UBS prevé un crecimiento mundial del 3,5% en 2017

// EFE


El banco suizo UBS prevé para 2017 un mundo polarizado políticamente en el que el crecimiento del PIB mundial pasará del 3,1 % al 3,5 % a medida que mejore el crecimiento de EEUU y logre compensar la ralentización constante de China.

La entidad indica en su informe anual de perspectivas, efectuada por la Oficina de Inversiones del departamento de Gestión de Patrimonios que, de cara a las elecciones que tendrán lugar en Holanda, Francia y Alemania el próximo año, los inversores deberán tener muy en cuenta que se ha acentuado la división en Europa tras el voto a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En cuanto a la política monetaria, en el caso de EEUU la entidad prevé que la Reserva Federal suba los tipos una vez en diciembre próximo y dos veces durante 2017, pero señala que el nuevo estímulo fiscal que se espera del Gobierno estadounidense, encabezado a partir de enero por Donald Trump, debería impulsar el crecimiento.

Por esta razón es probable que la inflación aumente más que los tipos de interés, indica UBS.

En la zona del euro, el Banco Central Europeo (BCE) comenzará «seguramente» a reducir el programa de expansión cuantitativa, afirma la entidad suiza.

China por su parte seguirá probablemente controlando su ralentización y permitirá que el tipo de cambio del dólar estadounidense al yuan se desprecie en los próximos doce meses.

En lo que se refiere a las lecciones aprendidas en 2016, UBS advierte de que no debe confundirse un escenario base con un hecho consumado.

En este contexto recuerda que «este año ha sido humillante para los pronósticos», dado que Trum triunfó en las elecciones estadounidenses, el Reino Unido votó a favor del «brexit» y los bancos centrales se vieron obligados a relajar la política monetaria más de lo que se había considerado necesario en un principio.

Igualmente sostiene que no hay que dejarse llevar por el pánico, y señala que el año 2016 recompensó a los inversores que mantuvieron la calma en medio de la incertidumbre.

Por otra parte, aconseja no subestimar a los bancos centrales, ya que las sorpresas en las políticas de estas entidades han provocado que incluso algunos activos con rendimientos negativos generaran rentabilidades positivas.

Te podría interesar también