Afirman que la mejor apuesta en bonos está en los países emergentes

// Bloomberg


Una caída del dólar estadounidense está impulsando el atractivo de los bonos nacionales de mercados emergentes.

Ashmore Group Plc dice que son la mejor apuesta en el mundo de renta fija durante los próximos cinco años, y se suma así a los pronósticos alcistas de BNP Paribas Asset Management y Schroders Plc. La teoría es que incluso si los rendimientos no tienen mucho más espacio para caer, los inversores que miden la rentabilidad en dólares serán recompensados ​​generosamente por los avances en las monedas de los países en desarrollo.

“Los bonos locales de los mercados emergentes son la parte más barata del mercado mundial de renta fija y deben tener un desempeño superior”, dijo Jan Dehn, jefe de investigación de Ashmore Group Plc, con sede en Londres, cuyo Emerging Markets Local Currency Bond Fund ha superado el 85 por ciento de sus pares en el último año. “Los rendimientos reales son muy altos; las monedas de los mercados emergentes siguen estando muy baratas”.

Las ganancias adicionales en los bonos locales soberanos de los mercados emergentes vendrían luego de una subida del 7,4 por ciento desde finales de 2016, el comienzo más fuerte de cualquier año desde 2010, cuando se inició el indicador de Bloomberg para esa clase de activo. Los inversores buscan rendimiento tras suprimirse las tasas en los países industrializados, lo que impulsó el apetito por activos de más riesgo este año, mientras que el crecimiento más rápido en países en desarrollo y los escenarios políticos estables también han prestado apoyo.

Dehn pronostica que las notas locales rendirán un 50 por ciento durante los próximos cinco años, y 20 puntos porcentuales provendrán de los aumentos de las divisas y la diferencia de la subida de precios y los pagos de intereses. La gestión activa de la cartera, dijo, podría impulsar esos retornos.

La división de gestión de activos de BNP Paribas también dijo recientemente que las ganancias en bonos locales de mercados emergentes pueden provenir del lado de las divisas, y el dólar parece sobrevalorado tras años de apreciación. (Una medida de la fortaleza de la moneda de Estados Unidos alcanzó el nivel más alto desde al menos 2002 a finales del año pasado). La firma ve poco espacio para que caigan los rendimientos de los mercados emergentes.

Jim Barrineau, codirector de deuda de mercados emergentes de Schroders en Nueva York, recomienda aumentar posiciones en bonos locales de los países en desarrollo. Dice que los gerentes de fondos de la firma se están centrando en países de mayor rendimiento como Sudáfrica, Rusia, Brasil y Turquía.

“El factor clave es un dólar estadounidense débil y no vemos que eso termine en un futuro cercano”, dijo.

Aunque las perspectivas de tasas de interés más altas en EE.UU. podrían detener la caída del dólar y significar un obstáculo para el rendimiento de los bonos de los mercados emergentes, muchos inversores confían en que un ajuste monetario gradual evitará un resultado dañino para los activos de más riesgo.

Phillip Blackwood, director gerente de EM Quest Ltd., que asesora a Sydbank A/S para activos de mercados emergentes de US$2.700 millones, dice que la Reserva Federal tiene cada vez más en cuenta la reacción de los mercados financieros a sus políticas. Dado que los estrategas están tratando de evitar los choques perturbadores, es optimista sobre los bonos locales de los países en desarrollo.

“Esperamos que los flujos de fondos de bonos de mercados emergentes sigan significando un gran apoyo, especialmente a medida que el crecimiento mundial se acelera”, dijo Blackwood.

Te podría interesar también