Recaudación fiscal se redujo 14,3% en China al cierre de primer trimestre

// EFE

Recaudación fiscal se redujo 14,3% en China al cierre de primer trimestre



La recaudación fiscal de China cayó un 14,3% en el primer trimestre debido al impacto directo de la crisis del coronavirus y también a las rebajas de impuestos ejecutadas por Pekín como parte de su programa de alivio de la incidencia del COVID-19 en la economía.

Según datos publicados este lunes 20 de abril por el Ministerio de Finanzas, en términos nominales esos ingresos fueron de 4,6 billones de yuanes (650.351 millones de dólares).

El descenso fue ampliándose con el paso de los meses: en enero fue del 3,9% (no se declararon la emergencia sanitaria ni los confinamientos hasta finales de ese mes); en febrero, del 21,4%, y en marzo, del 26,1%.

También disminuyó el gasto fiscal en este primer cuarto de 2020, en un 5,7%, hasta 5,53 billones de yuanes (781.835 millones de dólares).

La prensa oficial destaca, sin embargo, que el gasto sanitario se expandió un 4,8%, hasta 497.600 millones de yuanes (70.351 millones de dólares) entre enero y marzo.

El Ministerio de Finanzas atribuyó la caída en la recaudación a la caída en las bases imponibles por la ralentización de la actividad económica derivada de las medidas de contención y prevención de contagios, que mantuvieron prácticamente paralizado al país durante semanas.

Asimismo, las iniciativas gubernamentales de reducción de impuestos, los rescates a empresas y la ya existente tendencia a la bajada de tasas -en 2019 anunció rebajas fiscales adicionales por importe de casi 300.000 millones de dólares para las empresas con el objetivo de sostener el crecimiento- también tiraron hacia abajo de la recaudación.

Así pues, la tasa de crecimiento de los ingresos fiscales nacionales descendió en torno a 10 puntos porcentuales.

En el desglose administrativo, la caída en la recaudación del Gobierno central fue mayor (-16,5%) que a nivel local (-12,3%).

El director del Centro de Pagos del Tesoro del Ministerio, Liu Jinyun, pronosticó más caídas para el segundo trimestre, aunque cada vez menos acusadas gracias a la “recuperación acelerada de la producción y las condiciones de vida”.

Desde el inicio de la pandemia, ya aparentemente bajo control en China salvo por casos importados y nuevos focos en el noreste del país, las instituciones financieras chinas han establecido fondos por 145.200 millones de yuanes (20.529 millones de dólares, 18.899 millones de euros) para el control y la prevención del COVID-19.

Asimismo, el Gobierno central asignó 156.000 millones de yuanes (22.055 millones de dólares, 20.305 millones de euros) para ayudas a los afectados por la epidemia.

Te podría interesar también