Banca y Negocios Informe Privado
spp_header_2
23/03/2022 07:04 PM

Petroleras estadounidenses usan argumentos ambientales para convencer a Biden de no acercarse a Irán y Venezuela

Petroleras estadounidenses usan argumentos ambientales para convencer a Biden de no acercarse a Irán y Venezuela

La industria del petróleo y el gas de EE.UU. está posicionando la producción nacional de crudo como el menor de los males ambientales, mientras intenta disuadir a la administración del presidente de EE.UU. Joe Biden de aliviar las sanciones a Irán y Venezuela.

La prohibición estadounidense de las importaciones de crudo ruso a principios replanteó las conversaciones para restablecer el acuerdo nuclear con Irán de 2015 y reavivó los lazos diplomáticos entre Washington y Caracas, y los participantes en el mercado están muy atentos a cualquier novedad que pueda ofrecer un aumento de la oferta.

Sin embargo, las partes interesadas en el sector del petróleo y el gas de EE.UU. afirman que un paso hacia los barriles iraníes o venezolanos supondría un retroceso respecto al tipo de normas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) que los consumidores, los políticos y los inversionistas han reclamado en los últimos años.

«Si realmente se preocupan por los aspectos sociales y de gobernanza, comparen a Estados Unidos con otras jurisdicciones», declaró a Argus Hunter Hunt, director ejecutivo de la empresa de petróleo y gas Hunt Consolidated, con sede en Dallas.

«Tendremos un mayor compromiso con el medio ambiente, un mayor compromiso con la seguridad, y creo que se verá una mayor comprensión de todas las preocupaciones sociales aquí en Estados Unidos de lo que se vería en Irán o Venezuela u otros países que potencialmente podrían llenar el vacío dejado por los barriles rusos».

Los comentarios de Hunt se hacen eco de los escuchados en otras empresas del sector. El 14 de marzo, el presidente de la AFPM, Chet Thompson, pidió que no se dependa de países con «normas medioambientales y de seguridad menos estrictas», como Irán o Venezuela, para obtener energía, mientras que el director ejecutivo de ExxonMobil, Darren Woods, declaró a principios de este mes que «la producción se trasladará a otro país con emisiones potencialmente más altas» si los «halcones del clima» empujan a las empresas estadounidenses a reducir la producción.

En los últimos años, los productores estadounidenses han intentado abordar las emisiones, ya que algunos grandes inversionista han disminuido sus inversiones en petróleo y gas debido a la preocupación por el impacto medioambiental de las industrias de combustibles fósiles. La caída de la demanda de petróleo a principios de 2020 a causa de la pandemia de Covid-19 aceleró ese llamamiento para que se preste mayor atención a las medidas de ASG, junto con un mejor rendimiento para los inversores.

Empresas como Chevron han respondido a las preocupaciones de ESG comprometiendo miles de millones para desarrollar tecnologías como la captura de carbono, mientras que la Iniciativa Climática de Petróleo y Gas, que incluye a ExxonMobil, Chevron y Occidental, estableció a principios de este mes el objetivo de alcanzar emisiones de metano «casi nulas» de los activos operados para 2030.

Es probable que la industria esgrima estos compromisos en su intento de orientar al gobierno de Biden para que no suavice las sanciones a otros países y reanude la extracción de petróleo y gas en predios federales, entre otras políticas favorables a la producción.

«La tecnología ha hecho que [la producción] sea más limpia aquí en Estados Unidos», dijo Hunt. «Hay un mayor compromiso con la captura de metano y hay una serie de cosas aquí en EE.UU. que podemos hacer para demostrar realmente al resto del mundo que podemos aumentar mucho la producción y hacerlo con una huella [de carbono] mínima».

No está claro si este intento de cambio de rumbo tendrá mucha influencia. El gobierno de Biden ha pasado por alto los recientes compromisos en materia de ESG al acusar a los ejecutivos petroleros estadounidenses de aprovecharse de la reciente subida de los precios, y el líder de la mayoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer, pidió la semana pasada que se celebraran audiencias públicas para interrogar a los ejecutivos petroleros sobre sus «excesivos» beneficios.

Pero la crisis entre Rusia y Ucrania debería crear un incentivo adicional para que ambas partes colaboren más, ya que la Casa Blanca presta más atención a la seguridad energética y los miembros de la industria reconocen la necesidad de mantener los precios de la energía al alcance de la mayoría de los consumidores, dijo Hunt.

«La clave está en evitar que los precios sean tan elevados que provoquen la destrucción de la demanda, y también que los precios sean tan bajos que provoquen una falta de inversión crónica como la que hemos visto», dijo Hunt.

«Tenemos una verdadera oportunidad con tantos supuestos que se han establecido al llegar a 2022 que se están tirando por la ventana, pero no podemos ni siquiera entrar en un diálogo hasta que ambas partes dejen de gritar y empiecen a escucharse».


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo