TSJ interviene a Acción Democrática y entrega sus símbolos y tarjeta a Bernabé Gutiérrez

// AVN / Banca y Negocios

TSJ interviene a Acción Democrática y entrega sus símbolos y tarjeta a Bernabé Gutiérrez



La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia suspendió este lunes 15 de junio a la actual Dirección Nacional de Acción Democrática (AD), tras la solicitud de una medida cautelar presentada por los ciudadanos Otto Marlon Medina Duarte y Jesús María Mora Muñoz.

Mediante una sentencia, el TSJ nombró una mesa directiva Ad-Hoc «para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario de AD».

Esta mesa directiva, detalla la sentencia, estará presidida por el dirigente de AD, Bernabé Gutiérrez, así como por otros miembros de la organización política, que serán los encargados de designar a las autoridades regionales, municipales y locales del partido.

«La Mesa Directiva ad hoc podrá utilizar la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio de la organización con fines políticos Acción Democrática», refiere la sentencia.

Con esta sentencia, además, se prohíbe la expulsión o la exclusión partidista que se llevó a cabo por la directiva anterior.

Recientemente, Gutiérres propuso un referéndum en Acción Democrática para decidir si participan en próximas elecciones, luego que el Tribunal Supremo de Justicia designara a la nueva directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE).

«En estos momentos de tempestad, quiero decirle a Venezuela que en el partido del pueblo unos quieren participar y otros no en un proceso electoral. Propongo un referéndum para que el adeco sea quien decida. La decisión de Acción Democrática no puede depender de factores extraños», escribió Gutiérrez este domingo en Twitter.

La declaración de Gutiérrez en esta red social se produce luego que el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, afirmara en nombre de toda la cúpula blanca que no participarán en ningún proceso electoral con la nueva rectoría del CNE.

– Oposición a la medida –

El Tribunal Supremo de Justicia ya había sentado este precedente de intervenir en partidos políticos, con el caso de Copei, al cual la corte de orientación chavista ya le ha nombrado dos directivas. Desde hace días, se venían escuchando rumores de que una sentencia como esta llegaría. Por lo tanto, es esperable que ocurra lo mismo con Voluntad Popular y Primero Justicia.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática y uno de sus dirigentes históricos, había dicho que ciertamente existía una disidencia interna, pero muy minoritaria. Bernabé Gutiérrez, quien debido a esta maniobra judicial, se hace con el control de los símbolos del partido blanco, uno de los pilares de la política venezolana del siglo XX, se desempeñaba como secretario de organización, el segundo en la jerarquía del Comité Ejecutivo Nacional.

De acuerdo con la información que maneja Banca y Negocios, la dirección de AD bajo control del TSJ oficialista estaría conformada por Negal Morales, quien funge de secretario en la junta directiva de la AN presidida por Luis Parra, Juan Rubín, y Johan Rodríguez Perozo, como directivos principales.

Igualmente, trasendió que, al menos, uno de los gobernadores «auto excluidos» del partido por juramentarse ante la ANC estaría en este «golpe de mano» contra la dirección nacional de Ramos Allup. Varias seccionales, a través de sus secretarios generales, han expresado su respaldo al veterano dirigente.

Gutiérrez, ex gobernador de Amazonas y tenido como un «hombre de aparato» dentro de AD, tendrá ahora la vía libre para presentar candidatos a las elecciones parlamentarias. Según se pudo conocer, se está moviendo en la estructura del partido para promover «una consulta amplia y sin odios» para integrar las planchas.

AD enfrentó importantes divisiones en los casos del MIR en 1960, cuando gran parte de la dirigencia juvenil abandonó la tolda blanca para abrazar posteriormente la lucha armada, bajo el liderazgo de Domingo Alberto Rangel; el grupo denominado AD-Oposición, acaudillado por Raúl Ramos Giménez, quien en 1963 reclamó las siglas del partido y tuvo que irse a fundar el PRIN, después de la victoria electoral del ex presidente Raúl Leoni; y el MEP -quizás la más importante de todas las escisiones- un partido fundado por el muy popular e histórico líder adeco Luis Beltrán Prieto Figueroa, quien compitió con el candidato oficial, Gonzalo Barrios, en 1968.

Sin embargo, es la primera vez que la dirección legítima del partido es despojada de sus símbolos por una decisión judicial.

Te podría interesar también