Ya no es el acero: Los alimentos son el gran desafío climático a enfrentar

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Ya no es el acero: Los alimentos son el gran desafío climático a enfrentar



Es frecuente que el debate por el cambio climático se centre en los costos de descarbonizar la economía, sobre todo en sectores industriales como los que producen acero y cemento.

Sin embargo, el problema no se centra en los productos industriales, sino en los alimentos.

La Comisión sobre Cambio Climático del Reino Unido precisó en su último informe que para neutralizar en 2050 la emisión de gases de efecto invernadero de ese país, habría que reducir el Producto Interno Bruto (PIB) británico en 0,5%.

Por suparte, el Informe Stern sobre la economía del cambio climático, publicado en el año  2006, destacó que el Reino Unido debía perder entre 1% y 1,5% del PIB para lograr, al menos, un 80% de reducción de las emisiones.

Estas nuevas cifras surgen tras la reducción del costo de tecnologías clave como la generación eólica de electricidad en tierra, la cual se redujo 60% en 10 años.

No obstante, las células fotovoltaicas para la generación solar se abarataron 80%, y las baterías, un 85%.

En el saco de la alimentación, casi nadie compra acero de forma directa como puede hacerlo con los alimentos, incluyendo las naciones consideradas ricas, en donde los hogares (también de los sectores probres) gastan entre 6% y 13% del dinero.

Si los ciudadanos del mundo adoptan dietas en las que incorporen más vegetales y menos carne, el sector alimentario se parecería al de transporte: «la descarbonización supondría para los consumidores un beneficio, en vez de un costo adicional», reseñó Project Syndicate.

Te podría interesar también