Pronósticos sobre la economía mundial se hacen más pesimistas por rebrotes de coronavirus

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Pronósticos sobre la economía mundial se hacen más pesimistas por rebrotes de coronavirus



Las perspectivas de una recuperación económica mundial han empeorado o, en el mejor de los casos, se han mantenido más o menos iguales durante el mes pasado, según la mayoría de los economistas en las encuestas de Reuters, y se espera que la recesión en curso sea más profunda de lo previsto en mayo.

Los mercados financieros mundiales cayeron a su nivel más bajo en más de una semana, cuando las dudas sobre la recuperación se hicieron sentir, impulsadas por un aumento de los casos de coronavirus en muchos países, indica un reportaje de Al-Jazeera.

Eso incluye a los Estados Unidos, que parece haber obtenido cierto control sobre la pandemia en mayo, lo que llevó a varios estados a levantar las restricciones.

Junto con las crecientes tensiones comerciales, las perspectivas de una segunda ola del virus y la última advertencia del Fondo Monetario Internacional de un desplome de casi el 5% de la economía mundial este año han suscitado temores de que la recuperación en forma de V que esperan los mercados financieros esté en peligro.

«El final del peor trimestre para las economías asiáticas y mundiales puede estar aquí. Pero, con las segundas olas de COVID-19 propagándose en algunos países y los brotes de la primera ola aún no terminados en otros, la recesión económica tiene un largo camino por recorrer», dijo Prakash Sakpal, economista principal de Asia en el banco holandés ING, en una nota de investigación enviada a Al Jazeera.

La encuesta de Reuters con más de 250 economistas, realizada recientemente, mostró que las continuas recesiones en la mayoría de las economías desarrolladas serían más profundas de lo que se predijo el mes pasado, lo que dejaría a las tasas de desempleo muy por encima de los niveles anteriores a la crisis, incluso para finales del próximo año.

Cuando se les preguntó cómo había cambiado la perspectiva de la recuperación económica mundial durante el mes pasado, el 80% dijo que había empeorado o, en el mejor de los casos, se había mantenido igual.

El resto de los encuestados dijeron que había mejorado, a pesar de las previsiones del Producto Interno Bruto (PIB) mundial para este año en la encuesta más amplia, por debajo de las de hace un mes, y más o menos igual en el peor de los casos.

– Aún no está fuera de peligro –

«Vemos tres tipos de riesgos en el futuro. El primero es que el virus regrese. Eso podría desencadenar una reversión del proceso de reapertura. El segundo riesgo es la fatiga monetaria y/o fiscal», dijo Ethan Harris, jefe de investigación de economía global en Bank of America.

«Los gobiernos han sido muy agresivos para contrarrestar el choque. Sin embargo, la política monetaria está ahora raspando el fondo del barril. Es probable que haya más estímulo fiscal en las principales economías desarrolladas, pero podría ser más lento y más pequeño. El tercer riesgo es que el choque de la segunda ronda sea aún peor de lo que suponemos».

El reciente sondeo de la agencia británica indican que la economía mundial se contraerá en un 3,7% en 2020 y crecerá en un 5,4% en 2021, en comparación con la contracción del 3,2% y el crecimiento del 5,4%, respectivamente, en la encuesta anterior.

Aunque ese consenso medio para este año es menos pesimista que la proyección del FMI -una contracción de -4,9%, en el peor de los escenarios proyectados por la encuesta de Reuters, se prevé que la economía mundial puede contrarse hasta un 6%.

«Incluso con los recientes signos brillantes, la caída inicial es mucho más profunda que en 2008. Aunque es probable que se creen decenas de millones de nuevos puestos de trabajo de aquí a fin de año, una recuperación más rápida de los puestos de trabajo no es una V», señaló Ajay Rajadhyaksha, jefe de investigación macroeconómica del banco de inversión británico Barclays.

«Esperamos que el PIB mundial supere los niveles anteriores a la crisis de COVID sólo a finales de 2021, y más tarde aún para las economías avanzadas. Y mucho podría salir mal, especialmente si el virus tiene una segunda ola».

Al mismo tiempo, no se espera que los mayores bancos centrales del mundo alcancen sus objetivos de inflación ni siquiera dentro de tres años.

De hecho, si acaso, la mayor amenaza es el estancamiento o la caída de los precios al consumidor, una vez que la pandemia disminuya, en lugar de un aumento, según una encuesta independiente de Reuters a los economistas sobre las perspectivas de la inflación mundial.

Esto plantea la cuestión de qué opciones les quedan a los responsables de las políticas.

«A medida que la crisis de COVID-19 se ha ido desarrollando, se ha hablado de ‘dinero de helicóptero’ y de ‘monetización de la deuda'», señaló David Mackie, economista de JP Morgan.

«En nuestra opinión, gran parte de este comentario es erróneo, no por la falta de un mandato legal para que los bancos centrales lo hagan, o por los desafíos logísticos que implica, sino más bien porque es inconsistente con la forma en que funciona el sistema monetario moderno».

Información de Al-Jazeera

Te podría interesar también