar la crisis, el gobierno nacional decidió comprarle gasolina a Irán. Ante este hecho, el especialista indicó que representa «un paliativo» ante la falta de combustible, lo que generará una solución temporal.

«Pasamos a ser un país importador de gasolina con una industria petrolera en el suelo», opinó.

La paralización de las refinerías nacionales, la caída de la producción petrolera, la falta de insumos, más las sanciones emitidas por el Gobierno de los Estados Unidos generaron que Venezuela entrara en una severa escasez de combustible, la cual se vio agravada con la cuarentena por el Covid-19.

En este sentido, Aristimuño colocó en dudas la eficiencia en la capacidad de abastecimiento de combustible al sector del transporte público del país ante el proceso de «reapertura gradual» para trasladar a los ciudadanos que necesitan reincorporarse a sus actividades laborales.

«No hay forma de sentirse seguro ante una normalización progresiva que vaya a señalar que será un proceso de arranque económico con generación de empleo, con estabilidad en los niveles de producción, con una mayor capacidad de demanda de parte de los consumidores», resaltó Aristimuño.

Todo está apuntando a que el objetivo es el racionamiento y no identificar y resolver las barreras que produce la escasez, lo que vendría a agravar los factores negativos presentes en la crisis económica, como la electricidad y la gasolina, recalcó.

– «La banca está preparada» –

En cuanto al sistema bancario en Venezuela, el director de AH&A indicó que la banca venezolana está preparada ante un sistema de reapertura, teniendo como base el reinicio paulatino de agencias.

«Hay muchos servicios que requieren la presencia de la apertura de las oficinas bancarias ante la incapacidad de respuesta mediante canales electrónicos», precisó.

Señaló Aristimuño que la banca es uno de los servicios que puede y requiere entrar en normalización. «Será positivo la apertura de la banca y también para las empresas venezolanas», añadió.

El consultor finalizó manteniendo la premisa de que el sector oficial y el sector privado deben llegar a un entendimiento y de que se tomen en cuenta los factores «que permitan el impulso de la estabilidad económica del país».

«Es imprescindible que el sector privado reciba del sector oficial todo el apoyo necesario para que pueda operar lo más normal posible dentro de este enorme nivel de incertidumbre», expresó.

Te podría interesar también