Test de estrés más severo pone a prueba a la banca europea

// EFE

Test de estrés más severo pone a prueba a la banca europea



La Autoridad Bancaria Europea (ABE) divulgará mañana el resultado de los test de estrés a los que ha sometido a 48 entidades continentales para comprobar su resistencia ante un hipotético escenario adverso que ha sido diseñado con mayor severidad que en ejercicios anteriores.

La banca italiana volverá a estar en el centro de atención de las pruebas de estrés, si bien en esta ocasión el Monte Paschi di Siena, el banco que más dudas arrojó en 2016, ha quedado fuera de la lista de entidades con un mínimo de 30.000 millones de euros en activos que ha analizado el regulador comunitario.

En línea con el criterio que adoptó hace dos años, la ABE no calificará a los bancos con aprobados ni suspensos, sino que divulgará indicadores que permitan identificar problemas en sus balances y posibles necesidades de capital.

A pesar de que no habrá un umbral de referencia oficial que los bancos deben superar, los mercados suelen considerar que las entidades con un porcentaje de capital de máxima calidad CET1 por debajo de 5,5% en un escenario adverso pueden necesitar ampliar sus recursos o deshacerse de activos de riesgo.

Alemania, con ocho bancos, es el país más representado en la lista de entidades a prueba, que no incluye bancos de Portugal ni de Grecia.

El Deutsche Bank, primer banco de Alemania, será una de las entidades cuyos resultados se analizarán con mayor atención, después de haber acumulado tres años de pérdidas.

Cuatro entidades españolas han sido sometidas al test de estrés: Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Banco de Sabadell, Banco Santander y CaixaBank.

La ABE evaluará la respuesta de las entidades ante un escenario en el que el producto interior bruto (PIB) de la Unión Europea (UE) acumularía una desviación del 8,3 % en 2020 respecto a las estimaciones del Banco Central Europeo (BCE), una contracción que en anteriores pruebas se limitaba a 7,1%.

Supondría además un aumento del desempleo de 3,3% en la UE en 2020, una caída en el índice de precios de consumo armonizado (IPCA) de 1,9% y un descenso de 27,7% del precio de las propiedades residenciales por debajo del marco más realista.

El diseño de ese escenario ha tenido en cuenta asimismo los riesgos que presenta para la economía comunitaria la próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea, prevista para el próximo marzo.

En 2014, las pruebas de resistencia dieron como resultado 25 bancos que no superaban el umbral de 5,5% de capital de calidad en el escenario adverso, por lo que el regulador les calificó como suspensos.

En 2016, la ABE decidió dejar de establecer umbrales mínimos para aprobar o suspender el test, si bien tan solo una entidad, la italiana Monte Paschi di Siena, se situó por debajo del límite de referencia.

Te podría interesar también