Venezuela y Pdvsa deben pagar más de $9.000 en bonos en 2018

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Venezuela y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) deben cumplir con pagos de intereses y capital de bonos por un total de $9.022 millones a lo largo del año 2018, compromisos que están marcados por la intención del gobierno de reestructurar, así como por los retrasos que aún presentan en cancelaciones del último trimestre de 2017.

La mayor parte de los pagos recaen en la deuda de la República que debe cancelar $5.899 millones, mientras Pdvsa debe pagar $3.123 millones. A esto hay que sumar los montos pendientes de cupones sin cancelar de octubre, noviembre y diciembre.

Los inversionistas no tienen clara cuál es la estrategia del gobierno para enfrentar sus compromisos debido a los evidentes problemas de caja que enfrenta y las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos que impiden una reestructuración o refinanciamiento de los pagos.

“Es difícil tener un panorama claro para el próximo año cuando el foco se mantiene en la incertidumbre diaria de si la República o Pdvsa caerán en default permanente”, señaló recientemente el banco de inversión japonés Nomura, que no ve viable que el gobierno pueda mantener la dinámica de retrasos por mucho tiempo.

Los pagos más fuertes que debe hacer la República tienen al menos tres fechas clave: abril, agosto y diciembre. En abril se vence el bono Elecar 2018 y se deben desembolsar $678 millones, además de los cupones de cuatro bonos que suman $437 millones para un total de $1.115 millones. En agosto hay que pagar $1.124 millones de capital e intereses por el vencimiento del bono 2018, además de los cupones de dos bonos por $442 millones.

“La liquidación del bono Pdvsa 2017 es probablemente el último pago de principal que verán los inversionistas”, estima Deutsche Bank, pues consideran que el gobierno puede estar preparando el terreno para un evento crediticio en 2018, pero que el momento de anunciarlo era más asimilable en noviembre “dada la baja conflictividad social, disturbios y la disminución de la probabilidad de un transición política”.

“Creemos que los pagos de cupones se detendrán tan pronto como el gobierno considere que ya no le representa ningún beneficio político. Entonces pensamos que la fecha real de un evento de crédito potencial probablemente sea antes del 15 de agosto de 2018”, afirman.

De todas formas, el cronograma sigue y en diciembre de 2018, el gobierno deberá cancelar $1.035 de capital y cupones del otro bono 2018 que vence ese mes, a ello hay que sumar los cupones de dos bonos por $208 millones.

Hasta 2017 el gobierno de Nicolás Maduro privilegió el pago de deuda recortando drásticamente las importaciones, entre ellas alimentos y medicinas, así como materia prima, lo que junto a otros factores tiene al país sumido en una depresión económica. Según cifras oficiales, entregadas por el gobierno a la oficina supervisora del sistema financiero estadounidense, en 2016, se redujeron las compras externas en 50% y estimaciones de la firma Aristimuño Herrera & Asociados ubican el recorte de 2017 en más de 20%.

El mercado está temiendo que el gobierno dejará caer en default la deuda soberana y seguirá pagando la de Pdvsa, que además tiene un 2018 más ligero, al menos hasta mayo y octubre que son sus dos pagos más fuerte del año próximo.

El gobierno debe lidiar con estos compromisos en medio de una fuerte caída de la producción petrolera, principal proveedor de divisas, que le ha dificultado aprovechar el alza del precio del crudo.

Nomura suma otro factor a considerar y es la posibilidad de nuevas sanciones estadounidenses en el marco de un año electoral en Venezuela. Con la oposición dividida (y un primer trimestre sin muchos pagos de deuda), se ha hablado de la posibilidad de que los comicios presidenciales se adelanten. La negociación entre gobierno y oposición, que se retomará en enero, puede también jugar un papel en este escenario.

Dentro de todo esto, el precio de los bonos cierra en el año en su mínimos históricos con una caída promedio de 30%, principalmente después del anuncio de reestructuración de deuda anunciado en noviembre. Además, las agencias de calificación ya ubican a varios de ellos en default, mientras la sombra de litigios por parte de los acreedores no se aleja del todo.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también