Samsung y reguladores de EE.UU. piden a los usuarios que apaguen y devuelvan sus Galaxy Note 7

// WSJ


Los usuarios de los teléfonos inteligentes Galaxy Note 7 deben apagarlos y no usarlos, advirtieron Samsung Electronics Co. y la Comisión de Seguridad de Productos al Consumidor de Estados Unidos, citando informes que las baterías de iones de litio en algunos de los dispositivos se pueden incendiar.

La advertencia se produjo luego de que el fabricante surcoreano anunciara una semana antes una retirada del mercado global de su smarhphone más reciente.

Samsung dijo el viernes que los usuarios deben intercambiar sus Galaxy Note 7, el último modelo de su línea de teléfonos, a través de un programa de intercambio por otro dispositivo. La compañía de Corea del Sur también dijo que ha “identificado el inventario afectado y dejó de vender y enviar esos dispositivos”.

Samsung ha estado trabajando con los reguladores estadounidense sobre un “plan de acción correctivo” tras la retirada voluntaria, dijo el presidente de Samsung Electronics America, Tim Baxter.

La medida sigue a una advertencia del jueves pasado de la Administración Federal de Aviación de EE.UU. diciendo que los teléfonos no debían ser utilizados en los aviones “a la luz de los incidentes y las preocupaciones recientes”.

El viernes, los inversionistas borraron más de US$10.000 millones del valor de mercado de Samsung tras el anuncio de los reguladores estadounidenses de aviación, lo que llevó a las aerolíneas a emitir advertencias a los pasajeros sobre el uso de los móviles a bordo o ponerlos en el equipaje facturado.

El 2 de septiembre, Samsung dijo que estaba retirando voluntariamente del mercado mundial el Galaxy Note 7. La compañía señaló en ese momento que había despachado 2,5 millones de unidades desde su lanzamiento el 19 de agosto. Samsung ha dicho que planea acelerar los nuevos envíos del smartphone con baterías seguras, y está ofreciendo tarjetas de regalo de US$25 en EE.UU. a los propietarios del Note 7 que intercambien sus teléfonos.

Ko Dong-jin, jefe de la división de teléfonos móviles de Samsung Electronics, dijo el 2 de septiembre que los incidentes del Note 7 han sido causados por la pila y que no tenían nada que ver con el propio teléfono. “Hubo un pequeño defecto en el proceso de fabricación de las baterías”, dijo Koh, y agregó que “las normas de control de calidad en el proceso de producción habrían sido insuficientes”.

Te podría interesar también