Migrantes venezolanos causan impacto fiscal positivo del 0,08% en el PIB anual de Perú

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Migrantes venezolanos causan impacto fiscal positivo del 0,08% en el PIB anual de Perú



Perú ha sido el segundo país receptor de la migración venezolana, después de Colombia. Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), los venezolanos que se encuentran en ese país representan más del 2% de la población, señala Torino Economics, la unidad de investigación de la consultora financiera Torino Capital, en su más reciente informe sobre las perspectivas económicas del Perú y el impacto de la migración venezolana en la nación sudamericana.

Resalta Torino Economics que entre los primeros meses de 2017 y mediados de 2019 llegaron 800.000 venezolanos a Perú, lo cual generó un incremento de tensiones en el mercado laboral local por la mayor competencia, principalmente entre los trabajadores jóvenes del sector comercio y servicios, ya que la mayoría de los inmigrantes son activos laboralmente y tienen un número de años de estudios más elevado que el promedio de la población peruana.

En este sentido, según las estimaciones del Banco Central de Perú, el 0,3% del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018 es atribuible al aumento del consumo de los inmigrantes, es por ello que el Fondo Monetario Internacional estima que este impacto puede alcanzar 0,4% en el 2021.

Sobre esto último, el impacto fiscal de la migración venezolana es cercano al 0,08% del PIB en promedio anual para el 2018 y 2019, sostiene el informe de Torino Economics.

Añade el reporte que en el 2018, la recaudación fiscal estimada por IGV (Impuesto General a las Ventas) de inmigrantes venezolanos fue de US$175 millones y US$225 millones en el 2019.

Por su parte, la recaudación fiscal estimada por Impuesto a la Renta de inmigrantes venezolanos fue de US$7 millones en 2018 y US$10 millones en 2019, además el gasto por salud pública en inmigrantes venezolanos fue estimado en US$1,2 millones en 2018 y US$1,4 millones en 2019.

También, es importante recordar que en abril del 2019 el gobierno de Martín Vizcarra ordenó expulsar del país a los venezolanos que hayan ingresado al país ilegalmente, y desde mediados de junio se estableció como requisito tener pasaporte y visa humanitaria para el ingreso por las fronteras, señala Torino Economics en su informe sobre Perú y el impacto de la migración venezolana en ese país.

– Panorama económico de Perú para 2020 –

Sin lugar a duda Perú es uno de los países de la región entre los cuales la pandemia COVID-19 golpeará con mayor fuerza. Con un gran número de trabajadores sumidos en el mercado informal, susceptibles en gran medida al impacto de la pandemia, por lo que se espera un incremento en el desempleo para el 2020, situándose en torno al 9,37%, señala Torino Economics.

A inicios de 2020, las autoridades esperaban un crecimiento económico de aproximadamente el 4%. Sin embargo, la pandemia mundial de COVID-19 ha ubicado la economía global bajo un escenario de alta incertidumbre, lo que ha cambiado no solo las proyecciones de crecimiento, sino también las medidas de política económica adoptadas por el gobierno peruano.

De esta forma, el aislamiento social (por medio de la cuarentena nacional) ha impactado en la economía peruana, provocando que los pronósticos para este año no sean tan alentadores, con una reducción del 11,9% del PIB real.

Respecto a la inversión, se espera una caída de aproximadamente del 14,4% en 2020, con proyecciones de una lenta recuperación, siendo este el componente del PIB que se prevé que se vea más afectado. En general, estas proyecciones se hacen bajo el supuesto de una recuperación parcial y heterogénea del crecimiento mundial y una mejora paulatina de los precios de las materias primas en lo que resta del año.

Dentro de las medidas para mitigar los efectos de la pandemia, se implementó el “Plan Reactiva Perú”, el cual fue una política aplicada por el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), donde inyectaría liquidez por un valor de PEN 30.000 MM (aproximadamente USD 9.000 MM) a los bancos comerciales.

Luego, estos debían prestar el dinero a las empresas formales, de cualquier tamaño, con una garantía del Ministerio de Economía, que fluctuaría entre 80% y 98% del préstamo, dependiendo del tamaño de este. Sin embargo, la debilidad de este esquema radica en que no se contempló a los trabajadores independientes informales, que son una masa de trabajadores que ronda el 70% de la población económicamente activa (PEA).

Las autoridades posteriormente, dado este vacío en los programas de apoyo sociales, fueron ampliando las asistencias a los hogares otorgando un bono para las personas no pobres, pero en condiciones vulnerables.

De esta forma, todas estas medidas de apoyo al sector empresarial y a los hogares, hacen que se prevea una profundización del déficit fiscal a -7,6% del PIB nominal para 2020, específicamente gracias a un aumento del gasto público (25,2% del PIB) y menores ingresos fiscales por la recesión (19,3% del PIB nominal en 2020 vs. 20,1% en 2019).

De cualquier modo, Perú tiene herramientas financieras para defenderse ante este contexto, dado a su relativo bajo porcentaje de Deuda pública / PIB (26,8% para finales de 2019), que le da acceso a un amplio portafolio de opciones, ya sea por medio de la emisión de bonos, incremento de deuda con bilaterales u organismos multilaterales.

Por otra parte, se espera un superávit comercial de USD 4.500 millones para 2020, siendo el menor en los últimos 3 años previos. Este comportamiento, se justifica dado la desaceleración mundial de la economía en 2020, lo cual se estima que afecte el comercio del país con sus principales socios (EE.UU. y China, que son los países con lo que reporta un mayor nivel de comercio, es decir un 42,3%).

Por último, el complejo contexto político en Perú se ha visto agravado por la disolución del congreso y el gobierno prácticamente “en solitario” de Vizcarra.

Lo que se vio agudizado, con el arribó de la pandemia COVID-19, haciendo que el presidente haya asumido el control de la situación, convirtiéndose en un gestor de la crisis, a pesar de que, en un comienzo sus esfuerzos no dieran resultados, debido a que los 60 días de aislamiento social no se vio derivado en una reducción en el número de contagiados ni de fallecidos, concluye Torino Economics en su último informe sobre las perspectivas económicas de Perú para el 2020.

Torino Economics es la unidad de investigación del banco de inversión Torino Capital, que ofrece un análisis de los eventos económicos y políticos relevantes para el mercado en Argentina, Ecuador, Brasil y Venezuela.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también