BCV: consumo privado cayó 63,03% desde el primer trimestre de 2013

// Banca y Negocios @bancaynegocios

BCV: consumo privado cayó 63,03% desde el primer trimestre de 2013



La demanda agregada interna medida por el Banco Central de Venezuela disminuyó 37,2% en el primer trimestre de 2019 en comparación con el mismo lapso de 2018, al tiempo que el gasto del consumo final del gobierno cayó 23,9% y el gasto privado en 34,8%%, datos que confirman la grave situación que registra el país en materia de consumo de bienes y servicios.

En relación con el trimestre inmediato anterior, el cuarto de 2018, la demanda agregada desaceleró su contracción, con una baja de 33,6%, el consumo del gobierno, sin embargo, aumentó su caída a 52,4%, mientras que el gasto de consumo final privado mermó en 24,5%.

La demanda agregada interna bajó 74,11% entre el primer trimestre de 2013 y el mismo lapso de 2019. El consumo del gobierno se redujo en 48,12% y el privado siguió la misma tendencia negativa con una variación a la baja de 63,03%.

Al mismo tiempo, la oferta global de bienes y servicios en la economía registró una baja de 25,6% en el año corrido entre el primer trimestre de 2018 y el mismo lapso de 2019, que se explica por la caída del PIB en 26,9% y la disminución de las importaciones de -17,4% en el mismo lapso.

La tributación interna por consumo -el Impuesto al Valor Agregado- igualmente reportó una baja anualizada de 33,1% medida, como todos estos indicadores, a valores constantes de 1997.

Estos números revelan la magnitud de la emergencia humanitaria compleja que padece el país desde el inicio de 2013 y que se ha agravado por una depresión económica de seis y una hiperinflación que ya se prolonga por dos años.

Aparte de la ralentización de la liquidez inducida por el BCV precisamente para tratar de contener la inflación, evidentemente sin un éxito definitivo, los precios han tendido a desacelerar los incrementos por la baja de las ventas en unidades.

La contracción anualizada de la demanda agregada al primer trimestre del año en curso es la mayor desde la última vez que este indicador registró un signo positivo en el primer trimestre de 2013, cuando aumentó 2,3%.

El consumo del gobierno viene en picada desde el cuarto trimestre de 2014, mientras el gasto privado en consumo final resistió en terreno positivo hasta el cuarto trimestre de 2013, cuando aumentó por última vez, hasta ahora, en 5,8%.

Igualmente, la tributación por consumo a valores constantes viene cayendo consecutivamente desde el cuarto trimestre de 2013, cuando aumentó 3,3%. La caída acumulada en este indicador es de 64,36% en seis años.

Las inversiones

La formación bruta de capital fijo, que mide las inversiones en activos fijos y existentes en la economía, se redujo 43,7% entre el primer trimestre de 2018 y  el mismo lapso de 2019, a valores constantes de 1997.

Este indicador creció puntualmente por última vez, hasta ahora, en el primer trimestre de 2015, aunque dejó de expandirse de manera consistente a partir del primer trimestre de 2013.

Este dato revela la magnitud de la pérdida de capacidad productiva de la economía, que se expresa en hechos como que la actividad manufacturera se mantenga en niveles de actividad de 16% en promedio. La reducción de la formación bruta de capital fijo acumula una baja de 92,47% en seis años.

Te podría interesar también