Moody’s confía en «impulso» de reformas en Brasil pese a cambios políticos

// EFE

Moody’s confía en «impulso» de reformas en Brasil pese a cambios políticos


Moody’s expresó este jueves su confianza en la continuidad de las reformas económicas en Brasil, pero alertó de que los cambios en el escenario político, entre ellos la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, podrían «frenar el impulso de la reforma fiscal».

En un comunicado, la agencia de calificación de riesgos expresó su confianza en la continuidad de las reformas económicas en el país, aunque señaló que las mismas se producen en un momento de «evolución» en el panorama político.

En ese sentido, citó la salida del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, del partido político con el que venció las elecciones presidenciales del pasado octubre tras una serie de desencuentros y la excarcelación de Lula (2003-2010), quien «está trabajando para unificar la oposición contra la políticas gubernamentales en las próximas elecciones locales».

Asimismo, Moody’s evaluó que el limitado plazo para la aprobación de los proyectos -ya que Brasil dará inicio en unos meses a las campañas para los comicios locales- supone un «desafío» para el despliegue de la mayor economía de Sudamérica.

No obstante, a pesar de los desafíos y tras la aprobación de la reforma de la seguridad social el pasado octubre, Moody’s confía en que Brasil, cuya nota de calificación de riesgo es estable Ba2, mantendrá su agenda de reformas, entre ellas la fiscal.

«Esta es una tendencia crediticia positiva que va en contra de las tendencias observadas en otras partes de la región», recalcó la agencia.

Pese a la «complejidad» de los trámites, Moody’s señaló que «es probable» que la reforma fiscal avance en 2020, pues el apoyo a la agenda económica «sigue siendo fuerte entre los principales partidos políticos en el Congreso».

Tampoco «es probable que el plan del presidente (Bolsonaro) para establecer un nuevo partido erosione materialmente ese apoyo», recalcó.

Desde que asumió el poder, el pasado 1 de enero, Bolsonaro ha puesto en marcha una serie de reformas y medidas para reequilibrar las cuentas públicas e intentar así recuperar una economía que perdió siete puntos porcentuales entre 2015 y 2016.

En ese sentido, Moody’s destacó que «una revisión del complejo y oneroso sistema tributario de Brasil fue una propuesta distintiva» de la administración Bolsonaro y que, si aprobada, la reforma fiscal «mejoraría el entorno empresarial a medio plazo».

Te podría interesar también