Reuters: Jóvenes venezolanas optan por las esterilizaciones mientras crisis deteriora crianza de los niños

// Banca y Negocios @bancaynegocios


La escasez de alimentos, la alta inflación y el deterioro de los servicios médicos en Venezuela generan tanta angustia que un creciente número de mujeres jóvenes optan por esterilizarse antes que asumir un embarazo y la crianza de los hijos.

Los anticonceptivos tradicionales como condones o píldoras han desaparecido prácticamente de los comercios, un impulso para que muchas decidan practicarse la irreversible cirugía.

«Traer un niño ahorita es traerlo a sufrir», dijo Milagros Martínez en un parque cerca de un centro de salud municipal en Caracas, donde esperaba antes de ser esterilizada. La mujer de 28 años tomó la decisión tras el nacimiento de su segundo hijo no planeado porque no consiguió las píldoras anticonceptivas.

Aunque no están disponibles las estadísticas recientes sobre esterilizaciones, muchos médicos y trabajadores de la salud afirman que la demanda para el procedimiento es cada vez mayor.

Un programa para las mujeres del estado Miranda, que incluye algunas zonas de Caracas, ofrece 40 cupos durante jornadas especiales denominadas «día de esterilizaciones». Hasta el año pasado, no solían llenarse.

Este año más bien hay lista de espera y, según la directora del programa, Deliana Torres, hay unas 500 mujeres interesadas.

«Anteriormente la condición que estaba dada para este programa es que fueran mujeres de bajos recursos y de cuatro hijos en adelante. Ahora tenemos mujeres con uno o dos hijos que están decidiendo ligarse», dijo la funcionaria.

Trabajadores de una organización nacional de planificación familiar y de tres hospitales públicos en los occidentales estados Falcón, Táchira y Mérida también dijeron que la demanda por esterilizaciones creció en los últimos meses.

«UNA BARBARIDAD»

«Tengo un poquito de miedo, pero prefiero esterilizarme que tener más bebes», agregó Martínez, quien al igual que decenas de otras mujeres toma un autobús a las 4 de la madrugada desde las barriadas de Caracas para aprovechar la jornada «día de esterilizaciones» en una zona acomodada de la capital.

Su vida diaria transcurre buscando los escasos alimentos: sale de su casa en la madrugada para hacer enormes filas en las afueras de los supermercados. A veces no tiene otra opción que ir con su hijo más pequeño, que se ha quemado la piel tras horas bajo el sol esperando para comprar comida.

La tendencia alcista de mujeres que buscan ser esterilizadas pone de relieve como la recesión en el país está obligando a las personas a tomar decisiones difíciles.

 

Las embarazadas y recién paridas están particularmente afectadas porque tienen que luchar para encontrar comida y los bienes esenciales, dar a luz en hospitales mal equipados y abarrotados y pasar muchas horas en filas para comprar los escasos pañales, alimentos para bebés y medicinas.

Los ministerios de Salud, de la Mujer y de Información no respondieron a Reuters a las solicitudes de comentarios.

 

Muchas mujeres han tenido que esperar meses para una esterilización por la disponibilidad en los hospitales públicos, pues en las clínicas privadas puede costar 12 veces más que un salario mínimo mensual. Otros centros de salud no pueden ofrecer las cirugías debido a la falta de equipos o especialistas.

 

Te podría interesar también