Ministro argentino desliga a Gobierno en aparición de cuadernos de corrupción

// EFE

Ministro argentino desliga a Gobierno en aparición de cuadernos de corrupción


El ministro de Justicia argentino, Germán Garavano, desvinculó este jueves al Gobierno por la aparición de los supuestos cuadernos originales que sustentan una de las mayores causas por corrupción contra los gobiernos kirchneristas y que hasta ahora se pensaba que habían sido destruidos.

«El Gobierno no tiene nada que ver», destacó en declaraciones a La Red sobre unos cuadernos que su creador, el exchófer ministerial Oscar Centeno, confesó haber quemado en su momento y que ahora, cuando resta menos de una semana para las elecciones presidenciales, fueron entregados por una persona anónima al periodista del diario La Nación Diego Cabot, quien destapó el escándalo en 2018 y quien ayer puso los seis cuadernos en manos de la Justicia para que determine su autenticidad.

Garavano afirmó que este hecho no tendrá «ninguna injerencia electoral» en los comicios del domingo, en los que parte como favorita la candidatura peronista que encabeza Alberto Fernández y tiene como número dos a la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015), acusada de ser una de las cabecillas -junto a su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007)- de una supuesta trama de corrupción en la adjudicación de obra pública que se hizo mediática en el país bajo el nombre de «causa de los cuadernos».

El ministro recomendó dejar que «la Justicia investigue» y determine si realmente estos son los cuadernos originales en los que Centeno anotó todos los movimientos de dinero cuando ejercía como chófer del exministro de Planificación Federal Julio de Vido, en prisión desde 2017 por diversas causas.

“Habrá que esperar el análisis, los peritajes… Me parece que el caso está sostenido en la existencia de una red de aportes y de corrupción vinculada a la obra pública que fue reconocida por muchos funcionarios y empresarios”, agregó.

Valoró que estos cuadernos no tienen porque «alterar el proceso», ya que «gran parte ya está elevada a juicio oral», una decisión tomada por el juez que instruye el caso, Cluadio Bonadio, el pasado septiembre.

Asimismo la Justicia ya consideraba probada la veracidad de las anotaciones de Centeno a través de las fotocopias.

Desde que se destapó el caso, en el seno del peronismo kirchnerista, en el que aseguran que se trata de una causa inventada para perseguir a opositores, han reiterado denominar despectivamente como «causa de las fotocopias».

Aunque hay más de 170 procesados -la gran mayoría empresarios que declararon haber pagado los sobornos y fueron puestos en libertad-, se envió a juicio a 53, incluida la expresidenta.

Te podría interesar también