#YoTePregunto Alex Sicart (Shasta): ´Venezuela debe invertir en conocimiento y apostar por empresas locales´

// Por: Armando J. Pernía @ajpernia  /Foto principal El País

#YoTePregunto Alex Sicart (Shasta): ´Venezuela debe invertir en conocimiento y apostar por empresas locales´



Alex Sicart ha sido comparado con Steve Jobs y, de hecho, hay muchos elementos en común entre el perfil de este joven -de hecho, muy joven- emprendedor español y el del fallecido fundador de Apple.

La visión sobre la innovación financiera de este emprendedor ha dado frutos como Shasta, una aplicación que permite hacer transacciones en diversas monedas y obtener acceso a productos como una cuenta bancaria en un entorno completamente digital, con base en tecnología de punta y altos estándares de seguridad.

Desde los 13 años -cuenta Forbes, que lo incluyó en su lista de europeos más influyentes con menos de 3o años en 2017- Sicart ha utilizado su particular talento para emprender diversos negocios, todos basados en los principios de la economía colaborativa, una idea en sí misma revolucionaria, porque entraña cambios profundos en las dinámicas de mercado y da un amplio poder a los consumidores.

Sicart conversó con Banca y Negocios y estableció algunas ideas sobre cómo percibe el futuro de los mercados financieros, sometidos a la que muy probablemente sea la mayor transformación tecnológica de su historia y cuyas consecuencias son, en diversos sentidos, impredecibles.

La base de todo es que las personas tomen el control efectivo de sus finanzas y que los productos se ajusten a las necesidades de cada usuario de una forma inédita.

ByN: – Estamos en una de las transiciones tecnológicas más intensas que hemos visto en los mercados financieros, de manera que vamos entrando a un modelo cuyas implicaciones son, todavía, en buena medida impredecibles para muchos. En su opinión, ¿cuáles son los cambios más de fondo que, tecnologías como blockchain, por solo citar un caso entre muchos, van a traer a los mercados financieros?

Alex Sicart: –Más allá de la tecnología como el blockchain yo destacaría la inteligencia artificial, conocida por ayudar a analizar datos y que ofrece soluciones a sectores como puede ser el de la salud o, en nuestro caso, el económico. Por ejemplo, la innovación en los servicios financieros producida por la tecnología, está permitiendo que las personas puedan abrir una cuenta bancaria desde el sofá, esto es el gran cambio.

«Podría nombrar otras ventajas que la tecnología está aportando en el sector financiero, pero lo más destacable de toda esta transformación es que se están eliminando ciertos pasos burocráticos que lo único que hacen es poner obstáculos a las personas para obtener una cuenta bancaria. El gran cambio de fondo de la tecnología en el sector financiero, se encuentra en elevar los estándares de la experiencia de usuario».

– Algunos creen que las nuevas tecnologías financieras pueden generar profundas divisiones entre países y en las propias sociedades, por diferencias de acceso y conocimiento. ¿Está usted de acuerdo?¿Cómo hacer, en consecuencia, estos modelos mucho más inclusivos?

– Personalmente creo que la tecnología puede ayudar a que el mundo sea más justo ya que, los avances digitales pueden incentivar a acelerar el crecimiento de los países y a transformar sus sociedades. El otro día estaba leyendo un artículo de las Naciones Unidas que decía que en apenas 20 años, las tecnologías digitales han llegado cerca del 50% de la población del mundo en desarrollo.

«El buen uso de las tecnologías lo que permite es mejorar la conectividad, la inclusión financiera, el acceso al comercio y a los servicios públicos. Por lo tanto, para que todos los países tengan acceso a estas tecnologías se debe invertir en los jóvenes y emprendedores. En pocas palabras, invertir en talento y en tecnología. Además, apostar por las empresas locales y en los jóvenes lo que hace es favorecer a que la economía del país se haga más fuerte y no tenga que depender de otras entidades extranjeras».

– Usuarios empoderados –

Hablemos de las regulaciones. Hay quienes creen que estas tecnologías y modelos de hacer operaciones y gestionar las finanzas pueden generar peligrosos niveles de desregulación y, por tanto, implican severos riesgos para las personas expuestas a estos modelos. ¿Usted cree que esa percepción es razonable? ¿Cómo las tecnologías pueden conducir a mercados más seguros?¿Cuál debería ser la actitud de los actuales reguladores?

– Como he comentado anteriormente, la clave se encuentra en la inteligencia artificial, ¿por qué? Porque permite analizar los datos y el comportamiento.. Un artículo de las Naciones Unidas lo dejaba bien claro, la tecnología basada en datos tiene el potencial de empoderar a los individuos, mejorar el bienestar humano y promover los derechos universales. Poder abrir una cuenta bancaria de forma totalmente libre e independiente, es un derecho y es lo que queremos hacer con Shasta.

