Ramiro Molina en #Yotepregunto: El gobierno debe estabilizar la economía o caeremos en hiperinflación

Elizabeth Ostos @elizabethostos

Ramiro Molina en #Yotepregunto: El gobierno debe estabilizar la economía o caeremos en hiperinflación

En momentos de esta severa crisis que sacude al país, es imprescindible que los venezolanos encuentren respuestas, sobre todo en momentos en los cuales el gobierno enfrenta sanciones de tipo político y económico, de parte de Estados Unidos, uno de los tradicionales socios comerciales de Venezuela. El efecto se sintió en el mundo de las entidades financieras internacionales pues el Credit Suisse anunció que no negociará con bonos de la deuda de Petróleos de Venezuela.

Ante un panorama incierto, el economista Ramiro Molina explicó a BancayNegocios en la sección #YoTePregunto su visión sobre éste y otros temas relacionados con el acontecer macroeconómico del país.

Desde 2013 venimos sufriendo lo que puede considerarse la recesión más larga y fuerte de la historia de Venezuela. Entre las consecuencias de esta situación entre otras cosas vivenciamos una importante caída del consumo, de manera desigual”.

“Estamos ante un momento de cambios muy fuerte, entre cuyas causas destacan dos de gran impacto: de la caída los ingresos petroleros. Un manejo heterodoxo de la economía, en el cual se cuentan errores y algo de inexperiencia”.

-Pareciera que el gobierno no podrá atenuar los efectos de la crisis económica…

-Las consecuencias de la crisis no han sido mayores porque el gobierno ha logrado construir una red de entramado que le ha permitido garantizar el acceso a algunos productos y servicios básicos a la población, al tiempo que bajo el costo de una inflación que se incrementa, ha optado por crear dinero, incrementar la cantidad de dinero circulante (e inorgánico, de allí la inflación) en el país.

Molina es categórico al afirmar: “Nunca ha habido tanto consenso en Venezuela sobre el diagnóstico respecto a cuáles son los problemas del país, el reto es cómo nos ponemos de acuerdo para construir las soluciones”.

– ¿Cuánto tiempo el país puede soportar esta situación de mal manejo de la economía?

– Estamos llegando a un nivel de consumo básico, pero podemos llegar a un punto muy inestable, y vivir con ello cierto tiempo como han vivido otros países. mientras el Estado se ocupe de satisfacer necesidades estrictamente básicas de un sector de la población y el otro sector se las entiende como puede.

El gran beneficiado allí es el sector de Venezuela que tiene su patrimonio ahorrado en dólares. Eso explica por qué tampoco es más grave el daño social.

– ¿Cómo controlar la inflación? Es una tarea pendiente del gobierno…

– Si el gobierno insiste en financiar y monetizar su déficit fiscal de la manera que lo está haciendo, seguirá la presión inflacionaria. Para fines de 2017 podría estar superando el 700 por ciento, incluso llegar a lo que algunos economistas han vaticinado; 1000%. Apenas estamos en agosto, hay que evaluar lo que pase en el resto del año. Si el manejo es el mismo, la inflación será altísima y el Producto Interno Bruto puede caer 10%.

– ¿Cómo resistiría la economía un ajuste macroeconómico drástico? Hay quien duda que este gobierno formule un plan de ajustes…

-En el país, ha caído la demanda, entonces ya nuestras expectativas de consumo bajaron y se ajustaron lo suficiente, y eso ayuda al ajuste. Por ello los problemas son más fáciles de resolver de lo que parece porque el coste del ajuste en buena parte ya lo sufrimos y lo asumimos, ya llegamos allí. Eso no quiere decir que no pueda empeorar, pero sí quiere decir que estamos preparados para otra economía.

Romper la inercia

“Pasamos de tasa de inflación mensual, hace 3 años de entre 2 y 4% desde principios de siglo hasta el año 2010, del 2010 al 2012 pasamos entre 5 y 7%, desde enero de 2016 entre 15 y 25% y ahorita estamos en una tendencia peligrosa”, expresó el también docente universitario.

Añadió que países como Perú vivieron 14 años con tasas mensuales de inflación entre 20 y 25%, Argentina casi 2 años hasta que llega el momento de los los ajustes macroeconómicos: “o vas a la hiperinflación o estabiliza y rompes esa inercia”, recomendó Molina al gobierno.

– ¿Vamos directo a la hiperinflación?

-Estamos en alto riesgo ante el crecimiento de la inflación si no hay un anclaje en la política económica, ya sea monetario o cambiario (…) hay un problema de credibilidad en las políticas económicas, tienen 5 años (en el gobierno) anunciando que van a pulverizar el dolartoday y eso no sucede…Necesitamos un quiebre de las expectativas y eso tiene más que ver con la incertidumbre política que vivimos.

“En ausencia de cualquier correctivo, la tendencia de aceleración de la inflación se convierte en un problema muchísimo mayor, sobre todo si lo que está tras eso es un problema monetario. Al 4 de agosto estamos en 180% de expansión monetaria, un ritmo peligroso, además porque genera más demanda por un lado en un momento en que hay menos oferta de servicios y productos”, advierte Ramiro Molina.

– ¿Hay posibilidades de repunte económico?

-No todo está perdido. Pese al problema de la gestión petrolera (menos producción y precios bajos), siempre es posible repuntar porque el Petróleo sigue aquí. Y hay algún margen de maniobra financiera para el gobierno.

– ¿El gobierno podrá cumplir con sus compromisos de la deuda externa?

– El período de pagos concentrados de la deuda externa, termina este año en octubre y noviembre, Pdvsa no tiene vencimientos de pago de deuda sino hasta octubre de 2018, y luego nuevamente en 2019. Venezuela nunca ha caído en impago. Desde el punto de vista financiero el pago de la deuda no es un caso crítico, lo cual no excluye la oportunidad que tiene el país de plantear una reestructuración amigable de la deuda si así lo considerara conveniente, pudiendo modificar los plazos y las condiciones de pago mediante incentivos y otras ofertas.

“Lo cierto, es que todos los pronósticos sobre el inminente default venezolano han fallado. No existen expectativas de no pago por parte de Venezuela, y ello se refleja por ejemplo en el precio de los bonos de Pdvsa que vencen en noviembre y siguen cotizándose por encima del 90%. La evidencia y los números de la realidad fría, apuntan a una realidad financiera diferente a la percepción de una realidad crítica y apocalíptica impulsada desde muchos medios de comunicación”.

Relación con Estados Unidos

El economista y docente de finanzas internacionales expresa que en el caso de que Estados Unidos aplique más sanciones, desde el punto de vista económico, a Venezuela, “podría abrir espacios a Rusia, la India y China como mercados y clientes sustitutos de Venezuela. De hecho, los rusos y los chinos tienen años en el país y conocen bien este mercado. Rosneft (la estatal petrolera rusa) ha cumplido un papel muy importante en los últimos tiempos en el financiamiento de la empresa petrolera venezolana”.

– ¿Qué opina de la decisión del Credit Suisse de no trabajar con más bonos de Venezuela? ¿Es un efecto de las sanciones del gobierno de Estados Unidos?

-El Credit Suisse ha trabajado con Venezuela desde hace muchos años y con este gobierno muy especialmente. Este banco de inversión estuvo muy vinculado con las colocaciones de bonos durante el gobierno de Hugo Chávez. No sabemos a qué juega (el CS) o con quien quiere congraciarse. Eso no tiene parangón en la historia financiera con ningún activo financiero en la historia ni siquiera con bonos de países inmersos en guerras fratricidas o genocidas. Los bonos son activos financieros y punto.

Te podría interesar también