¿Puede el COVID-19 derrotar a Donald Trump?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Puede el COVID-19 derrotar a Donald Trump?



El COVID-19 llegó a la Casa Blanca y el presidente Donald Trump permanece en cuarentena, junto con su esposa Melania, cuando falta poco más de un mes para las elecciones presidenciales, un proceso sobre el que se ciernen dudas importantes, y que podría generar impactos muy graves sobre la economía de Estados Unidos y en el resto del mundo, si no contribuye con la estabilidad institucional.

Los efectos de la enfermedad del mandatario estadounidense se harán sentir de manera severa en los mercados y esos impactos pueden ser muy graves, si la condición de salud de Trump se complica.

Ya los precios petroleros encajaron la noticia como corresponde con una caída importante en la apertura de este 2 de octubre. El desempeño de los mercados financieros internacionales, en medio de una crisis económica global, obviamente puede ser muy negativo, con un impacto que podría ser devastador si la salud de mandatario estadounidense se deteriora severamente. Ya las bolsas europeas muestran signos muy negativos este viernes.

Hay que tener en cuenta que estas elecciones tienen como competidores a dos hombres septuagenarios, por lo tanto con riesgo más elevado de consecuencias por el COVID-19. En Estados Unidos hay más dudas sobre la salud del candidato demócrata, Joe Biden, quien ya anunció que se practicará un test diagnóstico urgente y guardará cuarentena con su esposa, ya que tuvo contacto directo con Trump, en un excesivamente acalorado debate, cuando se supone que ya el mandatario debía estar contagiado.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dio negativo este viernes a la prueba de covid-19, anunció la Casa Blanca después de que el mandatario, Donald Trump, informara que contrajo el virus y está en cuarentena, informó AFP.

«El vicepresidente Pence y la segunda dama dieron negativo para el covid-19. El vicepresidente Pence sigue teniendo un buen estado de salud y le desea lo mejor a los Trump en su recuperación», declaró en Twitter su portavoz, Devin O’Malley.

Este dato no es menor, ya que el vicepresidente garantiza la estabilidad institucional en caso de complicaciones. De acuerdo con la norma legal estadounidense, la verdadera función constitucional de la vicepresidencia es suceder al mandatario en ejercicio en caso de inhabilitación o muerte.

– Campaña en «modo coronavirus» –

Analistas han evaluado preliminarmente el impacto en la elección, ya que la campaña electoral entra en «modo coronavirus». Es posible que se suspendan los debates pendientes entre Trump y Biden, mientras que la estrategia de hacer actos públicos masivos que había llevado el inquilino de la Casa Blanca deberá terminar, ya que, aún recuperado, deberá cuidar más de su condición física.

¿A quién beneficia el coronavirus de Trump? El presidente viene perdiendo según las encuestas y, a pesar que hay opiniones divididas sobre los resultados del debate, lo cierto es que la escaramuza con Biden no le aportó el envión esperado, en buena medida porque la estrategia del jefe de estado fue calificada como de abierto sabotaje para evitar encajar críticas muy incómodas.

Muchos estadounidenses creen que el comportamiento de Trump fue inaceptable para un presidente en ejercicio; sin embargo, la confrontación también mostró las debilidades de Biden, por lo que el próximo debate entre los candidatos a la vicepresidencia, Mike Pence y Kamala Harris, cobra un interés renovado.

El hecho de que la pandemia, cuyos efectos fueron subvalorados por Trump, debido a su empeño en sostener la racha de crecimiento económico en Estados Unidos, haya tocado a la escéptica familia presidencial puede ser un golpe muy rudo para las aspiraciones reeleccionistas, porque confirmarían la percepción del gobernante norteamericano como un líder irresponsable e insensible.

Un análisis de CNN coloca a Trump, por su edad, en un rango de riesgo de salud muy elevado: «Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), las personas en el rango de edad de 65 a 74 años enfrentan un riesgo cinco veces mayor de hospitalización y un riesgo 90 veces mayor de muerte por covid-19 en comparación con los adultos jóvenes entre las edades de 18 a 29 años».

En consecuencia, el hecho de que el presidente de Estados Unidos haya contraído una enfermedad que ha causado más de 1 millón de muertes en el mundo y más de 200.000 en suelo estadounidense es un grave problema de estado. Aunque el Trump está cuarentena no significa legalmente que esté inhabilitado para ejercer su cargo, ni para continuar por vía digital su campaña electoral, una vez pase el ciclo del virus.

Habrá que estar atentos a la evolución de la salud de Trump y sus múltiples consecuencias e implicaciones.

Te podría interesar también