Reuters: Inflación complica el manejo de efectivo en Venezuela

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Cuando Rosa Maestre, una empleada doméstica, fue a cobrar su aguinaldo con un cheque por 30.000 bolívares, recibió a cambio tres fajos de 1.500 billetes de 20 bolívares, un bulto de medio kilo inmanejable para una billetera.

Como Maestre, de 72 años, un tercio de la población venezolana no posee cuenta bancaria, por lo que sufre por el cada vez más engorroso manejo del efectivo, un tema que ha empeorado en las últimas semanas a medida que la inflación se mantiene por segundo año en tres dígitos, presionada por el reciente despunte del dólar en el mercado paralelo.

«Los escondí de inmediato en la cartera por el miedo que me da transportar esa paca de efectivo», dijo la señora, de nacionalidad colombiana, que planea invertir buena parte de su bono en comprar papel higiénico, un producto escaso.

«Jamás me habían pagado con tantos billetes, pero se irán en comprar unas cositas», se lamentó.

Los billetes circulantes no alcanzan para atender la demanda de los venezolanos, y analistas y diputados de oposición consideran urgente la emisión de nuevas denominaciones de hasta 10.000 bolívares para facilitar la compra de bienes básicos que duplican su precio en semanas.

Hace casi un año que el Banco Central (BCV) no difunde sus cifras de inflación, pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que cerrará el 2016 en 500 por ciento y se desbocará el próximo año, en medio de una crisis económica sin precedentes.

El actual conjunto de monedas y billetes circulantes fue introducido en el 2008 por el fallecido presidente Hugo Chávez, como parte de una reconversión que borró, de un plumazo, tres ceros al bolívar.

A pesar de que la medida se anunció como un punto de partida para reducir la inflación a un dígito, hoy, para que un billete de 100 bolívares tenga el mismo poder de compra que cuando entró en circulación, se necesitan 11.000 bolívares, según un cálculo de la consultora ODH.

Los billetes representan 8 por ciento de los bolívares que circulan en la economía, cuya masa monetaria creció un 105 por ciento en lo que va de año, según datos del BCV. El volumen del papel moneda aumentó 53 por ciento en ese lapso.

Los banqueros piden desde hace más de un año al ente emisor que imprima billetes de mayor denominación. En el país se requiere al menos 271 billetes para el pago del sueldo mínimo, cuando en Perú y Colombia se necesitan entre cinco y siete.

Lectura recomendada: Aristimuño: Manejo de efectivo sigue siendo uno de los costos más altos de la banca

Las autoridades financieras le informaron a la banca que trabajan en «ampliar» la familia de billetes, según fuentes del sector financiero. Y el diputado oficialista Ricardo Sanguino dijo el martes que el BCV introducirá billetes de 500 bolívares durante el último mes del año.

Pero el BCV no respondió a una solicitud de información por parte de Reuters.

Mientras eso llega, los bancos han empezado a imponer límites a las entregas de efectivo, según comprobó Reuters en recorridos por varias ciudades del país.

«El cajero me ha dicho que están entregando sólo 10.000 bolívares por la taquilla. Pero eso no me alcanza ni para comprar dos bolsas de jabón en polvo», se quejó Luis Cote, un maestro de 38 años, que salía del Bicentenario en la ciudad de San Cristóbal.

NEGOCIO EN EFECTIVO

A las largas colas frente a supermercados y panaderías, se suman ahora las que crecen alrededor de los cajeros automáticos, donde los venezolanos pueden llegar a pasar hasta dos horas para obtener fajos de billetes que se evaporan en pocos días.

Ante esa falla en la distribución de efectivo, algunos han encontrado una oportunidad de negocio.

Casi una docena de comercios de un centro comercial en la ciudad de Punto Fijo,cobra una comisión del 10 por ciento para dar efectivo, pasando la tarjeta de los clientes por un punto de venta como si estuvieran adquiriendo un producto.

«Lo hago porque la gente no tiene cómo sacar plata de los bancos y los cajeros automáticos en Punto Fijo no funcionan, el hampa los ha destrozado», afirmó el dueño de un comercio que pidió mantener su nombre en reserva.

En Caracas, los negocios también despachan efectivo cobrando 7 por ciento por transacción.

La Sundde anunció la semana pasada un operativo para detener la reventa de billetes.

«Es algo insólito», dijo el diputado y ex empleado del Banco Central José Guerra. «Con este cono monetario , no habrá una cantidad de billetes suficiente para satisfacer la demanda».

 

Te podría interesar también