La entrega de las asignaciones directas por parte del gobierno denominadas “bonos protectores” hasta el mes de abril totalizan un desembolso de Bs 39,8 billones, superando los Bs 36,1 billones del presupuesto nacional aprobado, una muestra de que el Ejecutivo seguirá incrementando agresivamente la liquidez, al menos hasta las elecciones del mes de mayo.

El presidente Nicolás Maduro dijo este sábado que el nuevo bono será entregado a partir de la semana que viene por un monto de Bs 1.000.000, a un total de 10 millones de personas (un tercio de la población venezolana), lo que representará un gasto de Bs 10 billones para el estado.

Desde que comenzó esta iniciativa a finales de 2017, el gobierno ha ido incrementando la cantidad de beneficiados, así como el monto depositado. El “Bono de Reyes” fue entregado en enero por Bs 500.000 a nueve millones de persona y el de Semana Santa llegó a 10 millones de personas por un monto de Bs 700.000.

Todos estos gastos por parte del estado se dan en un contexto electoral y es el reconocimiento de la crisis económica inédita que vive el país, sumido en una caída de producción de cuatro años consecutivos e hiperinflación. Además, es un medida que se aplica a través del registro del carnet de la patria, instrumento cuestionado por los usos políticos que ha tenido por parte del Partido Socialista de Venezuela (Psuv) en los últimos eventos electorales.

Lea también: ¿De dónde saca el gobierno el dinero para los “bonos protectores”?

El gobierno no ha detallado el origen de los fondos que destina para los “bonos protectores”, ya que no ha publicado el presupuesto de 2018, ni ha emitido ningún crédito adicional para cubrir ese gasto. Banca y Negocios tuvo acceso al estado de cuenta de un beneficiario donde se indica que el depósito proviene directamente del Banco Central de Venezuela, lo que indicaría que se trata de emisión directa de dinero.

Esta emisión de dinero está inyectando más combustible al alza descontrolada de los precios, lo que hace que cada vez estas asignaciones tengan menos poder adquisitivo, convirtiendo la solución en un empeoramiento de la situación económica de los beneficiarios.

A este incremento del gasto por la vía de las asignaciones directas, se suma el de los aumentos de salario mínimo ocurridos en enero y marzo. Probablemente se anunciará otro para el mes de mayo. Además, de los contratos colectivos como los del Ministerio de Educación. Para cubrir este último, Maduro aprobó un crédito adicional por Bs 245,1 billones.

 

Comentarios