Luis Arce asume presidencia de Bolivia sin mencionar a Evo Morales

// AFP

Luis Arce asume presidencia de Bolivia sin mencionar a Evo Morales


El izquierdista Luis Arce asumió la presidencia de Bolivia con un discurso conciliador y sin aludir a su mentor político, el exmandatario Evo Morales.

«Iniciamos una nueva etapa en nuestra historia y queremos hacerlo con un gobierno que sea para todos y todas sin discriminación de ninguna naturaleza. Nuestro gobierno buscará reconstruir nuestra patria en unidad para vivir en paz», remarcó el flamante mandatario boliviano.

«Gobernaremos con responsabilidad e inclusión afrontando los cambios para que Bolivia vuelva a la senda de la estabilidad en el menor tiempo. Venceremos a la pandemia triunfaremos sobre la crisis porque somos un pueblo luchador», indicó en el discurso de 30 minutos.

Arce evitó referirse a su padrino político y jefe de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, quien tiene previsto retornar al país este lunes desde su exilio en Argentina, al cumplirse un año de su abrupta salida del poder.

El flamante mandatario se mostró muy emocionado en algunos momentos de su discurso, cuando se le quebró la voz. La televisión mostró las lágrimas que corrían por el rostro de Arce mientras entonaba el himno nacional tras haber recibido el mando de la nación.

Pese al discurso conciliador, se permitió criticar brevemente a la expresidenta transitoria, la derechista Jeanine Añez, a quien responsabilizó de haber promovido la persecución política y provocado la crisis económica tras una deficiente gestión de la pandemia.

«Vamos a recuperar los niveles de crecimiento que el gobierno de facto hizo añicos y lo haremos reduciendo la pobreza y las desigualdades económico y sociales», remarcó Arce, tras sostener que repondrá el modelo económico implantado durante los 14 años de gobierno de Evo Morales (2006-2019).

El nuevo vicepresidente, David Choquehuanca, tampoco mencionó en su discurso a Morales.

Algunos analistas señalaron que el nuevo mandatario debe marcar distancias con el expresidente indígena, como señal de que impulsaría un nuevo estilo de gobierno.

Un enorme desafío para Arce «es afianzar su propia legitimidad ante una figura tan fuerte y además tan agresiva mediáticamente como la de Evo Morales», dijo a la AFP la politóloga Ximena Costa.

Morales felicitó desde Argentina a su delfín: «Junto al pueblo, cuidaremos al gobierno, a nuestro proceso de cambio, trabajaremos por la unidad y saldremos de la crisis económica por el bien de próximas generaciones», escribió en su cuenta de Twitter.

El exmandatario retornará el lunes desde la frontera con Argentina, país donde se refugió tras un breve asilo en México, para recorrer unos 1.110 kilómetros por tierra hasta la región cocalera del Chapare, donde le esperan sus bases campesinas.

Te podría interesar también