Mapfre asegura que seguirá en Venezuela

Banca y Negocios @bancaynegocios

Mapfre asegura que seguirá en Venezuela

La aseguradora española Mapfre asegura que se mantendrá en Venezuela, a pesar del «entorno muy complejo» en el que está operando, dijo su presidente Antonio Huertas.

La aseguradora está preocupada por la crisis de Venezuela, pero no tiene intenciones de irse y confía en una recuperación a medio plazo, pese a que la hiperinflación alcanzará este año el 1.350.000% y la economía venezolana decrecerá 18%.

«En Venezuela tratamos de convivir con un entorno muy complejo, pero por supuesto que seguiremos trabajando allí para tratar de apoyar a nuestros clientes, a nuestros empleados, a nuestros proveedores y esperando que la situación algún día pueda solucionarse», afirmó Huertas.

Mapfre es la séptima aseguradora más grande de Venezuela por primas netas cobradas con un acumulado de BsS 19,06 millones al cierre de junio (último dato disponible en las estadísticas de la Superintendencia de Actividad Aseguradora). En saldo de operaciones ocupa el tercer lugar con un resultado de BsS 5,1 millones, también en junio.

La semana pasada la aseguradora suiza Zurich notificó que vendía su negocio en Venezuela.

Huertas asegura que Latinoamérica se encuentra en un momento «complejo» de bajo crecimiento y dudas sobre sus principales economías, pero tiene capacidad «suficiente» para sobreponerse.

«América Latina está en un momento complejo, donde hay distintas realidades (económicas y políticas), pero yo soy optimista y creo que tiene la capacidad de sobreponerse a las dificultades», dijo el ejecutivo, quien se encuentra en Antigua, Guatemala, con motivo de la XXVI Cumbre Iberoamericana.

El principal mercado de Mapfre es España, que acapare 30% del negocio global, seguido de Latinoamérica, donde la compañía aterrizó en la década de 1980 cuando «muy pocas empresas de seguros confiaban en la región», explicó.

La multinacional está presente en la mayoría de países latinoamericanos, a excepción de Bolivia y Cuba, y emplea en la región a más de 16.500 personas (56% mujeres) y cuenta con cerca de 15 millones de clientes individuales y 878.000 empresas aseguradoras.

Brasil, con 20% del negocio total, es su mercado más importante en el continente, de ahí que la compañía haya seguido con atención los cambios políticos que se han dado este año en el gigante suramericano y el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro.

«Entendemos que el nuevo gobierno, en la medida que apoye la libre empresa y el desarrollo económico, va a contribuir a que continúe esta fase de mejoría que estaba experimentando el país», declaró.

La economía más grande de la región, que crecerá previsiblemente un 1,4 % este año, no termina de superar los efectos de la severa crisis de 2015 y 2016 y mantiene unos índices de desempleo aún preocupantes y un déficit fiscal desbocado, según los analistas.

«Brasil ya pasó el sarampión, tuvo varios años muy malos, pero el 2018 ha sido un año de recuperación, lenta y pequeña, pero de recuperación. Las expectativas de los mercados y los inversores era que, independientemente de lo que pasara en las elecciones, lo peor ya había pasado. Nosotros estamos optimistas», indicó.

Mapfre, cuya sede central se encuentra en España, también está pendiente de la crisis en Argentina, provocada por la fuerte inestabilidad cambiaria que se desató en abril y que llevó al presidente Mauricio Macri a pedir un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI) de 57.100 millones de dólares.

«El Gobierno ha tomado decisiones importante y valientes, pero muy duras. Estamos acomodando nuestro modelo a las circunstancias actuales. Cuando los tipos de interés están en el 50 %, tu negocio se convierte en financiero, no en un negocio de seguros, y hay que estar muy vigilante del balance», expresó.

Los organismos multilaterales calculan que la economía argentina se contraerá un 2,6 % este año y un 1,6 % para 2019.

El mercado de los seguros en Latinoamérica, donde el producto más común son los seguros de auto, tiene un potencial «enorme», ya que las primas de seguros tienen un peso medio con respecto al PIB de apenas 3%, frente al 6,5% de España o 8% de otros países desarrollados, afirmó.

«La región es muy heterogénea. Países como Chile presentan una penetración alta, mientras que países como Nicaragua apenas llegan a 1%. Las diferencias de penetración de los seguros vienen a determinar las diferencias económicas y sociales. El seguro es un espejo de lo que pasa en la sociedad», añadió.

Huertas fue uno de los principales ponentes en el XII Encuentro Empresarial Iberoamericano que se celebra en Antigua, Guatemala, con motivo de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que reunirá el viernes a una quincena de mandatarios de la región.

Con información de EFE

Te podría interesar también