Maduro: Vamos a elecciones con o sin la oposición

// AFP

Maduro: Vamos a elecciones con o sin la oposición



El presidente venezolano, Nicolás Maduro, advirtió este viernes que buscará la reelección en los comicios convocados para antes del 30 de abril, incluso si la oposición decide marginarse del proceso.

Tras ser proclamado candidato del oficialismo, Maduro instó a la oposición a firmar un acuerdo que se viene negociando en República Dominicana, y que según sus adversarios debe incluir medidas que garanticen la transparencia de las elecciones.

«Ya basta de manguareo (perder tiempo), ya todo lo que se iba a hablar, se habló. O firmamos o firmamos y nosotros vamos a ir a las elecciones con ustedes o sin ustedes», expresó el mandatario durante el congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que lo aclamó.

Maduro aseguró que Jorge Rodríguez, jefe de su delegación en el diálogo que inició el 1 de diciembre, se reunirá este viernes con los «precandidatos (presidenciales) y líderes de los partidos de la MUD (opositora Mesa de la Unidad Democrática)».

«Estoy listo para firmar como acuerdo definitivo el documento privado que hemos firmado como preacuerdo y que está en las manos del presidente de República Dominicana, Danilo Medina», sostuvo.

El gobierno y la oposición decidieron el miércoles pasado en su última reunión en Santo Domingo continuar durante 72 horas en Caracas la búsqueda de un acuerdo para resolver la crisis política, al no haberlo logrado durante tres días de reuniones.

Medina, que mostró a la prensa el «acta de los avances de la agenda para los acuerdos del diálogo», dijo que las partes podrían volver a reunirse en Santo Domingo el próximo lunes.

Las discusiones tienen como punto álgido la fecha de las presidenciales, convocadas por la oficialista Asamblea Constituyente para antes del 30 de abril.

Según analistas, con el adelanto de las votaciones -que tradicionalmente se celebran en diciembre- el chavismo busca sacar ventaja de las divisiones en la oposición.

En la mesa de negociaciones, el gobierno exige por su parte que se reconozca a la Constituyente, que rige con poderes absolutos y es desconocida además por buena parte de la comunidad internacional.

– Abanderado presidencial –

Maduro fue proclamado candidato del chavismo, pese a su baja popularidad. Vestido con camisa roja, Maduro recibió el estandarte del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en medio de la ovación de los más de 500 delegados de esa agrupación.

«Vamos a una gran victoria», expresó el mandatario en su discurso ante la plenaria del congreso del PSUV, transmitido por la televisión oficial, y al que acudió junto a su esposa Cilia Flores.

Su proclamación, hecha al cumplirse 19 años de la investidura del fallecido líder Hugo Chávez (1999-2013), fue propuesta por el vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello: «Aprobado por aclamación. Es usted oficialmente el candidato», dijo entre aplausos.

Maduro, exconductor de autobús de 55 años, enfrenta una impopularidad del 70%, según la encuestadora Delphos, pues muchos venezolanos lo culpan de la hiperinflación -proyectada en 13.000% por el FMI para 2018- y la grave escasez de alimentos y medicinas que hacen angustiante su vida diaria.

Pero el mandatario, cuyo período de seis años vence en enero de 2019, tiene un sólido control institucional -con excepción del parlamento, de mayoría opositora-, incluida la Fuerza Armada, que este viernes le ratificó su lealtad.

Apoyado por Rusia y China, que le han dado respiro en una economía declarada en default, Maduro encara el aislamiento internacional y las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea por considerar que derivó en la autocracia.

– Arma contra el imperialismo –

La oficialista Asamblea Constituyente, que rige al país con poderes absolutos, decidió el pasado 23 de enero adelantar los comicios al primer cuatrimestre del año -tradicionalmente se realizan en diciembre-, aunque aún no hay fecha exacta.

«Más elecciones, más democracia, más poder popular, ése es el arma nuestra contra el imperialismo», afirmó el mandatario al ser proclamado.

Según Maduro, «el gobierno de Estados Unidos ha entrado en una fase de obsesión impotente y de desesperación» por destruir la «revolución bolivariana». «Y la batalla electoral define los campos para los próximos años», agregó.

Apenas la Constituyente adelantó los comicios, empezó su campaña con todo: propaganda en televisión, mitines y actos en los que baila salsa y reguetón, y una cascada de subsidios para embarazadas, discapacitados, pensionados y hasta para el disfrute del carnaval.

En su discurso, el presidente prometió garantizar «la paz, la independencia y un camino de prosperidad».

«El tema económico es el más complejo de los años futuros y solo nosotros tenemos el proyecto, la experiencia y la capacidad para construir una economía diversificada», aseguró, al criticar el rentismo petrolero del que depende el 96% de las divisas del país.

– Un adversario debilitado –

La decisión de anticipar los comicios, sumada al control institucional, volvió a colocar al sucesor de Hugo Chávez en posición favorable ante a una oposición dividida y fragilizada.

Dos días después de la decisión de la Constituyente, el poder judicial -acusado por la oposición de servir al gobierno- excluyó a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de los comicios, argumentando que es una coalición de partidos y no está permitida la doble militancia.

La oposición aún no decide si irá a primarias o elegirá a un candidato único por consenso, que sea postulado por alguno de los partidos de la MUD, ante la exclusión de la alianza.

Pero no hay un candidato fuerte. Los principales líderes de la MUD, Henrique Capriles -quien en 2013 perdió ante Maduro por estrecho margen- y Leopoldo López -en arresto domiciliario-, están inhabilitados políticamente.

«El chavismo tiene oportunidades de ganar esta elección (…) Si la oposición no da los pasos correctos, milimetrados, las posibilidades de que Maduro gane una elección, incluso sin trampa, existen», aseguró a la AFP el analistas Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.

Las condiciones electorales y la fecha de los comicios son los principales puntos de las negociaciones iniciadas por el gobierno y la MUD el 1 de diciembre en República Dominicana.

Ese adelanto de elecciones estuvo a punto de acabar con el diálogo, aunque esta semana las partes conversaron en Santo Domingo y decidieron continuar en Caracas la búsqueda de un acuerdo.

Según los analistas, la abstención es el gran enemigo de la oposición, que pasa por una fuerte crisis de credibilidad tras intentar en 2016 sacar a Maduro del poder con un referendo revocatorio -que no prosperó- y con masivas protestas que dejaron unos 125 muertos en 2017.

 

Te podría interesar también