Operadores de telefonía móvil Sprint y T-Mobile renunciaron a fusionarse

// AFP

Operadores de telefonía móvil Sprint y T-Mobile renunciaron a fusionarse


Los operadores estadounidenses de telefonía móvil Sprint y T-Mobile renunciaron oficialmente a fusionarse por falta de acuerdo sobre los términos de la operación, anunciaron el sábado.

T-Mobile, filial del alemán Deutsche Telekom, y Sprint, filial del japonés Softbank, «anunciaron hoy conjuntamente que habían cesado las discusiones con vistas a una fusión, porque no estaban en condiciones de ponerse de acuerdo sobre unos términos» aceptables para ambas partes, señalaron en un comunicado.

Esta fusión entre el tercer (T-Mobile) y el cuarto (Sprint) operador estadounidense de telefonía móvil, buscado por largo tiempo por Softbank, se obstaculizó mientras los grupos discutían los detalles de la operación, según informes de prensa.

A principios de esta semana, la prensa japonesa había adelantado que era probable que las conversaciones fracasaran debido a desacuerdos sobre el control del nuevo grupo.

Las dos empresas habían negociado una posible fusión en 2014 pero las discusiones concluyeron por la oposición de los reguladores.

«Incluso si noo pudimos llegar a un acuerdo para fusionar nuestras empresas, reconocemos los beneficios que podría otorgar una unión. Sin embargo, hemos acordado que es mejor avanzar siguiendo nuestros propios caminos», dijo el CEO de Sprint y miembro del consejo de administración de Softbamk Marcelo Claure.

«Siempre dijimos que -en buenas condiciones. Una fusión de T-Mobile US con otra empresa podría aportar ventajas suplementarias a los clientes y la perspectiva de un alza del valor para los accionistas. Estas condiciones no pudieron ser reunidas en este caso», dijo por su parte Tim Höttges, CEO de Deutsche Telekom, en otro comunicado.

Cuando adquirió Sprint, en 2013, el jefe ejecutivo de Softbank, Masayoshi Son, ya había intentado unir a ambos grupos, pero había chocado con la hostilidad de las autoridades regulatorias.

Masayoshi Son, que estuvo entre los primeros empresarios en reunirse con el presidente Donald Trump tras la victoria electoral del republicano el año pasado, presionó en favor de la concreción de la alianza como parte de su proyecto de invertir 50.000 millones de dólares en negocios y en creación de empleo en Estados Unidos.

SoftBank controla 80% de Sprint, mientras Deutsche Telekom controla 64% de T-Mobile US.

Te podría interesar también