Alianza de Centros Financieros recomienda dejar de lado la competencia contra el #Covid19

// EFE

Alianza de Centros Financieros recomienda dejar de lado la competencia contra el #Covid19



La Alianza Mundial de Centros Financieros Internacionales (WAIFC) recomienda cooperación para afrontar la pandemia del nuevo coronavirus y mirar la respuestas que han dado Hong Kong y Japón en el pasado a pandemias similares como la del SARS.

La WAIFC anunció una nueva publicación sobre «Cómo pueden los Centros Financieros Mundiales ayudar a combatir la pandemia del VIDC-19».

En el informe, la alianza de centros financieros, incluido Fráncfort, dice: «Es hora de superar nuestras fronteras y dejar la competencia de lado en favor de cooperación e intercambio de las mejores prácticas«.

«Estamos convencidos de que los desafíos globales requieren respuestas globales», afirmó la WAIFC.

El presidente de WAIFC, Arnaud de Bresson, que es consejero delegado de Paris Europlace, dijo que la «primera lección es que todos los países están afectados en todo el mundo y por lo tanto estamos en el mismo barco».

Para maximizar las oportunidades de ganar esta guerra debemos «trabajar juntos», añadió Bresson.

La segunda lección, según Bresson, es repensar los modelos de negocio «y dar una nueva prioridad a las perspectivas a largo plazo y a la economía sostenible, a asuntos medioambientales y sociales».

Hubertus Väth, miembro de la junta directiva de WAIFC y director gerente de Frankfurt Main Finance, considera que se debe aprender de la experiencia de otros centros financieros como Hong Kong o Tokio, que superaron con éxito retos similares en el pasado.

La Alianza Mundial de Centros Financieros Internacionales es una asociación sin ánimo de lucro con sede en Bélgica, que representa a 16 centros financieros internacionales de cuatro continentes.

Sus miembros son Gobiernos locales, asociaciones e instituciones similares, que desarrollan y promueven los centros financieros.

SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome), una enfermedad respiratoria viral, fue reconocida como una amenaza global en marzo de 2003, tras aparecer en el sur de China en noviembre de 2002.

La epidemia afectó a 29 países y regiones y mató a 8.000 personas en 2003.

Fue un impacto negativo inesperado para la economía de Hong Kong, donde se intensificó la deflación de precios de consumo, aumentó el déficit fiscal y se depreció de forma severa su divisa, el dólar de Hong Kong, recuerda el informe.

El consumo local y las exportaciones de servicios relacionados con el turismo y los viajes aéreos estuvieron muy afectados a corto plazo.

Hong Kong tuvo un «fuerte rebote» del productor interior bruto (PIB) y en el índice bursátil Hang Seng Index, mientras el desempleo cayó de forma continúa tras el brote en la primera mitad de 2003 y hasta 2007, según el informe.

El Gobierno de Hong Kong desplegó rápidamente una estrategia de detección temprana, rastreo de contactos rápido, aislamientos y cuarentenas y contención efectiva.

Además, aplicó un paquete de medidas de alivio y de estímulo para contribuir a la recuperación económica, añade el informe.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también