«Personalmente, creo que los reguladores deben permitir a las Fintech unir fuerzas con las entidades financieras y poder detectar estos casos de desregulación. Por ejemplo, en Shasta tercerizamos la labor de auditorías y revisión de identidades con empresas internacionales especializadas».

– Colaborar o perecer –

– Estamos viendo mercados descentralizados, donde las personas pueden acudir sin intermediarios, desde sus Smartphones. Ello lleva a pensar en que viene una profunda redimensión de la actual estructura industrial financiera, donde, posiblemente, algunos modelos de mercado o grandes marcas desaparezcan. ¿Cómo ve ese proceso de transición y cómo se prefiguran esos nuevos modelos de negocios financieros?

– Actualmente casi la mitad de la población mundial está conectada a este entorno digital que lo que hace es empoderar su voz, sea a través de una aplicación como Shasta o una red social. Como comentaba anteriormente, las Fintech lo que están haciendo es empoderar al usuario para que pueda tener un mayor control de sus finanzas. Este es el gran cambio, esto hará que los grandes bancos y las empresas tecnológicas especializadas en finanzas se tengan que unir y colaborar juntas. Porque todas esas entidades financieras que no quieran formar parte de esta transformación, llegarán a desaparecer.

– ¿Cuál es su particular definición de economía colaborativa? ¿Cuáles son las ventajas de este tipo de modelos?¿Cómo vencer las resistencias que pueden existir? ¿Qué cambios distintos a los tecnológicos, digamos culturales, implica este cambio de modelo?

– La economía colaborativa lo que permite es que haya mayor oferta, ahorro y un desarrollo sostenible. El gran cambio que puede producirse es que se priorice el conocimiento. Actualmente estamos sufriendo un gran cambio, somos cada vez más digitales y esto implica que los usuarios tendrán el poder de decisión. En el caso de las Fintech, se prioriza la experiencia de usuario, y facilitar el acceso al control de
sus finanzas.

– La experiencia Shasta –

Hablemos de Shasta: ¿Cómo ha sido la recepción de la aplicación en Venezuela? ¿Cuáles han sido los principales obstáculos?

– Estamos muy contentos, la recepción ha sido muy buena, hemos recibido comentarios positivos y vemos que cada vez son más los venezolanos que están utilizando Shasta para transaccionar y gestionar sus fondos libremente. Tengo que confesar que ha sido un camino difícil ya que, hemos tenido que ganarnos la confianza de las personas y demostrar que Shasta es una solución financiera útil, que lo es y seguiremos trabajando para adaptarla a las necesidades de nuestros clientes.

– ¿Cuáles son los próximos objetivos a cumplir con la aplicación?

– En Shasta estamos cada día trabajando en nuevas funcionalidades, ahora mismo nuestra prioridad es poder operar con bolívares, permitir cambios de divisa de dólares a bolívares, ofrecer pago móvil y tarjeta de débito para que los usuarios puedan pagar en cualquier comercio de forma fácil y sencilla. Para este 2021 queremos aumentar el número de usuarios y poder expandir Shasta App a otros países.

– ¿Habrá nuevas alianzas con otros bancos venezolanos, además del Banco Nacional de Crédito?

– Como he comentado anteriormente, en Shasta trabajamos diariamente en mejorar el producto y uno de los objetivo es poder trabajar con otras entidades bancarias para poder abarcar a más público y seguir democratizando la aplicación.

– Venezuela como mercado –

– Cuál es su percepción sobre el mercado venezolano: ¿demasiado regulado? ¿maduro para las nuevas tecnologías? ¿Cómo impacta la crisis económica el crecimiento de estas nuevas tecnologías, en su criterio? ¿Un riesgo demasiado elevado para invertir?

– Yo diría que el mercado venezolano se encuentra en un momento de cambio, una oportunidad para poder innovar y plantear nuevas soluciones, como Shasta. Lo más importante ahora mismo es que el país invierta en el conocimiento y apueste por empresas locales que ayuden a mejorar la economía del país. Creo que poco a poco conseguiremos que Venezuela vuelva a tener una gran economía.

– ¿Hay otros proyectos para Venezuela? ¿Cuáles son?

– ¡Seguir creciendo! Queremos ser la Fintech número 1 del país y expandir nuestro producto a otros países que necesiten una solución financiera como Shasta. El gran reto para nosotros es democratizar las finanzas y que todo el mundo pueda autogestionar su economía libremente.

– Finalmente, como joven emprendedor, que ha tenido un éxito temprano, cuáles son sus próximos horizontes, hacia dónde se enfocan sus nuevos desarrollos y cuáles son los impactos que aspira a generar en los mercados donde actúa.

– El objetivo a un plazo de cinco o 10 años vista es que Shasta sea convierta en una solución financiera de referencia, expandiéndose a otros países con economías emergentes. Shasta, es más mucho más que una aplicación, es una herramienta tecnológica con la que queremos democratizar las finanzas.

Te podría interesar también